miércoles, mayo 18, 2016

Colombia: ¡Cambios a favor de las mujeres y todo el pueblo!



Las mujeres del pueblo seguimos caminado a lo largo de la historia de las luchas sociales que hoy se agudizan en Colombia, nuestro continente y el mundo, como consecuencia de la actual crisis capitalista resultante de incrementar la aplicación del criminal modelo neoliberal; crisis asociada al impulso de guerras y a simulaciones de paz para consolidar acciones contra las mujeres y los movimientos sociales que siguen criminalizándose.

Utilizando la demagogia sobre la paz fue reelegido presidente Juan Manuel Santos, y como su antecesor Álvaro Uribe y demás ex presidentes, ha sido y será un látigo para el pueblo y un  pisoteador de la soberanía nacional en virtud de lo cual –a mitad de su período— tiene los más bajos índices de aceptación entre los ciudadanos, según las encuestas.

Las fundadoras de la ORGANIZACIÓN DE MUJERES DEL PUEBLO DE COLOMBIA, nos sentimos comprometidas con el devenir político y social del pueblo colombiano, por tanto  seguiremos aunando esfuerzos con los hombres de la clase obrera, el campesinado y demás sectores explotados para enfrentar la injusticia social.

Las mujeres tenemos la capacidad de seguir jugando un papel decisivo en las acciones directas y masivas por una Colombia libre, soberana, autónoma y con mujeres tratadas en pié de igualdad al resto de la población, con todas las garantías y derechos.

Atenderemos el clamor de las mujeres para construir una alternativa organizativa que coordine y centralice tareas, que dinamice el accionar unitario entre las mujeres del pueblo acudiendo al impulso de la unidad de acción con proyección hacia la mayoría del movimiento popular femenino y relacionándose con las organizaciones de los demás sectores sociales.

Combatiremos junto a los diferentes sectores del movimiento popular para ayudar a develar las propuestas burguesas e imperialistas, así como las del oportunismo que los secunda.

Rechazamos las medidas legales de corte reformista que ayudan a mantener el estancamiento de las mujeres por la falta de participación política y social desde abajo, que usan distractores como la promoción de cuotas para mujeres por arriba, en el Estado, sin tener presentes a las organizaciones del pueblo, al punto de llegar a sostener que los problemas de la mujer no son parte de los problemas específicos de las clases sociales explotadas a las que pertenecemos, todo ello va ligado a medidas legales para intentar bloquear la lucha por los cambios dirigidos hacia la liberación social y nacional.

Seguiremos enfrentando a los gobiernos oligárquicos para obtener objetivos parciales y, al tiempo, promover la conquista de un gobierno al servicio del pueblo que proyecte visión de poder.

Somos un espacio organizativo para la lucha masiva, impulsada desde el principio género-clase y las relaciones de este con las acciones contra las discriminaciones que como el racismo vuelven víctimas a las mujeres.

Nos articularemos con los movimientos de mujeres de los pueblos de América Latina y el Caribe, luchando contra el imperialismo, especialmente contra los yanquis que despliegan nuevos métodos fascistas que incluyen el militarismo, el guerrerismo y el impulso de la criminalización de las luchas sociales argumentando el “enfrentamiento al terrorismo”. Esta realidad exige la unidad de acción de los pueblos y la solidaridad internacionalista.

La ORGANIZACIÓN DE LAS MUJERES DEL PUEBLO DE COLOMBIA está decidida a mantener en alto las banderas de lucha por la paz con justicia social. No ahorrará  esfuerzos en la búsqueda de la vida digna, para lograr condiciones sociales, económicas y laborales que reconozcan a las mujeres trabajadoras los mismos derechos que tienen los hombres trabajadores.

Resaltamos la importancia del respeto a los derechos reproductivos y sexuales de las mujeres, así como a la conquista de las condiciones de tiempo, apoyo económico y práctico para ejercer la maternidad y participar en la lucha política y social.

Seguiremos caminando con las demás organizaciones sociales para defender las 15 exigencias del pliego presentado al gobierno de Santos en la Jornada de Lucha Nacional del pasado 17 de marzo. Persistiremos en aportar a la preparación del Paro Cívico Nacional,  aprendiendo de la combatividad de las mujeres del Pueblo Negro del norte del departamento del Cauca, que junto al resto de la comunidad Afrodescendiente, desafiaron las hordas policiales del ESMAD para exigir el cumplimiento de los acuerdos alcanzados con batallas tenaces.

Desde la ternura que nos caracteriza entendemos el dolor de las víctimas de los feminicidios y repudiamos los hechos que han convertido el cuerpo de la mujer en botín de guerra.

Hoy fundamos la ORGANIZACIÓN DE MUJERES DEL PUEBLO DE COLOMBIA haciendo honor a la valentía de Policarpa Salavarrieta, al compromiso clasista de María Cano y Betzabé Espinal quienes descollaron en la organización y desarrollo de las huelgas obreras del siglo pasado. También nos inspiramos en el coraje de las mujeres cimarronas que arrostraron la lucha contra la esclavitud y en el valor de las indígenas que apoyaron las batallas del Ejército Libertador contra el imperio español. Apuntalamos nuestros esfuerzos en el resultado logrado con el sudor y la sangre vertidos por miles de mujeres que en el anonimato han aportado a las conquistas y batallas obrero-campesinas-populares durante siglos de combate contra la opresión y la dominación de los oligarcas criollos arrodillados al imperialismo.

Declarado en Bogotá D.C, a los 14 días del mes de mayo del año 2016

Declaración Política
Asamblea Constitutiva 
Organización de Mujeres del Pueblo de Colombia