viernes, mayo 27, 2016

Paramilitares en Tolima amenazan de muerte a activistas sociales y defensores de Derechos Humanos



|Por Marcha Patriótica – Tolima|

De acuerdo con la ONU en lo que va corrido del 2016 han sido asesinados en todo el país 21 dirigentes sociales y defensores de Derechos Humanos.
 
A través de un correo electrónico, enviado el 19 de mayo, el grupo paramilitar “Águilas Negras” declaró objetivo militar a activistas de varias organizaciones sociales y defensoras de Derechos Humanos que actualmente adelantan diversos procesos en torno a la construcción de paz en el departamento.  

“Los tenemos identificados y los declaramos objetivo militar, le damos una semana de plazo para que abandonen el Tolima y todas las actividades relacionadas con la paz”, son algunas de las amenazas proferidas por el grupo paramilitar mediante el comunicado.

Las intimidaciones llegan en el momento en el que los diálogos de paz adelantados entre las FARC-EP y el Gobierno avanzan hacia el Acuerdo Final. Además las amenazas, no solo en el Tolima sino en todo el país, coinciden con el llamado a la “resistencia civil” que el sector político liderado por el senador Álvaro Uribe ha venido haciendo contra el acuerdo de paz que estaría próximo a firmarse en La Habana.

En el correo los paramilitares lanzan fuertes advertencias no solo en contra de líderes de como: Jailer González, Antonio García, Luis Carlos Forero, Luis Eduardo Olaya, Maribel Oviedo, Gerónimo Rada y Juan Gabriel Bermúdez, sino también en contra de sus familias. “Si no quiere que le pase algo a ustedes o algunos de sus familiares tienen una semana para irse del Tolima”, señala el grupo  de extrema derecha. 

Respecto a las amenazas Juan Gabriel Bermúdez, vocero del Movimiento Político y Social Marcha Patriótica en el Tolima, considera que “es muy preocupante la persecución política que se está viviendo, más cuando en La Habana la insurgencia y el gobierno están hablando de paz”.

Para Bermúdez la falta de acciones concretas por parte del Gobierno que permitan combatir a los causantes de la persecución política, deja en el ambiente la sensación “que el gobierno no está interesado en superar la estrechez del régimen político y mucho menos en erradicar definitivamente la violencia organizada contra los movimientos sociales y populares”, esta situación, según explica el vocero, impide que en el país existan garantías para una verdadera participación política.

Las recientes amenazas, atentados y crímenes no dejan de generar preocupación entre las organizaciones y movimientos políticos de izquierda puesto que 105 de sus líderes fueron asesinados durante el 2015, lo que significó un aumento del 35% respecto al 2014, tendencia que se mantiene en lo que va corrido del 2016.