domingo, junio 05, 2016

Foro de derechos del campesinado en Colombia se realiza en Ibagué

|Por Nelson Lombana Silva|

En las instalaciones de la universidad del Tolima de la ciudad de Ibagué, se realizó foro de derechos del campesinado en Colombia, evento organizado principalmente por el congreso de los pueblos y cuyo objetivo fundamental era la socialización del proyecto de ley que patinará en el parlamento colombiano el senador Alberto Castilla con el fin de que el campesino sea reconocido jurídicamente como sujeto histórico con derechos.

Curiosamente el senador Castilla no se hizo presente, lo hizo un miembro de la unidad legislativa, el doctor Alejandro Mantilla, quien socializó la iniciativa. El proyecto apunta a adecuar la constitución política a las realidades sociales y a las exigencias de los campesinos, lo mismo que garantizar los derechos de los campesinos y campesinas. Se trata entonces de reformar el artículo 64 de la carta magna.

De la mesa principal hicieron parte importantes personalidades. Entre otras, Alberto Acosta, ex ministro y presidente de la asamblea nacional constituyente de la hermana república de Ecuador, el académico Miguel Antonio Espinosa Rico y Alejandro Mantilla, miembro de la unidad legislativa del senador Alberto Castilla. También expuso el académico Jairo Mora.

Saludos especiales

Como introducción al evento, varios dirigentes campesinos, líderes políticos y populares presentaron su saludo, destacando el papel importante del campesino en la construcción de la identidad nacional.

“Estamos desde el Cañón del Combeima tratando de buscar la unidad, porque el Cañón del Combeima es montaña alta, montaña media y montaña baja. El Cañón del Combeima no es el caserío, la gente más decidida está en la montaña parte alta. Por eso, invito a todos los presentes a visitar la primera biblioteca campesina del Cañón del Combeima. Es para demostrar que lo que necesitamos los campesinos es educación, cultura, recreación. Nunca vemos un funcionario por allí y escasamente los estudiantes de la universidad del Tolima”, dijo Consuelo Cendales.

Por su parte, Heber Ariel Olivera, campesino venido del municipio de Cajamarca, señaló: “Tenemos una pelea con las puras uñas, afortunadamente hemos tenido el respaldo de la universidad del Tolima, del grupo de jóvenes de COSAJUCA, que es el colectivo ambiental del municipio de Cajamarca. Cada día hemos venido tomando conciencia de que la defensa del territorio es asunto de todos. Campesinos somos todos. Desde aquel que vive en las grandes ciudades y consume las papitas al desayuno y los fríjoles en el calentado y desde el que se sienta a la mesa a comer todo somos campesinos”.

“La defensa del agua y la defensa del territorio es defender las futuras generaciones que vendrán de los hijos de nuestros hijos, es una forma de nosotros poder decir: No a la Colosa, no a la minería. No podemos permitir que nos estropee nuestra madre tierra, que nos acaben con nuestras fuentes hídricas. En un futuro nuestros hijos nos van a decir a nosotros, a cada uno de los padres de familia que están en este recinto haciendo resistencia: Cuál fue nuestra preocupación por la naturaleza”, indicó José Domingo Rodríguez, también de Cajamarca (Tolima).

“La constitución política habla de que el campesino es un obrero más, que no es reconocido en su espacio natural como sujeto de derechos. Destacamos la relación campo – ciudad, que es uno de los mandatos del Congreso de los Pueblos, porque creemos que para que un país tenga una vida digna, es necesario que nos unamos, que nos encontremos en nuestras luchas, en nuestras reivindicaciones y en nuestras propuestas”, señaló Yovana Castaño.

Rodrigo López Oviedo, miembro del Partido Comunista, aprovechó el escenario para denunciar las amenazas que hay latentes contra miembros de la izquierda colombiana, especialmente de Marcha Patriótica. Al respecto señaló: “Quienes ostentan esa dignidad hoy se encuentran perseguidos por el régimen. Régimen que se hace llamar paramilitar, aunque el mismo régimen desconoce la existencia de los paramilitares. Las águilas negras, han hecho circular un panfleto a través del cual ponen en riesgo la vida de nuestros compañeros dirigentes de Marcha Patriótica por la única y exclusiva “razón” de estar haciendo pedagogía para la paz”.

Alba Libia Esquivel, quien estuvo 15 años detenida en cárceles colombianas, señaló: “Ahorita con ese código de policía va a ser peor la represión en Colombia, por lo tanto, tenemos que unirnos para unir todas esas voces de protesta y poder hacer una constituyente que interprete los intereses reales de todos y todas. Poder hacer que nuestras necesidades sean escuchadas”.

José Buriticá, líder comunitario, manifestó: “El único capaz de cambiar el modelo neoliberal es el pueblo organizado. El pueblo organizado desde el campo. Los campesinos, los afros, los indígenas y con el apoyo joven de las juventudes que comienza a entender que sin cambiar este modelo no tiene futuro. La juventud de hoy, no tiene patria, tiene que construir su propia patria y para construirla tiene que arrebatársela a la clase política corrupta que nos ha venido gobernando toda la vida”.

“Venimos con la ilusión y con la esperanza que desde aquí fortalezcamos más los puntos de concentración y de movilización. Hay que apoyar la lucha y que no sea en vano los muertos que están colocando los compañeros del Cauca y Chocó, mientras nosotros nos quedamos intentando”, dijo Dagoberto Rodríguez, líder campesino del municipio de Líbano.