jueves, junio 02, 2016

La sabana de bogotá se moviliza por una región para la vida digna


Comprender las problemáticas de nuestra región, pasa por entender los conflictos ante el crecimiento desbordado de la capital, la desigualdad en la distribución del ingreso y el detrimento de la producción campesina. Los municipios aledaños a Bogotá con una población que supera el millón y medio de habitantes, sufren hoy fuertes transformaciones en un desenfrenado afán por producir una ciudad – región para la competencia en el mercado internacional, por encima del cuidado de los bienes naturales y la dignidad de sus habitantes.

Así se ha destinado más del 60% de tierra con excelente vocación agrícola para proyectos de infraestructura luego de haber arruinado la producción campesina con la importación de alimentos; se intensifica la explotación de material de construcción en importantes cerros de la Sabana; y se siguen contaminando fuentes superficiales y subterráneas de agua. Proyectos como el Aeropuerto el Dorado II, que se ubicará en las intermediaciones Madrid – Facatativá, seguramente alimentará los bolsillos de accionistas y empresarios, pero profundizará el conflicto por un territorio para la alimentación, la salud y el trabajo digno de miles de habitantes. Entre tanto no se proyectan escenarios para la educación superior pública, siendo que más del 60% de la población, apenas llega a estudios de primaria o secundaria en nuestra región; y los jóvenes vienen siendo reclutados de manera forzosa e ilegal para engrosar las filas de las instituciones más corruptas de nuestro país (el ejército y la policía).

Además, las administraciones municipales han aprobado cientos de licencias alterando los POT para proyectos de vivienda, que disparan la tasa de crecimiento poblacional, sin el correspondiente crecimiento en cantidad y calidad de sistemas de acueducto y alcantarillado, colegios y hospitales públicos; entre tanto se incrementa el costo de la canasta familiar. Una de las mayores quejas de la población, especialmente trabajadores y estudiantes, es el elevado precio del transporte; un trabajador que gana un salario mínimo y debe pagar entre $6.000 y $10.000 diarios en transporte, está cediendo cerca del 22% de sus ingresos para llegar a su empleo, además de perder hasta más de dos horas diarias por los cotidianos trancones en las principales vías.

Otro grave problema han sido los injustos y masivos despidos en las empresas de flores e industrias como Ramo, trabajadores que han perdido su salud y hoy se quedan sin siquiera una pensión; entre tanto se implementan los sistemas de maquila mediante el contrato a destajo que perjudican fuertemente la salud. Ante estas problemáticas los trabajadores, estudiantes, organizaciones sociales, mujeres y habitantes de los municipios de la Sabana nos preguntamos, ¿cuál es el crecimiento de la región que tanto se pregonan en los discursos de políticos y empresarios?, cuando lo que vemos incrementar es la desigualdad, la explotación, la violencia y la degradación de nuestro paisaje.

Por ello, siguiendo el ejemplo valiente de nuestros campesinos e indígenas nos sumamos al Paro Nacional que convoca la Cumbre Nacional Agraria, Étnica y Popular, para manifestarnos contra los incumplimientos en la Mesa de Negociación con el señor presidente Juan Manuel Santos, y contra sus políticas de venta de nuestros territorios y bienes colectivos. De manera que, invitamos a los habitantes, familias, comunidades, viajeros a articularnos en un grito de protesta y un canto popular por la esperanza.