sábado, junio 11, 2016

Logros significativos de ASPU-Tolima confirman su proyecto histórico

Trayectoria de lucha y coherencia

Tras dos períodos como Presidente de Aspu-Tolima me complace reafirmar la idea primigenia de nuestra organización sindical de ser coherentes y consecuentes con nuestro ideario universitario, democrático, ético e intelectual. A riesgo de perder nuestras garantías y derechos, asumimos con decoro, seriedad y responsabilidad la tarea de desarrollar y fortalecer un sindicalismo universitario, autónomo, crítico, independiente y propositivo, sin enajenar nuestras ideas y compromisos con la defensa de la universidad pública y la dignificación del profesorado.
Duplicamos con creces el número de afiliados, realizamos importantes foros regionales y nacionales en torno a la Constituyente Universitaria, la investigación crítica y la democracia. Desempeñamos un papel dinamizador en la movilización contra las políticas neoliberales de los gobiernos nacionales y departamentales y las administraciones de turno que cercenaron derechos y reivindicaciones y aceleraron el proceso de destrucción de la Universidad del Tolima que hoy se encuentra ad portas de una situación de quiebra e intervención. Dimos inicio a la publicación de nuestro periódico Aspu Presente (6 ediciones), espacio de reflexión, crítica y análisis universitario. Adelantamos dos (2) negociaciones de nuestros pliegos de peticiones, lamentablemente desconocidos y burlados por la administración de José Herman Muñoz. Mantuvimos de manera firme la bandera de la autonomía y la independencia frente al gobierno, los patronos y las direcciones universitarias, confrontando radicalmente la cooptación y la mentalidad conversa de los pragmáticos reinsertados del poder. Desarrollamos iniciativas tendientes a garantizar los derechos de los docentes ocasionales y de cátedra. Presentamos diversas fórmulas para el logro de la formalización laboral. Nos enaltece haber mantenido la movilización, la lucha social, el debate de ideas, la solidaridad y el compañerismo como cualidades de un nuevo sindicalismo universitario. Cuando “el mundo se nos vino encima” (persecuciones, pérdida de fuero sindical, procesos judiciales, difamaciones), mantuvimos la serenidad de los espíritus libres y la consecuencia de los luchadores honestos. Guardamos en nuestros labios la sonrisa de haber derrotado la infamia de nuestros detractores. A nuestra organización le cabe el mérito auténtico de haber develado la magnitud de la crisis de nuestra Alma Mater con mucho tiempo de anticipación. Cuando hace cinco (5) años nos creían delirantes o “terroristas”, hoy el reconocimiento es palmario ante la justeza de nuestras ideas. Como sindicato actuamos en consecuencia, no dimos nuestro “brazo a torcer” y persistimos en la grandeza de nuestras convicciones universitarias, democráticas y sindicales. Realizamos acciones públicas de protesta, mítines y “de puerta”. En noviembre del año pasado realizamos un paro de los “catedráticos” por el no pago de los salarios y nos tomamos la puerta para levantar el grito de rebeldía contra el silencio y encubrimiento de la rectoría de José Herman Muñoz y el inminente desplome institucional de la universidad. Fue tan contundente nuestra protesta que el 15 de enero los trabajadores, organizados en Sintraunicol, realizaron un paro de dos (2) meses que puso a toda la universidad en movimiento ante la gravedad de situación que Aspu-Tolima había denunciado con anticipación.

En medio de esta contienda por la universidad pública y la dignidad del profesorado se convocó la Asamblea Permanente que produjo quizá la iniciativa universitaria de mayor calado unitario y político. De su seno surgió la Reforma Profunda y la propuesta de Asamblea Universitaria que marcan hoy el derrotero de nuestra asociación sindical y de nuestra Alma Mater. Sintonizados con la voluntad del profesorado generamos un liderazgo intelectual y recibimos un amplio reconocimiento y respeto. En sintonía con el plan de lucha de nuestra organización sindical a nivel nacional, desplegamos nuestras tareas en defensa del Pliego Nacional, la negociación y las movilizaciones. En un medio tan hostil para el sindicalismo universitario, y descalificados por una cultura antidemocrática, nos propusimos fortalecer la posición estratégica de Aspu-Tolima. Derrotamos el paralelismo de una “asociación civil” fantasma y el divisionismo del fanatismo converso. Acorde con nuestras convicciones generamos diversas iniciativas; no dejamos arrinconar el sindicato, siempre lo enaltecimos; pusimos los intereses del profesorado por encima de cualquier consideración. Incidimos en la medida de nuestras circunstancias en algunos Consejeros del CSU para generar los cambios necesarios ante la crisis institucional. Hoy cosechamos importantes victorias, producto de nuestra persistencia, paciencia y visión estratégica.

Por todo lo anterior, es motivo de alegría y satisfacción haber cumplido la tarea y coronado importantes logros, a sabiendas que aún queda un camino largo por recorrer. Además será necesario emprender un proceso de corrección de fallas e insuficiencias de nuestra asociación sindical. Tenemos la obligación moral, política y social de fortalecer nuestro sindicato patrimonio histórico del profesorado universitario.

