viernes, julio 22, 2016

22 de julio día contra los crímenes de las multinacionales

Colombia es uno de los países con las tasas de violencia más altas en contra del movimiento sindical, casi un centenar de sindicalistas sufren anualmente algún tipo de agresión, las acciones violentas van desde amenazas hasta asesinatos, las retaliaciones por lo regular también se realizan en contra de las familias de los sindicalistas.

Uno de los temas históricos que sin lugar a dudas hace parte del origen del conflicto, es la relación entre la tierra y los modelos económicos que promueven un desmesurado Extractivismo a expensas de los derechos de las comunidades sobre sus territorios. (100 Años de soledad y la masacre de las Bananeras)

Un triste ejemplo entre muchos  es el de La empresa “Colombia Hardwood”, que se encuentra talando la selva  del Chocó para exportar madera a China, los arboles talados son los de algarrobo, sande, cedro amargo, bálsamo, caimito, chanul y virola.

Esta empresa hace parte de REM Forest Products, del billonario canadiense Frank Giustra, un corsario financiero que obtuvo una licencia de aprovechamiento forestal otorgada por Codechocó en 2006 (Resolución 2293) para explotar durante 15 años más de cinco millones de metros cúbicos de madera; unos US$1.500 millones.

En medio del fragor de la guerra en Colombia no pocas veces las multinacionales han hecho uso de los ejércitos paramilitares para concretar sus planes de acción empresarial. Por supuesto la agenda política del país ha sido orientada por los grandes consorcios económicos.

El 22 de Julio se conmemora el aniversario de los asesinatos de Héctor Daniel Useche Berón (1986) y Víctor Eloy Mieles Ospino (1999), ambos eran trabajadores de la multinacional Suiza,  NESTLÉ. Ambos trabajadores pertenecían  al sindicato colombiano de alimentación SINALTRAINAL. (22 de julio día contra las multinacionales)

El asesinato de los trabajadores hace parte de la larga lista de crímenes cometidos por los paramilitares contra miembros de Sinaltrainal, en sus versiones libres en Justicia y Paz, el jefe de seguridad del comandante paramilitar Rodrigo Tovar Pupo, alias ‘Jorge 40’, Francisco Gaviria, alias ‘Mario’, reveló que fue ‘Jorge 40’ quien ordenó los asesinatos. El comandante paramilitar Salvatore Mancuso en su versión libre de mayo 17 de 2007, menciono a Cicolac como una de las empresas que los financiaban.

En Colombia esta dinámica de despojo la han implementado desde los grandes hacendados y su gamonalismo armado, hasta las grandes multinacionales agro industriales y mineras que operan en Colombia amparadas por una legislación bastante laxa con la que gana más el dueño de la pala, en este caso las multinacionales que los dueños de la mina que para el caso seriamos todos los colombianos. (Paramilitarismo, el lado oscuro de la Drummond y Prodeco)

La fecha fue declarada por el Foro Social Mundial realizado en enero de 2004 en Porto Alegre-Brasil, en condena a los crímenes cometidos por Coca Cola en Colombia, cada 22 de Julio en diversos países los grupos sociales hacen memoria de los hechos que han victimizado a las comunidades, tanto en Atlanta (Coca-cola), en los Angeles (OXI) en Cincinnati (Chiquita Brands) en Madrid (Aguas de Barcelona) en Birmingham (Drummond), en Saint Louis (Monsanto), en Berna (Nestlé), y en Londres (BP).

En el país tenemos un largo historial de crímenes perpetrados por las multinacionales y existen extensos informes y declaraciones de diversos actores del conflicto sobre la perversa relación entre la expansión de los ejércitos paramilitares y las zonas de extracción minera legal e ilegal.

El ejemplo histórico del sometimiento del estado frente al poder del capital privado es el de la masacre de las bananeras.

La Masacre de las Bananeras ocurrió en la población colombiana de Ciénaga el 6 de diciembre de 1928 cuando un regimiento de las fuerzas armadas de Colombia abrió fuego contra un número indeterminado de manifestantes que protestaban por las pésimas condiciones de trabajo en la United Fruit Company.

El temor anticomunista del gobierno de Miguel Abadía Méndez que veía cerca la amenaza de una revolución obrera terminó demostrándose con la expedición de la ley 69 del 30 de octubre de 1928 que limitaba los derechos de los sindicatos y criminalizaba las exigencias de los trabajadores sobre los propietarios de empresas. (Extracción de recursos y conflictos sociales en Colombia)

El número de muertos nunca se determinó y sigue siendo motivo de debate. Según la versión oficial del gobierno colombiano del momento sólo fueron Ocho. Hoy en día la United Fruit Company rebautizada como Chiquita Brands, protagonista de golpes de Estado, masacres y apoyo a dictaduras, ha ocasionado al menos 11.000 víctimas en la región del Uraba, a través de su financiación a grupos paramilitares.

¿Cuál es la mejor manera de apoyar el movimiento contra las multinacionales?

La mejor forma de ejercer presión política  sobre las multinacionales, es mediante el consumo responsable y la participación ciudadana.

Tenemos el poder para cambiar las cosas jugando en el terreno de juego que nos han planteado como modelo económico y social. El mundo que nos pusieron ante nuestros ojos se fundamenta en el comercio, es una sociedad en donde finalmente las cosas terminan siendo más valiosas que las personas, es un mundo regido por el dios del libre mercado y el consumo, y eso es precisamente lo que lo hace tan vulnerable y susceptible a la presión.

Si trabajáramos de manera colectiva haciendo uso de un consumo responsable, podríamos revertir poco a poco el caos que nuestra voracidad como especie ha permitido.

Un consumidor responsable multiplicado por millones puede llevar a la quiebra a las empresas que no trabajen con responsabilidad social, ese poder también puede ser usado para cambiar las políticas de desarrollo que nos han planteado como único camino, un ciudadano comprometido en la participación y construcción del país es un elemento que multiplicado puede revertir el estado de vasallaje social al que nos han sometido.