domingo, junio 26, 2016

Gobernador del Tolima rechaza Zonas de Normalización para el posacuerdo con las Farc EP

Gobernador del Tolima rechaza la posibilidad de que el Tolima aporte por seis meses dos lugares para constituir en ellos sendas Zonas de Normalización.


Así no, señor gobernador

Por Rodrigo López Oviedo

Dos características definen al Tolima: un largo listado de tolimenses que han dado lustre a la historia nacional y haber sido cuna de los primeros brotes de resistencia a la violencia terrateniente.

Aquí nacieron los expresidentes José María Melo, Manuel Murillo Toro, Miguel Abadía Méndez, Alfonso López Pumarejo y Darío Echandía, y los generales Gabriel París y Deogracias Fonseca, miembros de la Junta Militar que sucedió a Rojas Pinilla.

Del vientre del Tolima han salido juristas eminentes como Antonio Rocha Alvira, Alfonso Reyes Echandía, Alfonso Gómez Méndez, y hasta no hace mucho, los tolimenses prácticamente tenían tomada toda la cúpula de la justicia.

Y no podemos dejar de mencionar al científico Manuel Elkin Patarroyo, a los escritores William Ospina y Álvaro Mutis, al cardenal Alfonso López Trujillo y a Carlos Lozano Guillén, único colombiano que ostenta la Orden Nacional de Caballero de la Legión de Honor, la más alta condecoración otorgada por Francia.

Pero así como han madurado tantas inteligencias bajo estos cielos, han germinado también la carencia de escrúpulos, el ansia de poder y de riqueza, y la violencia como método para conseguir los mejores dividendos de tan lamentables vicios De allí que las víctimas, especialmente los campesinos, que son los que más han perdido con tan venenosos frutos, se hubieran tenido que escudar tras las armas cuando vieron agotarse otros métodos.

Por eso no comprendemos la actitud del gobernador del Departamento, doctor Oscar Barreto, de rechazar la posibilidad de que el Tolima aporte por seis meses dos lugares para constituir en ellos sendas Zonas de Normalización, a las cuales acudirían esos campesinos guerrilleros a cumplir con uno de los últimos acuerdos de La Habana: la dejación de armas.

Doctor Oscar Barreto: En varias ocasiones usted ha manifestado su respaldo al proceso de paz. Así lo hizo en varios lugares del departamento cuando era candidato a la Gobernación, pero todo resultó un engañó a sus electores; y siguió con el engaño siendo ya gobernador. 

Todo parece indicar que usted quiere solo una paz sin palomas en los cielos y con más cruces en los cementerios. Una paz gratis, como la que quiere la peor derecha que en Colombia ha habido

Señor Gobernador: En lugar de seguir reclamando cada vez más sangre a nuestros campesinos ¿no cree que su deber como mandatario es aprovechar su poder para contribuir a la construcción de la paz? Ya está convenido que la paz comience a implementarse desde los territorios más afectados por el conflicto, entre los cuales el Tolima es de los más destacados. ¿No cree justo, doctor Barreto, que el Tolima aporte con equidad a ese histórico propósito?  

Fotografía: A la Luz Pública