martes, abril 26, 2016

Nelson Andrés Junca Juyo desaparecido y asesinado / Palabras de duelo



Luego de la desaparición y posterior asesinato de Nelson Andrés Junca Juyo, han sido diversas las voces de rechazo que han sentado su voz de protesta por este crimen que silencia una vez más, a una voz de pensamiento diferente en Colombia.
 
El joven egresado de la Universidad Pedagógica Nacional había sido visto por última vez, en el barrio ‘Garcés Navas’ de la Capital de la República y, desde entonces se desconocía sobre su paradero a pesar de un  trabajo en redes sociales, que buscaba desesperadamente alguna información que condujera sobre alguna pista positiva que permitiera encontrarlo con vida.

A pesar del esfuerzo hecho por la sociedad civil a través de las redes sociales, el cuerpo sin vida de Nelson Andrés Junca Juyo fue encontrado en el municipio de Soacha Cundinamarca, quince días después de su desaparición según pudimos establecer a través del trabajo en redes.

La desaparición y posterior asesinato de este joven activista bogotano, sumió en protesta a través de las redes sociales, único espacio con el que cuentan los colombianos que piensan diferente a quienes gobiernan, para expresar cualquier rechazo e injusticia.

Lo que más indigna a los colombianos, es la poca difusión de su desaparición a través de los medios masivos de comunicación y el poco interés del Gobierno Nacional sobre el asunto, además del poco interés de las autoridades para la recepción de la denuncia sobre su desaparición.

Aunque se desconocen los móviles y los autores intelectuales y materiales de este crimen, muchas son las voces que se levantan exigiéndole al Gobierno Nacional, que este crimen no sea uno más de los miles que aún siguen en la impunidad.

Tomado de Identidad Caribe.

Universidad Pedagógica Nacional Rechaza crimen de Nelson Andrés Junca Juyo

La Universidad Pedagógica de Colombia a través de su página web, emitió el siguiente comunicado:

La Universidad Pedagógica Nacional está de luto por la desaparición y posterior muerte de nuestro egresado Nelson Andrés Junca Juyo.

Informamos a la comunidad universitaria que la Dirección de la Universidad, junto con la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (Asfaddes), acompañan a sus familiares.
  
Palabras de duelo.

Hoy amigas y amigos mis palabras están vestidas de duelo. Han asesinado a un maestro de la UPN (no creo en el suicidio, ni en alguna situación aleatoria, contingente, casual.).

Nelson se graduó apenas unos cuantos días. Había recibido su diploma de maestro,

Escuchar a su padre, don Carlos, me devolvió la acidez, el miedo, el hastío, la repugnancia, el pavor de saber que estamos en un país donde es tan fácil borrar a un maestro, eliminarlo, quitarle sus suspiros. Su padre está orgulloso de que su hijo se haya diplomado de maestro, lo nombró con tristeza infinita, con dolor de ausencia. Pero también lo nombro con rabia porque exige justicia, verdad, Quien fue, porque lo hicieron?.

Don Carlos nombró a Nelson con insistencia con el brillo de las luciérnagas y les pidió a sus amigos presentes que no lo olviden, que recuerden su sonrisa. Que sigan siendo maestros con altivez.

Don Carlos es un albañil de días largos pintando paredes, arreglando andenes, reparando casas… trabaja de día y noche a lo que le paguen. Nelson tiene un hermano, digo hermanito con problemas neurológicos a causa de un neurisma que le dejó secuelas de por vida.

Don Carlos es viudo.

Don Carlos quiere venir a la Universidad. Estar en el salón donde estudiaba Nelson, sentarse. Caminar. REcorrer los espacios de Nelson. Dijo que quiere una mochila para que lo dejen entrar. Quiere contarnos sobre la infancia de Nelson. Quiere conversar con los maestros de Nelson.

Don Carlos quiere que la memoria de su hijo haga presencia en la UPN. Su mayor orgullo era y de seguro seguirá siendo Nelson.

Nelson realizo su trabajo de grado sobre la FARC- EP.

Hoy sus amigos de curso, y semestre con quienes escribió e investigó huyen, se esconden. Se sienten huérfanos de tuétanos y raíz.

Y los profes de Sociales, son un puñado de sol que siguen insistiendo a pesar de tanta muerte, de tanta ausencia, de tanta vida arrebatada.

Ahy amigas, amigos… Duele ver y sentir a sus compañeros con sus vidas plenas hechas jirones

Me duele las palabras, me duelen en mis entrañas de madre y de maestra…

Palabras hormigas, palabras que saben a ceniza., palabras espanto.

Don Carlos necesita que le trasplantemos una pizca de esperanza. Don Carlos quiere que le regalemos color a su vida, quiere el temblor de un apretón de nuestras manos. Quiere dignificar el nombre de su hijo con el nombre de MAESTRO.

Le prometimos a don Carlos que le daríamos un carnet de la UPN.

Piedad Ortega.