lunes, abril 11, 2016

En salud oral también se presenta inequidad



Problemas de caries, placa bacteriana u otras manifestaciones en los niños, se empiezan a atribuir a asuntos como el correcto cepillado, perdiendo de vista fenómenos como el análisis de sus hábitos alimenticios y la relación de estos con su entorno socio-económico.

BOGOTÁ D. C., 04 de marzo de 2016 — Agencia de Noticias UN-
  
Entre 1998 y 2011 hubo 2’677.170 muertes en el país. De estas, más de la mitad eran evitables, según el Instituto Nacional de Salud.

Esta es una de las situaciones que indentificó la odontóloga de la Universidad Nacional Adriana Sofía Duarte, en su trabajo de grado,  destacado dentro del Grupo de Investigación de Salud Colectiva de la Facultad de Odontología.

“Contraste de los enfoques determinantes sociales de la salud y determinación social de la salud: una aplicación práctica”, es en esencia una explicación de por qué se ha hecho un mal abordaje en el país al tratar el tema de la inequidad en materia de salud, y al mismo tiempo una propuesta de alternativas que sirvan para poner freno a ese tipo de situaciones que malogran la salud de los colombianos.

Una manera de entender la gestión para luchar contra la inequidad es la forma como se tratan muchas de las contingencias relacionadas con la salud oral, en la que se hace hincapié en la responsabilidad del individuo como factor determinante en su condición de salud, dejando de lado la salud colectiva.

Las estrategias para poner fin a la tan cuestionada inequidad en atención médica en el país resultan insuficientes, por lo que se deben buscar alternativas multidisciplinarias, integrales e intersectoriales.

En este tipo de casos, un error en la manera de abordar la problemática es la tendencia a considerar la disminución de indicadores de manifestaciones desfavorables en salud oral como el camino correcto para contrarrestar la inequidad. Un caso en Medellín de análisis de niños de menos de cinco años con caries, identificó que se tomaron el número de niños con caries, el número de dientes afectados, el número de veces para acudir a consulta; y luego de las recomendaciones de higiene se disminuyeron esos valores.

Así, la solución se centró en los propios niños y si sus acudientes estaban pendientes del cepillado, y no en una política. Y estos casos se replican en otros contextos con pacientes con enfermedades pulmonares para los que surge la recomendación de no fumar, o de disminuir las cantidades de azúcar cuando se trata de personas con diabetes.

En términos generales, la población accede de forma diferencial y no de manera estandarizada a los servicios de salud por la forma como se ha organizado el sistema de salud colombiano: lo hace de acuerdo con su capacidad de pago y el aseguramiento ofrece un plan de beneficios básicos restringidos (POS) que debe complementarse con gastos de bolsillo a través de pagos, copagos, seguros privados y medicina prepagada. En otras palabras, se deja una ventana abierta a la inequidad entre quienes tienen y quienes no tienen los recursos, y esta debe ser subsanada.

Sin embargo, el trabajo realizado por la odontóloga subraya que, para tal efecto, el modelo de salud colombiano interviene solo en la enfermedad a través de los servicios, dejando de lado la comprensión e intervención amplia de salud desde las políticas públicas para contrarrestar la inequidad.

Citando a la Asociación Colombiana de Asociaciones Científicas, Adriana Sofía Duarte subraya que existe evidencia del aumento, durante la vigencia de la Ley 100, de muertes evitables por dengue, diarreas, malaria, tosferina, desnutrición -entre otras enfermedades-, y del deterioro en indicadores de salud clave como el de mortalidad materna. “Las madres en el régimen subsidiado tienen el doble riesgo de morir por causas evitables que en el régimen contributivo, y seis veces más que en la medicina pre-pagada”. En el periodo de 1998 a 2011 ocurrieron 2’677.170 muertes en el país, 1’427.535 de las cuales; es decir, más de la mitad, eran evitables según el Instituto Nacional de Salud.

El sistema de salud promueve citas breves en las que los médicos, por la misma dinámica en la estructura de atención, “no tienen tiempo de indagar más allá del estado biológico de la enfermedad, sin auscultar en los modos de vida (en el hogar, el trabajo) de los pacientes”, explica la odontóloga, quien labora en un consultorio del noroccidente de Bogotá.

En esencia, la cuestión de resolver la inequidad en salud en el país pasa por no desligar la salud clínica de la salud colectiva. Y si bien esa atención a pacientes y de resolución inmediata debe seguir, se requiere intervenir las causas profundas, más allá de la enfermedad manifiesta en el consultorio, como eficaz componente para resolver la inequidad.

No obstante, el modelo actual de salud hace que la intervención sea limitada y de escaso impacto para resolver la inequidad persistente.

(Por: Fin/HEVC/MLA/JAAH)N.° 257