Nueva Junta Directiva de Aspu-Tolima

El 2 de junio de 2016 se realizó la elección de la nueva Junta Directiva con una significativa participación de profesores de planta y “catedráticos”. Ampliamente convocada y promovida, la lista que encabezaba el profesor Carlos Gamboa Bobadilla, fraternalmente conocido como el poeta por sus méritos literarios, obtuvo la mayoría, y gana la presidencia de Aspu-Tolima. Las dos listas que se presentaron, integradas por valiosos compañeros y compañeras que luchan por la universidad pública y el pensamiento crítico, merecen todo nuestro apoyo y respaldo. Unos nuevos desafíos los compromete en la hora presente. Este proceso de renovación de su dirección es resultado de una profunda convicción democrática de producir relevos y cambios que promuevan la participación y la formación de nuevos cuadros sindicales. El mantenimiento de capas burocráticas y la sedimentación de sistemas inerciales de burocracias e intereses personales mantenidos a perpetuidad destruyen las confianzas y minan la capacidad de lucha de las masas trabajadoras. Me congratulo por la designación de tan valiosos compañeros en la nueva Junta Directiva de Aspu-Tolima. Necesitamos seguir fortaleciendo nuestro proyecto universitario; rodeando y acompañando nuestra asociación sindical, llenándola de gloria y realizaciones democráticas. Lo decisivo es sostener a Aspu-Tolima como un actor estratégico de renovación y liderazgo. Aún nos falta camino por correr; y para ello, es necesario fortalecer la unidad, la lealtad, la coherencia, la formación y la lucha. En modo alguno, podemos bajar la guardia. Hoy es cuando más necesitamos el sindicalismo universitario para enfrentar la ofensiva del gobierno neoliberal de Santos, del gobernador Barreto y las medidas lesivas del Ministerio de Educación Nacional. 

Triunfo histórico de ASPU-Tolima: gana la Representación Profesoral al Consejo Superior Universitario, Consejo Académico, CIARP y Facultades

Sin precedentes, Aspu-Tolima mediante una política de principios y alianzas logra la totalidad de las Representaciones profesorales. Resulta inimaginable que nuestro sindicato en medio de la mayor hostilidad haya podido obtener este amplio reconocimiento y respaldo. Mediante un trabajo sistemático y una labor de paciencia y visión estratégica supimos colectivamente animar y liderar la Asamblea Permanente, espacio plural y convergente de distintas expresiones que abrió las compuertas para nuestro significativo triunfo. Sin ostentaciones, ni vanidad, logramos el consentimiento de las bases profesorales y respondimos con seriedad, tacto e iniciativa. Supimos remontar la descalificación de sectores recalcitrantes, el veto y la difamación. Derrotamos la categoría del “ruido” que pretendió despojarnos de nuestro reconocimiento y liderazgo.

Nuestro compañero Alexander Martínez Rivillas, miembro de la Junta Directiva de Aspu-Tolima, es el nuevo Representante Profesoral al Consejo Superior de la Universidad del Tolima, y constituye un triunfo de enorme significación política. Perseguido sistemáticamente por la administración del rector Muñoz Ñungo, a quien un Juez despojó de su fuero sindical, ha obtenido la mayor votación en un proceso eleccionario de amplia participación profesoral. Este triunfo que nos llena de alegría y entusiasmo, nos convoca para seguir en la lucha por una nueva universidad pública y la conquista de los derechos del profesorado. El camino que nos propusimos transitar está lleno de grandes dificultades y retos. Enfrentamos una administración decadente, corrupta y clientelista que se empecina en “atornillarse”, a pesar de la reiterada insistencia de la comunidad para que renuncie. Afrontamos un gobierno nacional indolente con su política depredadora, y una gobernación empeñada en la reconquista del botín burocrático y el desconocimiento de la deuda histórica contraída con la Universidad del Tolima.  

Aunque el panorama es sombrío ante la amenaza de la intervención del MEN o la aplicación de la Ley de quiebra (550), y dado el hecho innegable de que la Universidad se encuentra en una situación de abismo; nuestro sindicato, con las voluntades colectivas de la comunidad, ha puesto sus miras en la convocatoria de la Asamblea Universitaria como proceso autónomo para asumir una reforma integral del Alma Mater, y este es, otro desafío histórico que ha conquistado Aspu-Tolima al fortalecer con coherencia los procesos constituyentes y asamblearios para enfrentar la política destructiva de la universidad pública.

Una idea para cimentarla en el alma

Somos lo que somos porque fortalecimos una voluntad y una estrategia. Somos lo que construimos, lo que soñamos. Somos lo que luchamos, lo que cantamos, lo que sufrimos. Somos lo que logramos en la lucha.

En este sentido, somos y seremos lo que somos capaces de comprender y cambiar en el nuevo tiempo, o tal vez el nuevo ciclo que se avecina. Lo que ganamos es para producir un giro histórico, para sembrar una huella, una memoria por otra universidad. Dar inicio a este proceso epocal nos convoca a reafirmar la ruta de nuestra querida Aspu como fuerza potente de pensamiento, cultura y vida universitaria.

Mil gracias camaradas.
¡Qué alegría haber compartido con ustedes el proyecto histórico de luchar por una nueva universidad pública!
Con mi abrazo fraternal,
VENCEREMOS

Jorge Octavio Gantiva Silva
Profesor Titular, Ex-presidente Aspu - Tolima
Facultad de Ciencias Humanas y Artes
Coordinador
Seminario de Cultura Política