miércoles, junio 22, 2016

Proceso contra Carlos Velandia entra en etapa de juicio afectando su derecho a la defensa

Carlos Velandia, ex integrante del ELN y uno de los impulsores del proceso de paz con esa guerrilla, fue detenido cuando arribaba a Colombia a través del aeropuerto internacional “El Dorado”. Según Franklin Castañeda, del Comité de Solidaridad con Presos Políticos, Velandia no fue notificado de un proceso en su contra, ya terminó la etapa probatoria y solamente queda a la espera del proceso de juicio.


Velandia, quien estuvo detenido durante 10 años y luego exiliado de Colombia durante otros 7 años es acusado de secuestro, hurto calificado y homicidio agravado, estos hechos serían por un proceso que se deriva de hechos del año 2000, año en que Velandia estaba detenido. En el caso la Fiscalía ya tiene resolución de acusación y el periodo probatorio ya pasó por lo que se estaría afectando su derecho a la defensa.

Alfredo Molano, periodista e investigador afirma que este proceso contra Carlos Velandia es sospechoso porque podría tratarse de un hecho ya juzgado o de una “boleta perdida” y agregó que esta situación preocupa puesto que ese tipo de cosas serían la muestra de que no hay garantías para los integrantes de las guerrillas en el marco del proceso de paz.

Por su parte Carlos Medina afirma que se está afectando el trabajo por la paz que desarrollan las personas que como Velandia han estado trabajando como facilitadores de las conversaciones de paz con la guerrilla del ELN.

Por parte de algunas organizaciones de Derechos Humanos se está citando a un plantón frente a los juzgados de Paloquemao en Bogotá para exigir respeto por el debido proceso, garantías para el derecho a la defensa y su liberación. Hasta el cierre de esta nota la defensa no había podido acceder al expediente completo.

LA CARTA DE CARLOS VELANDIA DESDE PALOQUEMAO

El ex integrante del ELN, Carlos Velandia, emitió una carta para compartir las impresiones acerca de su captura, en la que afirma que el proceso que se inició en el año 2000 no fue notificado en ningún momento y que por ello se viola el debido proceso así como se afecta su derecho a la defensa.

En 10 puntos el gestor de paz explica que estuvo detenido durante 20 años, que pagó su condena y luego se dedicó a luchar por la paz, por lo tanto este proceso le deja "serias dudas" sobre los mecanismos de aplicación de justicia y las implicaciones que puede tener el uso de los estrados judiciales con fines políticos.

En la carta también explica que no se amilanarán las apuestas de paz del ELN ni tampoco los esfuerzos de muchas personas que se han comprometido con el proceso de conversaciones o la construcción de la paz. A continuación difundimos el texto completo.

"Celdas de paso del CTI Fiscalía Paloquemado Bogotá

Algunas observaciones sobre mi detención:

1. Fui capturado y vencido en juicio en 1994, pague una condena de 20 años, estuve preso 10 años físicos. El proceso judicial y la pena fueron absoluta y totalmente ejecutoriados.

2. Hice dejación individual de armas desde mi salida en libertad el 8 de octubre de 2003.

3. He dedicado todos mis esfuerzos en construir caminos para la paz y la convivencia.

4. Todas mis actuaciones han sido públicas y visibles: me he entrevistado con presidentes de la república, con parlamentarios, con alcaldes y gobernadores. Con personas reconocidas de la sociedad civil, de las iglesias, de embajadas, con altos funcionarios del gobierno que trabajan por la paz, con ONG`S de Derechos Humanos, con plataformas de paz.

He sido creador colectivo de centros de pensamiento para la paz y la democracia, he escrito numerosos artículos de opinión y análisis, he escrito tres libros y participado en la edición colectiva de otros tantos, dicté conferencias sobre paz, doy clases sobre este tema en colegios y sindicatos, participé en programas de opinión de radio y televisión sobre temas de paz. En fin, no tengo vida ni esfuerzo alguno que no sea dedicado a ayudar para que un día, por fortuna no muy lejano, Colombia y sus gentes puedan empezar a vivir en paz.

5. Mi captura, inexplicable, es una muy mala señal; muestra que la justicia ordinaria que me ha juzgado no está sostenida sobre bases jurídicas seguras; encuentro que la justicia puede ser usada con fines oscuros perversos.

6.  Es una mala señal para el proceso de paz, que puede generar dudas o frenar el ímpetu que tienen las partes comprometidas en el proceso de paz; o quizás es lo que buscan al abrirme un proceso que " ya es cosa juzgada".

7.  Desconozco las intenciones o las fuerzas que se mueven detrás de este "falso positivo judicial"; pero creo que si pretenden amilanar  a alguien con ello no lo van a lograr, porque yo estoy curado de espantos y continuaré con mis esfuerzos de paz hasta lograr el fin de la guerra y el comienzo de la construcción social y colectiva de la justicia social.

8. Amilanar a las partes? Se equivocaron de cabo a rabo; al Gobierno y a las Farc no las frena nada en interponer los mejores esfuerzos para lograr el acuerdo del fin del conflicto armado.

9. ¿Amilanar al ELN? nuevamente se equivocaron, los elenos tienen en su ADN político la impronta de cumplir las decisiones internas y cumplir los acuerdos que pacten. El ELN irá hasta el final en su esfuerzo por la paz y la justicia social.

10. Obviamente que esta circunstancia me golpea, también a mi entorno social y familiar; pero al igual que otros retos, asumo este como uno más en la larga lucha por la conquista de días mejores para Colombia y sus gentes.

Fraternalmente

CARLOS ARTURO VELANDIA
Celdas de paloquemado- 21 de Junio 2016"