miércoles, abril 20, 2016

Colombia. Los diálogos con un maquiavélico jugador de póker



| Por: Matilda Trujillo U|

En las conversaciones entre el gobierno y la insurgencia, los donaires de quienes tienen el poder se hacen sentir. El discurso de Santos, deja en claro que las condiciones son puestas por un actor (1). Eso se asemeja al  hombre machista cuando dice: “en la casa mando yo, y aquí se hace lo que yo diga”, y he allí el punto de quiebre para que unos diálogos, no puedan llegar a un final feliz, o acaso, siquiera a un final aceptable.   

Desde el comienzo, el gobierno con toda desfachatez dijo: el modelo no se toca. Ahora el representante de la oligarquía aparece más envalentonado y arrecia su discurso diciendo a viva voz: “el gobierno tiene unas líneas rojas muy claras en sus conversaciones con las guerrillas, que no hemos traspasado, ni vamos a traspasar ni un solo milímetro; desde el principio, hemos dejado en claro al ELN, tal como lo hicimos con las FARC, que la agenda para acabar la guerra, no incluye la negociación de nuestro sistema económico, de nuestro sistema político, del régimen de propiedad privada, ni mucho menos temas relacionados con la doctrina militar, con nuestra fuerza pública” (2).

Sí, que se le subieron los humos a todo vapor, no hay duda, mostro sin más tapujos el As que tenía bajo la manga, de la derecha por cierto, era la carta con la que venía jugando su maquiavélico juego. Gavino (3), ahora que se iniciaron los diálogos con el ELN, preguntó como quien no quiere la cosa y la cosa queriendo, y entonces, ¿de qué vamos a hablar? A mí también me asaltó la inquietud: ¿Qué temas permite entonces el señor santos? no atinaba a comprender, creo que una luz me ilumino pues deduje: si ha permitido algunos temas, es porque tenía la carta envenenada: los límites para dialogar son de su exclusiva prerrogativa, y por supuesto para servirle a las almidonadas pasarelas de su clase, en las que no cabe, ni por el ojo de una aguja, la paz de los de abajo. 

No siéndole ello suficiente, como es propio de su arrogante clase, había sacado otra carta, de menor monto pero le daba puntos, exigió a la insurgencia una descarada ñapa: la discreción total sobre las discusiones en la Mesa(4). Con sus maneras de postín exige realizar estos diálogos, acuerdos y discusiones que implican el devenir del país, a espaldas del propio país, ¿qué le parece? Ese, nuestro país del que salen, cual caja de pandora, todos los males del mundo: pobreza, dolor, miseria, corrupción, impunidad, inequidad, y el más brutal terror desatado con amenazas, persecución, encarcelamientos, asesinatos, masacres, desaparecidos, fosas ardiendo en agonía y otras espantosas realidades que superan la ficción. Y diciendo esto, habremos de notar que el jueguito es tenebroso, y es imposible omitir, o acaso rebajar,  la trascendencia que tiene.

Entonces pide-n discreción, no vaya a ser que los responsables de tales males salgan a relucir cuando muy bien lo han sabido ocultar tras sus corbatas y vestidos encumbrados, con las tretas de sus leyes mal habidas, con sus delirantes medios de comunicación, y con una y mil argucias, que sin más ni más, vienen trasmitidas en el relevo generacional de las elites en el poder. Es que desde antes de que naciéramos, en este país de mala muerte, los  mismos con las mismas se turnan el poder. Así vienen aplicando las pericias que papi y mami sin esfuerzo y como si fuera lo más natural, entregan a sus herederos y futuros presidentes de la nación, para la muestra este Santos de hoy, es, descendiente del que en décadas pasados ocupo la primera magistratura, y el Lleras y el Pastrana, y todavía creemos que los estamos eligiendo en las urnas (5), si seremos bien pendejos y excusen el merecido insulto.  

