martes, julio 26, 2016

La guerra de las multinacionales y las “Big Pharma” contra la Marihuana

Se podrían enumerar una gran cantidad de razones para señalar que la guerra contra las drogas impuesta por la agenda del presidente de los EE.UU. Richard Nixon, ha sido a todas luces un fracaso, la cruzada con el paso de los años no solo ha perdido credibilidad, también se han desnudado las verdaderas razones que dieron origen a la guerra.
Recientemente un artículo publicado en el, Harper’s Magazine, revivió la verdadera razón para promover dicha guerra , el periodista, Dan Baum reseñó que durante una conversación con, John Ehrlichman, el asesor político de Richard Nixon, el ex funcionario le dijo que la guerra contra las drogas fue ideada en 1968 para mermar a las comunidades afroamericanas y a los grupos que se oponían a la Guerra de Vietnam. La conversación ocurrió en 1994.
La guerra contra las drogas se ensaña con los eslabones mas débiles de la cadena que son los campesinos, los paraísos fiscales en donde se lava el dinero que posteriormente entra al mercado legal nunca son tocados. En EE.UU. se dio la primera criminalización de la marihuana, en 1906 en el Distrito de Columbia, esta primera regulación a la que le siguió una serie de prohibiciones en diferentes estados, puso fin al largo romance que los norte americanos habían tenido con la planta.
De hecho en algunos estados de la unión americana era obligatorio el cultivo de cannabis en los siglos XVI y XVII, debido a las cualidades de la planta en muchos aspectos, el 90% de las cuerdas que se utilizaban en los barcos eran elaboradas a partir de las fibras del cáñamo. En una era previa a la introducción del algodón de manera industrial en 1820, el 80% de la ropa y las telas eran elaboradas a partir del cañamo.
La planta ha sido prohibida y perseguida en nuestra modernidad porque realmente afecta la agenda económica de las multinacionales, una de las principales empresas cabildantes contra el cáñamo, responsable de su prohibición en EE.UU. fue Dupont que entre 1920 y 1940 se estaba consolidando fuertemente en el prospero negocio de los petroquímicos y de los polímeros. Las fibras naturales que se podían extraer del cáñamo y la posibilidad de generar combustible a partir del cáñamo tal y como lo había sugerido Henry Ford, representaban un peligro para ambas ramas del mercado en las que Dupont estaba incursionando.
La papelera Hearst Company, y las tabacaleras también fueron determinantes en la criminalización del cáñamo en los EE.UU.
Durante la Convención para la represión del tráfico ilícito de drogas nocivas, firmado en Ginebra en 1936, EE.UU. promovió enérgicamente a través de su Federal Bureau of Narcotics, un amplio tratado de criminalización de cualquier actividad relacionada con la marihuana, la coca, y el opio (incluidas su cultivo, producción, manufacturación, y distribución). La política de los EE.UU. sobre el cáñamo determinó los lineamientos a nivel mundial contra la planta
El lobby político de diversas multinacionales ha sido determinante en la prohibición de una sustancia que a todas luces es menos nociva que los productos con grasas saturadas y altas concentraciones de azúcar que venden abiertamente en cualquier supermercado.
Hoy las grandes multinacionales farmacéuticas, conocidas como “Big Pharma”, ven con preocupación cómo sus estudios demuestra que en las zonas en donde ha sido legalizada la Marihuana, el consumo de diversos fármacos tiende a la baja, lo que genera pérdidas en su agenda económica.
De hecho las cifras demostraron que los 17 estados que hasta 2013 habían legalizado el uso de la marihuana medicinal, presentaron una caída significativa en las prescripciones de fármacos como: analgésicos, ansiolíticos, antidepresivos y otros medicamentos.
Las farmacéuticas descubrieron que en estos estados los médicos en promedio emitieron casi 4 mil dosis menos de medicamentos, en relación con los estados que aún no legalizan la marihuana con fines medicinales. Los datos sugieren que las personas cada vez se sienten más atraídas por los beneficios medicinales de la Marihuana.
Colombia ha dado un giro que marca un principio para la legalización total de la Cannabis.
Con la aprobación de la Cannabis para uso medicinales el país se convirte en el cuarto en América Latina que avanza en ese sentido. La ley que reglamenta los usos y procedimientos contiene 46 artículos y acaba de ser firmada por la presidencia. Aunque la legalización no contempla el consumo recreativo como ya se está dando en diferentes  países. Definitivamente representa un cambio en las políticas de Gobierno.
Los primeros cultivadores en Colombia en organizarse bajo las reglas de la nueva legislación,  se encuentran reunidos en La  Cooperativa de Productores y Cultivadores de Cannabis Medicinal del Norte del Cauca, la organización campesina agrupa unas 4 mil familias de Corinto, Caloto, Toribío, Jambaló y Miranda. (Monjas se hacen ricas con marihuana en EE.UU.)
El país se debe mover hacia la legalización del uso recreativo del cannabis, con lo que se podrían conseguir, altos ingresos por medio de la tributación de la regulación, producción y comercialización tal y como sucede en varios estados de la unión americana.