lunes, abril 18, 2016

El asesinato de Eduardo Umaña Mendoza, 18 años de impunidad



La Unión Sindical Obrera de la Industria del Petróleo -­‐USO rinde un sentido homenaje al Dr. EDUARDO UMAÑA MENDOZA, jurista y defensor de derechos humanos, asesinado el 18 de abril de 1998 cuando sicarios irrumpieron en su oficina y le dispararon.

Este, como muchos miles de crímenes de Estado se encuentra en la impunidad. El Estado y el gobierno Colombiano, cuando está en curso un proceso de paz, deben a la sociedad una explicación, así sea tardía, de los motivos que llevaron a este crimen de Estado, develar la identidad de los autores intelectuales y materiales para que sean juzgados y reconocer su responsabilidad.

Fiel a sus convicciones, Eduardo  Umaña denunció atropellos del Estado y asumió la defensa jurídica de sindicalistas, campesinos, marginados y víctimas de violaciones de los Derechos Humanos. Era considerado como uno de los mejores penalistas del país.

Umaña Mendoza también asumió desde 1985 la defensa de las familias de los desaparecidos del Palacio de Justicia, siempre sostuvo que el Ejército capturó civiles en el Palacio de Justicia, los interrogó, los torturó y los  desapareció, sin verificar si eran o no culpables.

Entre sus casos más emblemáticos, Eduardo Umaña se encargó de las víctimas del genocidio contra la Unión Patriótica (UP) y el Partido Comunista Colombiano. La  memoria es parte integral de los derechos de las víctimas, conocer la verdad histórica implica un ejercicio de validación social, que haga tránsito a verdad jurídica y con ella se desarrollen los derechos a la justicia y la reparación integral.

Históricamente los defensores de DDHH han sido objetivo militar del Estado Colombiano y sus grupos paramilitares, por su papel al lado de las víctimas y su incansable trabajo con los sectores sociales más desposeídos. Eduardo Umaña Mendoza hace parte de esa larga lista de defensores asesinados en Colombia, su obra jurídico-­‐política, u carisma, su humanismo son virtudes y valores que hoy esta sociedad debe recordar, trabajar para que perduren en las nuevas y futuras generaciones de líderes sociales, solo así habrá trascendido y tendrá el lugar que merece en la historia.

Hoy de nuevo reclamamos al Estado verdad y justicia.

Bogotá, Abril 18 de 2016
La Unión Sindical Obrera de la Industria del Petróleo -­‐USO
Comisión Nacional de Derechos Humanos y Paz