Decía que se trasmiten sus argucias, una de éstas es reiterativa, la de “aquí no ha pasado nada”, verbigracia lo relatado por García Márquez en su gran obra, sin faltar a la verdad, refiriéndose a la Masacre de las Bananeras: “Aquí no ha habido muertos” “Desde los tiempos de su tío, el coronel, no ha pasado nada en Macondo”. “Las víctimas fueron barridas esa misma tarde y cargadas en los furgones del tren. José Arcadio Segundo se despertó dentro de uno de ellos, ensangrentado y rodeado de muertos”. Muchos años después, por caminos de piedra carcomidas por los ácidos de una que otra empresa trasnacional, por carreteras destapadas, por los ríos a los que les habían desviado el cauce y algunos se habían secado, por las montañas erosionadas de nuestra Colombia rural, los campesinos agitarían su marcha de sufriente indignación, ante las condiciones ignominiosas que vivían, la brutal agresión de que eran víctimas por parte del régimen, y las políticas de un gobierno opresor. Entonces otro representante de la oligarquía en el poder, diría: aquí no pasa nada, “el tal paro agrario no existe (6).

Todas y todos tenemos derecho a construir el país que queremos. Pero esta oligarquía representada por Santos, quiere las conversaciones con destellos de aserrín y en convidados de piedra nos pretende convertir. Es la carta de la ignominia expresada con el indolente autismo gubernamental, que solo la baraja, si las cosas se les salen de las manos, o el juego lo hace tambalear, por algo entró a dialogar con la insurgencia, pues de otra forma, no ve-n, no oye-n, no entiende-n, o se hacen los locos.  Y es que el clamor de las diferentes organizaciones, grupos o sectores sociales, para que se les escuche y le responda a sus justas causas y derechos, pues no les importa, que solo le importa a esa casta dominante mantener sus privilegios, sus negocios, ganancias, el poder, el oro, el petróleo, las tierras de este fecundo país en sus manos,  y si para ello tienen matar y comer del muerto, así proceden, o qué nos dice el paramilitarismo en el que están completamente implicados (7).

Entonces mientras el jugador de póker se regodea hablando de paz y reduciendo la guerra al conflicto armado para encubrir los horrores de su clase, hace mutis por el foro a las demandas de los sectores y organizaciones sociales: Una asamblea constituyente para la participación, la echo por borda; una mesa social por la paz, silencio de erratas; las peticiones de las comunidades afro-descendientes, se hizo el loco; la agenda de mujeres, ni la miro; al clamor de los trabajadores opuso el TLC, vendió ISAGÉN(8), e impuso un salario mínimo de hambre(9); a la obligación constitucional de implementar las Zonas de Reserva Campesina le opuso las Zidres(10); a las peticiones de los maestros les dio colombina*; a l@s reclamantes de tierras, se los paso por la faja; a quienes se han pensionado después de años de trabajo robándoles sus “aportes” les incumplió(11); a los indígenas les hizo pistola; a la lucha por la educación pública de los estudiantes, pues a privatizarlas dijo; a los mineros artesanales les arremetió con la locomotora minero-energética; al clamor de los prisioneros políticos,  les respondió con más ultraje; a las  expresiones del movimiento social, arremete con la más cruda represión y la criminalización de la protesta. Y  así podríamos seguir repasando estos años del gobierno Santos, que de santos nada tienen, pues son el maldito drenaje de un modelo de hambre, dolor, miseria y terror para el pueblo.

Es el pueblo el agredido, el oprimido, el vilipendiado, el que sintiendo lo rigores del modelo en su piel y la agresión del régimen, es él que tiene que decir, pues sabe cuál es la paz que le han quebrado y cuál es la paz que anhela y requiere. Las insurgencias como parte del pueblo han insistido en que la paz se construye con todos los sectores sociales, las FARC plantearon una Asamblea Nacional Constituyente, y el ELN hace énfasis mayor, en la participación de la sociedad en las conversaciones que se adelantan con el gobierno. 

