domingo, julio 24, 2016

Declaración de OCMAL En el Día Mundial Contra la Megaminería


Desde hace más de 6 años que diversas comunidades vienen reuniéndose y compartiendo simbólicamente el día Mundial Contra la Megaminería como una muestra de que el agua y la vida valen más que cualquier mineral.
 
Como Observatorio de Conflictos Mineros de América Latina – OCMAL, red sustentada por más de 40 organizaciones que diariamente resisten a los impactos sociales, ambientales, políticos y culturales que va dejando la minería a gran escala en los territorios, nos sumamos este 22 de julio de 2016 a la conmemoración del Día Mundial Contra la Megaminería.

Valoramos y celebramos enormemente esta instancia, ya que permite converger y reafirmar la lucha permanente que diversas comunidades y organizaciones levantan y sostienen. Asimismo, posibilita la oportunidad de encontrarnos en un mismo camino que unifica nuevas alternativas al modelo.

El extractivismo minero ha ido dejando una huella ecológica imborrable en América Latina, reservas ecológicas de gran valor han sido devastadas, así como mantos acuíferos, glaciares, montañas, páramos y territorios de alta complejidad en flora y fauna. Sin duda alguna, hablar de minería, es hablar de desechos tóxicos y las comunidades afectadas bien saben de esto. La actividad minera emite cinco veces más gases de efecto invernadero por dólar de producción que el promedio de todos los sectores de la economía, lo que la convierte en una de las más contaminantes del planeta.

La oposición a todo este saqueo ha ido cobrando cada vez más fuerza en todos los rincones de la región. La defensa de los territorios es un componente central que ha caracterizado el proceso de expansión minero que se ha llevado a cabo en Latinoamérica, pero las comunidades siguen en pie de lucha por defender sus bienes comunes. Condenamos enérgicamente las muertes y violaciones a Derechos Humanos que sistemáticamente se vienen ejecutando contra líderes y lideresas ambientales, y que han cobrado la vida de muchos y muchas compañeras.

Solidarizamos con todas las comunidades y organizaciones que diariamente construyen nuevas alternativas y hacemos un llamado urgente para detener el avance de la megaminería en la región y el planeta, y a replantearnos con premura nuevas alternativas que promuevan el buen vivir.

Por una Latinoamérica sin megaminería y la defensa del buen vivir
Observatorio de Conflictos Mineros OCMAL