domingo, junio 26, 2016

Colombia: ¿Cuál cese al fuego, cuál paz?

“Elúltimodíadelaguerra”,”Acuerdohistórico”, “Cese al fuego” son los slogans con que la propaganda de guerra del sionismo imperial pretende confundir al mundo. Nada hay de esto. Se trata de la puesta en marcha de la renovada estrategia del Plan Colombia rebautizada como “Paz Colombia”.

|Por: Rubèn Ramos|

1.    En septiembre del 2013 en General David Petraeus, ex-jefe de la CIA y uno de los jefes de los comandos unificados de seguridad de los intereses de Estados Unidos en el mundo, dijo refiriéndose a la extensión del Plan Colombia hasta el 2020: “Los esfuerzos del presidente Juan Manuel Santos por alcanzar la paz con las FARC es más en el terreno político, pero sin descuidar el frente militar”. Corroboraba así aquello de que “para cercar a Venezuela hay que armar a Colombia”.

2.    El Plan Colombia fue impuesto por EEUU durante el gobierno de Bill Clinton, en el 2001. La sub secretaria de Estado para asuntos políticos lo llamó “Plan para la paz, la prosperidad y el fortalecimiento del Estado”. El detonante para su imposición fue la toma de Mitú, capital del departamento de Vaupés (a orillas del río del mismo nombre), ubicado en la parte suroriental de Colombia en su frontera con Brasil, por un contingente de casi dos mil guerrilleros de la FARC, según fuentes de ese entonces. Este hecho ocurrió en noviembre de 1998, e inmediatamente se aceleraron las “negociaciones” en EEUU, aduciendo que el gobierno de Andrés Pastrana carecía de la fuerza militar para enfrentar la ofensiva guerrillera.

3.    Gracias al “Plan”, Colombia se convirtió en el mayor receptor de ayuda militar y económica de los EEUU y en uno de los laboratorios para la preparación de fuerzas mercenarias que operan en Afganistán, Irak, Libia, Siria, dentro del llamado Estado Islámico. También en Palestina al servicio del sionismo israelita, en Ucrania, al servicio del gobierno de Kiev, en Yemen bajo las órdenes del ejército mercenario saudí.

4.    Es importante subrayar que el “Plan Colombia” contó con el apoyo del Banco Mundial, del BID, de la CAF cuyos representantes, al más alto nivel, lo avalaron. Esos representantes acompañaron a las autoridades colombianas para su presentación ante la comunidad internacional. “El Plan Colombia” aseguraba multimillonarias ganancias a esos organismos y a sus socios inversionistas. Y así ha sido, en efecto. Y seguirá siendo con el ahora llamado “Paz Colombia”.

5.    Sólo Venezuela, a través de su presidente el Comandante Hugo Chávez advirtió que el Plan Colombia conduciría a la “vietnamización” del subcontinente americano.

6.    En febrero de 2016 en la conmemoración de los 15 años del Plan Colombia el presidente estadounidense Barack Obama y el colombiano Juan Manuel Santos anunciaron en EEUU un nuevo capítulo de ese Plan llamado” Paz Colombia”.

En esta ocasión Obama reafirmó los lazos que unen a EEUU con Colombia y enfatizó que el Plan Colombia “ha sido un triunfo para el pueblo colombiano”. Aludía, sin lugar a dudas, a las siete bases militares cuyos mercenarios han violado miles de adolescentes colombianas, han masacrado comunidades indígenas y expropiado sus territorios para la expansión de los intereses del BM, del BID, de USAID y de sus socios inversionistas extranjeros y nacionales en la agricultura, la ganadería, las plantaciones transgénicas, la explotación minero-energética. Seguro que también se refería a los 6 millones de colombianos muertos y desaparecidos; y a los más de 5 millones de desplazados de sus tierras, sus viviendas, su cultura, su patria, por la acción genocida y terrorista de bandas paramilitares y de los propios integrantes del ejército colombiano bajo conducción sionista-estadounidense.

Dijo además que 15 años después de que se lanzó la estrategia del Plan Colombia se ha llegado a un punto de quiebre que hace necesaria la firma de la paz como el primer paso para construir un nuevo país y para que los nuevos acuerdos impuestos por EEUU en el ahora llamado Paz Colombia puedan ser implementados.

“De la misma manera en que Estados Unidos ha sido un socio de Colombia en tiempos de guerra, seremos su socio en la paz. Estoy muy orgulloso de anunciar un nuevo capítulo de la alianza de Colombia y Estados Unidos y la vamos a llamar Paz Colombia… Admiro la valentía de Juan Manuel Santos y le he dicho que dependiendo del éxito del proceso de paz, Colombia cuenta con nuestro apoyo”.

Fijó en más de 450 millones de dólares el “apoyo” que EEUU entregará al gobierno de Santos para que sea invertido en la aplicación del nuevo Plan y el fortalecimiento de las bases militares, el paramilitarismo y el terror.

“Este es un nuevo comienzo”, dijo Obama. “Así como lo hicimos hace 15 años, hoy queremos apostarle al éxito y al futuro de Colombia. Colombia nunca va a tener un mejor amigo que los Estados Unidos”.

Por su parte Juan Manuel Santos expresó su profundo agradecimiento al gobierno estadounidense y dijo: “Vamos a construir este nuevo país con un amigo muy querido y leal: los Estados Unidos”. Y agregó “sí en Colombia estamos a punto de firmar un acuerdo de paz, puedo asegurar que sin duda el Plan Colombia fue crucial para ayudarnos a llegar allí”. Y para asegurar larga vida a las bases militares, a los paramilitares, a los sicarios, al crimen organizado, al narcoterrorismo, a la corrupción, agrego yo. A estos no los tocó los “diálogos de paz”. Son inimputables.

7.    Que a nadie le quepa duda alguna del sentido y significado del “cese al fuego” o de la posible “paz” que santificó el Papa Jesuita, avalaron los Gorvachov de Cuba, y celebran al unísono: la derecha decadente; la “nueva” que ya se insinúa en los cuatro socios de la Alianza del Pacífico; la izquierda neoliberal de aquí y de allá a través de sus medios y de sus connotados mentores; las inefables ONG diestras para la pesca en río revuelto y hábiles en la manipulación de intereses y expectativas populares y en la sedición que les permita medrar ad-infinitum.

Este no es “el último día de la guerra”, sino el inicio de una más larga y terrible. No es el inicio de la Paz en Colombia sino el comienzo de “Paz Colombia” como continuidad del que se llamó por 15 años “Plan Colombia”.