martes, agosto 30, 2016

Democracia vale más que el oro: El proyecto minero La Colosa y el derecho ciudadano a la participación




El informe que usted tiene en la mano es el resultado del compromiso que desde hace 10 años ha tenido el movimiento de paz holandés PAX con la situación de las comunidades que se encuentren en el área de influencia del proyecto minero La Colosa, en el municipio de Cajamarca, en el departamento Tolima. El proyecto lo adelanta la empresa transnacional AngloGold Ashanti.

Este compromiso nace de la convicción de PAX de que las comunidades locales en Tolima – al igual que en otras partes de Colombia y el mundo – tienen derecho a una información completa y objetiva, así como a la participación en la toma de decisión sobre proyectos que generan un impacto importante en sus condiciones de vida, en el entorno natural y en su futuro.

En 2006 PAX ya trabajaba en varios municipios de la región en materia del fortalecimiento de la democracia local, y apoyaba diferentes iniciativas encaminadas a la creación de veedurías ciudadanas que permitieran vigilar la gestión pública. Cuando a finales de este año se dio un anuncio público a nivel nacional sobre el proyecto La Colosa, ni las autoridades locales ni la empresa minera AngloGold Ashanti habían proporcionado información básica a la población local con sobre el proyecto. Ante este contexto grupos de ciudadanos preocupados se acercaron a PAX, que decidió entonces, en base a lo que en ese momento se conocía sobre La Colosa, entregar información a estos grupos sobre proyectos mineros similares en otras partes de Latinoamérica.

Entre 2009 y 2013 PAX auspició la llegada a Tolima de destacados expertos extranjeros, y organizó excursiones para organizadores civiles locales a proyectos mineros en Perú y Brasil. Además de los posibles riesgos e impactos sobre el medio ambiente, desde el primer momento PAX se preocupó particularmente por el incremento de contradicciones sociales que este tipo de proyectos por lo general conlleva, así como por el potencial impacto negativo de tales tensiones sociales para el orden público y la situación de seguridad en el contexto del conflicto armado interno colombiano.

A través de un diálogo con la empresa AngloGold Ashanti Colombia (AGAC), en mayo 2011 PAX acordó con la empresa llevar a cabo un análisis de riesgo en relación con el proyecto La Colosa, cuyo objetivo era identificar los riesgos para la seguridad y los derechos humanos de la población en su área de influencia. En todo este proceso PAX se empeñó en mantener su independencia: la investigación fue realizada de forma autónoma, y se financió con recursos propios. Al final del proceso hubo un desacuerdo entre la empresa y el gobierno, por un lado, y PAX, por otro lado, en cuanto a la publicación de los resultados del análisis de riesgo: por esta razón, en noviembre de 2013 PAX decidió publicar únicamente las recomendaciones del informe de la investigación en el diario local El Nuevo Día. Las recomendaciones claves giraron alrededor del suministro de información a la población, la estrategia de comunicación de la empresa y sus políticas de relaciones comunitarias. Asimismo instaron a la empresa a tomar medidas para reducir o prevenir las tensiones sociales y la polarización en la región, y de invertir en establecer una relación de confianza entre la empresa y la ciudadanía. AGAC anunció a PAX su deseo de implementar estas recomendaciones, pero durante los meses y años que siguieron no hemos tenido ningún señal que se logró cambiar fundamentalmente la tensa relación entre la compañía y la población local, más bien se ha terminado agravando.

En la primera mitad de 2013, la comunidad de productores de arroz del municipio de Piedras debatió y tomó la iniciativa de organizar una consulta popular para decidir sobre la conveniencia de permitir o no el establecimiento de algún tipo de actividad de AngloGold Ashanti en su territorio.

Esta iniciativa ciudadana se llevó a cabo el 28 de julio de 2013, y en esta ocasión una mayoría abrumadora de la población de Piedras se manifestó en contra de las actividades relacionadas con la minería en el municipio. Asimismo otras comunidades que se hallan dentro del área de influencia de la zona minera, como en el municipio de Cajamarca, querían seguir el ejemplo de Piedras. A partir de entonces se constituyó una nueva fase en el apoyo a las comunidades por parte de PAX, que siempre ha considerado la consulta popular como un mecanismo legítimo y democrático que da voz a la población local en la toma de decisiones sobre proyectos que generan un gran impacto en sus vidas y su futuro. Al mismo tiempo PAX acompañó a la población local en la organización de otras acciones que han expresado su deseo de influir en la toma de decisiones, tales como la organización de las primeras Marchas Carnaval en Defensa de la Vida, el Agua y la Soberanía. Mientras tanto PAX ha seguido monitoreando los acontecimientos en relación al proyecto minero. La información utilizada para la elaboración de este informe se produjo a través de investigaciones propias de PAX, pero también de manera participativa durante el acompañamiento a las comunidades.

En los últimos 5 años PAX fue testigo de cómo el proyecto La Colosa se convirtió en el caso emblemático de todo un debate y lucha política entre autoridades nacionales y regionales sobre el poder frente a la actividad minera y la participación ciudadana. El gobierno y autoridades nacionales hicieron varios intentos de centralizar la toma de decisiones sobre proyectos extractivos, mientras que en el contexto local el actuar de la empresa AGAC produjo un aumento de la polarización existente entre partidarios y opositores del proyecto. Pero incluso en estas condiciones adversas las comunidades locales y sus representantes elegidos persistieron en el rechazo de su exclusión de la participación. Y esta lucha no fue en vano: el 25 de mayo de 2016 la Corte Constitucional emitió un fallo en el que determinó como inconstitucional el artículo 37 del Código de Minas que otorgaba competencia exclusiva a las autoridades nacionales para decidir sobre asuntos de exploración y explotación minera. Esta histórica decisión allanó el camino para una legítima consulta popular sobre la conveniencia de proyectos mineros. Próximamente, Ibagué – capital del departamento de Tolima – será el primer municipio de gran tamaño en Colombia que se beneficiará de esta decisión. Además, el 30 de septiembre de 2016 el Consejo Municipal del municipio de Cajamarca realizará una votación sobre la realización o no de una consulta popular en este municipio. PAX manifiesta la esperanza de que este informe pueda contribuir a una preparación adecuada de la población de Ibagué y de los demás municipios de Tolima, y que contribuya a una participación responsable en los próximos procesos democráticos sobre la ejecución de proyectos extractivos.

PAX, 12 de agosto 2016

Leer informe completo AQUÍ