lunes, julio 18, 2016

¿Por qué se organizó y por qué fracasó el intento de golpe de Estado en Turquía?

Un grupo de militares del Ejército turco intentó dar un golpe de Estado la madrugada del sábado, dejando un rastro de 260 personas. ¿Qué buscaba y por qué fracasó la intentona golpista?

|Por: Huseyin Aldemir Reuters|

La noche del 15 de julio Turquía fue escenario de una tentativa de golpe de Estado. Un grupo de militares opuestos al régimen de Erdogan desplegó vehículos militares y helicópteros, bloqueó dos puentes sobre el Bósforo y anunció que asumía el poder a fin de restablecer el orden constitucional y el Estado de Derecho en el país. No se sabe a ciencia cierta cuántos golpistas participaron en la tentativa. Supuestamente, los golpistas fueron dirigidos por varios militares de alto rango descontentos con el curso político actual del país. 

Los sublevados se hicieron con el control la televisión pública, el aeropuerto internacional Ataturk, el palacio presidencial y otros edificios estatales. Además, anunciaron la detención de varios funcionarios del Gobierno y del jefe del Estado Mayor. 

Los bombardeos, disparos y enfrentamientos entre golpistas y partidarios del Gobierno se sucedieron durante toda la madrugada del sábado, incluso después de que los servicios de Inteligencia dieran por fracasado el golpe.

¿En nombre de qué organizaron el golpe militar?

Los militares desafectos proclamaron que actuaban movidos por su deseo de preservar la democracia. En este sentido, declararon como prioridades garantizar el Estado de derecho y prometieron mantener el curso de las relaciones internacionales. Según los golpistas, con Erdogan reina el autoritarismo, los derechos humanos son conculcados regularmente, mientras que el Estado se vuelve cada vez menos secular.

Según varias informaciones, entre los líderes golpistas no había nadie de rango mayor al de coronel. Otros medios turcos apuntan que detrás del golpe militar fallido estaría el exjefe de las Fuerzas Armadas del país, Akin Ozturk.

Por su parte, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, declaró que la sublevación en Turquía estuvo protagonizada por "una minoría" de militares opuestos a la unidad nacional que siguen órdenes del clérigo Fetulá Gulen, exiliado en EE.UU., acusado de terrorismo por el mandatario turco. Sin embargo, desde Pensilvania Gulen ha negado su participación en la tentativa de golpe de Estado.

"Los militares [golpistas] se ven como el último bastión del Estado laico creado por el fundador de la República Turca, Mustafa Kemal Ataturk", escribe el portal ruso Lenta.ru. Durante el siglo XX el Ejército derrocó a cuatro gobiernos que, en su opinión, traicionaban el legado de Ataturk. El último golpe ocurrió en 1997, cuando el Gobierno de Necmettin Erbakan fue depuesto debido a su naturaleza excesivamente islamista.

¿Cómo ha reaccionado el presidente Erdogan? 

El intento de golpe militar en Turquía se extinguió en pocas horas, lo que no quiere decir que los golpistas no actuaran de forma resuelta. De hecho, tomaron el edificio del Estado Mayor y del Gobierno, el principal canal estatal de la televisión, el mayor periódico pro-presidencial, bloquearon parcialmente las redes sociales, las comunicaciones por móvil y la radiodifusión. En Estambul fue bloqueado el mayor aeropuerto del país y dos puentes sobre el Bósforo. Los vehículos blindados cercaron el edificio del Parlamento y la sede del partido en poder fue controlada.

Durante el golpe, Erdogan, que estaba de vacaciones en un balneario en Bodrum, desapareció durante unas horas. En un momento dado el personal de la CNN turca pudo ponerse en contacto con el presidente, que habló en vivo con un reportero a través del sistema de videollamadas Facetime, incorporado en los teléfonos Apple. De esta forma, Erdogan instó a sus partidarios a salir a las calles, y mucha gente en Ankara y Estambul siguió su llamamiento.

A la una de la madrugada (GMT) Erdogan se dirigió a la prensa en el aeropuerto de Estambul y afirmó que los involucrados en el intento de golpe, que tachó de "traición", serán castigados severamente. El mandatario fue recibido por miles de seguidores que lo jalearon.