viernes, abril 08, 2016

Campaña Wayuu por la defensa de las fuentes hídricas el agua es un derecho para la humanidad no para las multinacionales



“Sólo cuando el último árbol de trupillo esté seco, el Río Ranchería asesinado y la última araña extinguida, te darás cuenta que no puedes comer carbón.”

En Wounmainkat, territorio del pueblo indígena Wayuu, localizado en el departamento de La Guajira al norte de Colombia, en menos de cinco años, cerca de 5.000 niños y niñas Wayuu han muerto por hambre, por síntomas relacionados a malnutrición y por problemas respiratorios. Entretanto, El Cerrejón, la mina de carbón a cielo abierto más grande del mundo, utiliza 17.000 millones de litros de agua para garantizar sus operaciones diarias de explotación. La respuesta por parte de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) de Colombia, es dar vía libre a ésta compañía minera propiedad de Glencore (Suiza), BHP Billiton (Reino Unido) y AngloAmerican (Australia), para desviar el Arroyo Bruno, uno de los afluentes más importantes del Río Ranchería.

¡Auxilio! ¡Una Generación del pueblo Wayuu ha sido asesinada!

Ante esta situación de emergencia inminente, las mujeres y los hombres Wayuu que acompañan esta apuesta, hacemos un llamado a la solidaridad nacional e internacional. Lanzamos un grito de auxilio a nuestros amigos y amigas, a nuestros coterráneos así como a personas solidarias en el mundo entero, para que apoyen la campaña #elaguaesnuestra para detener el asesinato de nuestros abuelos ríos, por la recuperación de nuestras fuentes hídricas, por la protección de Wounmainkat Nuestra Tierra y por la memoria de las niñas y los niños Wayuu, una generación de niñas y niños que ha sido asesinada de hambre y de sed mientras la explotación de carbón utiliza el agua que debiera potabilizarse para alimentarles.

¡Con muñecos desnudos!

El día 9 de abril cuando se conmemora el Día Nacional de las Víctimas en Colombia, les invitamos a manifestarnos en todo el mundo, en lugares emblemáticos de la ciudad en la que se encuentren, llevando un muñeco desnudo para honrar la memoria de los niños y niñas Wayuu asesinados por hambre y sed, para que el mundo entero conozca que una generación del pueblo Wayuu ha sido asesinada.

¡Demandamos al Estado Colombiano!

1. Dar cumplimiento al fallo de la Corte Constitucional en su Sentencia T-256/15 en el que se ordena adoptar un plan que, de manera definitiva, asegure el suministro, acceso y calidad de agua potable para las comunidades indígenas y afrodescendientes del sur del departamento de La Guajira que se han visto afectadas por la sequía y escasez del líquido vital en donde la minería tiene responsabilidades.

2. El cumplimiento de las Recomendaciones Generales emitidas en agosto del año 2015 por el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial-CERD, en particular la que recomienda al estado colombiano dar prioridad a la potabilización del agua para el consumo humano, para asegurar que el uso del agua en la industria de la minería no perjudique el acceso al agua de los pueblos indígenas, abrir la Represa El Cercado y dar cumplimiento al auto 004 de 2009 para proteger a los pueblos indígenas en riesgo de extinción.

3. Acciones inmediatas para dar cumplimiento a las medidas cautelares otorgadas en diciembre 11 de 2015 por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a favor de los niños, niñas y adolescentes de las comunidades pertenecientes étnicamente al pueblo Wayuu de Uribia, Manaure, Riohacha y Maicao para atender problemáticas como la desnutrición infantil, la falta de agua y el acceso a buen servicio de salud.

El agua es un derecho para la humanidad no para las multinacionales!