Pero resulta que el modelo que arrebata la paz al pueblo, no es motivo de discusión para construir la paz. Prohibido hablar del modelo que rompe en pedazos la democracia. Un modelo económico y político envuelto en el fango de una clase que saquea violentamente nuestros recursos, depredador, genocida, y que entrega al capital financiero internacional y a las corporaciones. Si el modelo no se toca, entonces qué paz podemos esperar? Con una paz así, pues para qué paz?

Así entonces los condicionantes del maquiavélico jugador de póker, han dejado una estela de entredichos, ahora plantea otra condición: tiempo, firmar ya o en x plazo. Al  parecer  pretende despachar con frote de manos, a una insurgencia; seguir el dialogo exclusivamente con otra; al EPL probablemente hacerlo esperar; y  dejar  el concurso de las organizaciones sindicales, campesinas, las comunidades negras e indígenas, u otro  sector popular, colgadas de la brocha.   

No le bajemos la cabeza a esa clase representada por Santos, ellos son los que tienen que agacharla frente a un pueblo digno y sufriente, así sigan aplicando el garrote y la muerte, ellos son los que tiene que ceder, los que ultrajan la dignidad del pueblo. La construcción del país que queremos, es con todos y todas en sincronizados tiempos, así tengan que pasar muchas lunas, pues ya hemos pasado muchas desgracias que siguen cual serpiente enrollada al cuello, asfixiándonos: “Unámonos como hermanos que nadie nos vencerá, si quieren esclavizarnos jamás lo podrán lograr, la tierra será de todos, también será nuestro el mar…”(12)

-------   
1 Recomiendo el artículo titulado: Colombia. Acuerdos de paz, neoliberalismo y paramilitarismo, que refiere al tema en Kaos en la Red   
 2 Colombia. En alocución presidencial, como lo expresa:kaosenlared.net/colombia-fantasmas-de-carne-y-hueso
3 Nicolás Rodríguez Bautista –Gabino-  máximo comandante del Ejército de Liberación Nacional ELN
4 Vamos a lograrlo, Santos, estamos segurosww.rebelion.org/noticias/2016/4/211014.pd
5 La izquierda en Colombia participa en las elecciones, sin cuestionar el sistema electoral vigente lleno de vicios y corrupción,  el anterior registrador nacional, Carlos Ariel Sánchez, reconoció públicamente que, en este país se roban los comicios  Actualmente algunas voces se pronuncian, como la de la presidenta del Polo Democrático Alternativo.   
6 Fueron estas las palabras, del presidente Santos ante el grandioso Paro Nacional Agrario del campesinado colombiano en el año 2013
7. Se han venido develando los vínculos de Empresarios, potentados, políticos, terratenientes, ganaderos, transnacionales, y particularmente las acciones y operaciones conjuntas entre el ejército colombiano  y el paramilitarismo, evidenciadas en Masacres como la de Manirían, Trujillo, Cacarica, Orión y otras tantas.   
8 ISAGÉN, un servicio público entregado a manos extranjeras
9 Se aumenta un pírrico 7 % equivalente a $45.104 a los trabajadores, mientras a los   congresistas así sin más por decreto, les subieron el 1'749.000 el salario.  Imagínense un trabajador tiene  un  salario de $ 644.350 mensuales y un congresista de 23 a 26 millones de pesos en 2016
10 El proyecto de ley: Zonas de Interés de Desarrollo Rural, Económico y Social (ZIDRES) busca cambiar el destino de los terrenos baldíos de la nación, entregarlos al empresariado nacional y trasnacional y favorecer la concentración de la tierra.
11 Los incumplimientos a los acuerdos suscritos o pactados con diferentes actores sociales Dignidad Agropecuaria, Cumbre Agraria, Transportadores, pensionados, indígenas y otros  son el común denominador del gobierno Santos  
12. Es parte final de la hermosa cantata de Santa María de Iquique, que me llegó a la cabeza finalizando este escrito.