miércoles, agosto 03, 2016

El gobierno nacional le incumple al Catatumbo


|Ascamcat / Prensa Rural|

Después de tres años de negociaciones entre el campesinado y el gobierno nacional en la Mesa de Interlocución y acuerdo - MIA, como resultado del Paro Campesino del Catatumbo del 2013, el balance es de incumplimiento en los temas sustanciales de la agenda.

Hasta el día de hoy al campesinado del Catatumbo se le ha negado el derecho a su tierra en una Zona de Reserva Campesina, el Gobierno se niega a financiar el Plan de Desarrollo Sostenible de los campesinos, se ha negado a firmar un acuerdo de sustitución de los ingresos derivados del cultivo de la coca y no ha cumplido en materia de derechos humanos y garantías. Además solo en las últimas semanas han sido asesinadas 59 personas y el paramilitarismo amenaza, mata y campea como antes sin ninguna respuesta oficial.

Al incumplimiento del gobierno se suma la intención de generar división y paralelismo entre las comunidades campesinas del Catatumbo, buscando ilegitimar a ASCAMCAT como organización que representa a la gente de esta región.

Hoy el gobierno convoca a un encuentro comunitario con presencia del alto gobierno para continuar su práctica de anuncios mediáticos vacíos. Recordemos que en el 2012 anunció un plan contrainsurgente de consolidación por 2.3 billones de pesos, en el 2013 anunció un CONPES por 1.7 billones y ahora nos habla de contratos paz por 14 billones. Cabe también recordar la danza de los miles de millones que nos ofrecieron durante los primeros días de negociación del paro campesino. De esa platica nada, eran cifras millonarias en el papel para engañar a los que ellos creían ingenuos campesinos.

La realidad es que el incumplimiento del gobierno es planificado, por eso la dilación como estrategia funesta para no firmar más acuerdos en los escenarios legítimos de interlocución.

Una prueba fehaciente de lo anterior es el tema crucial de la sustitución de los cultivos de coca, uno de los puntos del pliego de la MIA. El gobierno manifiesta preocupación por el crecimiento de los cultivos, pero no firma un acuerdo y además amenaza con fumigar y erradicar de manera violenta, como se constata en la resolución 3080 de Mindefensa del 18 de abril de 2016, que prioriza al Catatumbo en la estrategia integral de erradicación, que le dará a los militares 430 millones de dólares en 5 años para una política represiva que ya demostró su fracaso.

La misma resolución dispone “implementar un sistema de alertas tempranas dentro de los centros estratégicos operacionales integrales contra el narcotráfico que permitan a la fuerza pública anticiparse a los bloqueos por parte de los cultivadores”. Es decir plata para pagar una red de informantes para victimizar a campesinos cultivadores de coca e impedir y criminalizar la protesta social.

Todo esto ocurre en el contexto de un proceso de paz entre el Gobierno y las FARC. La actuación del gobierno deja mucho que desear. El gobierno quiere paz con paramilitarismo, con erradicación violenta, con incumplimiento de los compromisos y acuerdos: el gobierno quiere paz sin campesinos.

Ante tal situación ASCAMCAT solicita una reunión urgente de alto nivel con los garantes y los ministros de Interior, Agricultura y Posconflicto para establecer un acuerdo político y una ruta de cumplimiento de los compromisos del Gobierno con los campesinos del Catatumbo.