lunes, abril 18, 2016

Viudas de Unión Patriótica piden ser tomadas en cuenta



En carta fechada enviada el pasado 23 de marzo de 2016, cuando se esperaba el anuncio del Cese Bilateral al fuego entre gobierno y Farc en La Habana, las víctimas de la Unión Patriótica (UP) le piden a las partes de la Mesa de Conversaciones que también ellas puedan participar en los Diálogos. Y rechazan "el monopolio" de las acciones de memoria por parte del Estado en personas que no han sido víctimas del conflicto. GeneracionPaz.Co la reproduce con autorización de quienes firman.

Colombia, Marzo de 2016
Señores
MESA DE CONVERSACIONES DE PAZ
La Habana – Cuba

Convencidas como estamos de que ustedes comparten con nosotras el criterio de la UNESCO cuando afirma en su documento de Constitución, firmado por Colombia, que “es en la mente de los hombres donde deben erigirse los baluartes de la paz”, nos dirigimos a esa mesa de diálogo para exponer nuestros siguientes puntos de vista.

Nosotras, como dolientes de los luchadores que han caído sacrificados en la contienda política, víctimas del sectarismo que busca monopolizar el poder para su clase y sus amigos, estamos constatando con tristeza que el trato que se nos está dando está marcado por el mismo espíritu de marginamiento a los ciudadanos que no hacemos parte del exclusivo grupo de personas que se han apoderado de los puestos de mando, aplicando sus criterios y orientaciones, sin tener en cuenta nuestras opiniones.

Esta actitud arrogante de quienes se desempeñan en los organismos oficiales dedicados a la memoria, al resarcimiento de las víctimas y a la conformación de una cultura de paz, se diseña y ejecuta a espaldas de quienes, por experiencia propia, sabemos lo que son las heridas que deja la guerra.

Nos sorprende el monopolio de esas actividades en manos de quienes no han tenido las duras experiencias que han marcado nuestras vidas y más parece ser que la declaración conjunta emitida en La Habana, donde se dice textualmente que: “resarcir a las víctimas está en el centro del Acuerdo entre el Gobierno Nacional y las FARC – EP”, implica que somos objetos de mudos y pasivos de esas políticas, sin que se cuente con nuestra voluntad para su ejecución, transformándonos en mendicantes y menesterosos.

Se están contradiciendo así las consignas lanzadas a la opinión pública desde La Habana sobre el papel de las víctimas que, según se nos ha dicho, debe estar caracterizado por “el restablecimiento de la dignidad de las víctimas”, como lo ordena la Ley 1448 de 2011 en su artículo 141, sobre REPARACIÓN SIMBÓLICA.

El hecho de imponernos el calificativo de “víctimas” más parece la expresión de una visión paternalista y menesterosa con relación a nuestras duras experiencias de persecución y muerte, y no el darnos el reconocimiento debido por los efectos dolorosos que representó la valentía de nuestros héroes, al entregar su vida al precio de sacrificar a sus familiares con la viudez y la orfandad.

Con esta carta queremos denunciar que se está violando el Título VIII de la Ley 1448 de 2011 que en su artículo 192 dice claramente que “es deber del Estado garantizar la participación, efectiva de las víctimas en el diseño, implementación, ejecución y sentimiento al cumplimiento de la le y los planes, proyectos y programas que se creen con ocasión de la misma”.

Por lo tanto, con el derecho que nos asiste como ciudadanas colombianas y en respeto de nuestra Constitución Política que califica nuestra democracia como participativa, planteamos con toda la firmeza y capacidad de lucha que nos legaron nuestros deudos caídos en la defensa de una democracia incluyente y equitativa, que las políticas sobre víctimas quede en manos de las propias víctimas y no en manos de quienes carecen de esa dolorosa experiencia.

Exigimos que las tareas de memoria, de reparación simbólica y de resarcimiento estén bajo la dirección y ejecución de las propias víctimas, que pueden perfectamente demostrar su idoneidad y capacidad, tanto académica, como intelectual, administrativa y moral, para llevar a buen puerto uno de los aspectos esenciales del proceso de paz, como es el respeto, consideración e inclusión de quienes han sufrido la violencia. Porque bien sabido es hoy, gracias a la neurociencia, que son los sentimientos los que forjan las ideas, tal como lo han demostrado en el Instituto Max Planck en Alemania y los doctores Libet y Antonio Damasio en Estados Unidos.

Cuando las FARC dicen “todos a la mesa” esperamos que eso signifique que nuestros planteamientos serán seriamente tomados en cuenta.

Con nuestro saludo cordial y nuestros deseos porque la firma de la paz se concrete, para poder construir un país incluyente y justiciero, nos suscribimos a ustedes amistosamente,

GLORIA GAITAN JARAMILLO                                       
Hija de Jorge Eliécer Gaitán
Ex Alcalde, Ex Ministro y candidato a la Presidencia de Colombia.

CONSUELO ARBELAEZ GOMEZ
Secretaria Ejecutiva UP Deptal Ant
VIUDA de Gabriel Jaime Santamaria M
Fundador de la UP en Antioquia
Diputado y Vicepresidente en la
Asamblea Deptal Ant
Miembro del CC. PC

MARIA YOMAIRA AGUDELO G
VIUDA DEL Abogado Alberto Leon Muños
Secretario Ejecutivo UP. Medellín

LUZ MIRIAM RAMIREZ
VIUDA de Nicolas Ossa
Dirigente de Sintra EE.PP y de UP

LUZ ELENA CARDONA S.
Hermana de la ALCALDESA DE APARTADO POR LA UP Diana Cardona Saldarriaga

MARIA FILOMENA FRANCO
VIUDA de Froilan Gildardo Arango
Concejal de San Rafael UP

NIEVES MAYUSA
Hermana de 4 hermanos dirigentes
De UP en Villavicencio.
DANIEL CARDENAS M
Hijo de Alejandra Càrdenas
Ex alcalde de Mutatà UP

LUISA FERNANDA SANTAMARIA A
Hija de Gabriel Jaime Santamaria M
Diputado y Vicepte Asamblea Deptal
de Antioquia.

TATIANA FERNANDEZ M
Hija de Alvaro Fernàndez Ex alcalde
de Segovia UP