domingo, agosto 07, 2016

La Colosa, Cajamarca (Tolima): análisis desde la perspectiva de amenazas socioambientales de una mina de oro a cielo abierto


|Por: Comité Ambiental|

El estudio “Análisis desde la perspectiva de amenazas sociambientales de una mina de oro a cielo abierto: caso de estudio La Colosa, Cajamarca (Tolima)”, elaborado por el Grupo de Investigación Geoambiental TERRAE, integrado por los investigadores Julio Fierro Morales[1], Andrés E. ÁngelHuertas, Andrés Castillo Ortegón, Eduardo Quintero Chavarría, Ana María Llorente Valbuena y Erika Cuida López, expertos en áreas de geología, geotecnia, geofísica, geomática, recursoshidráulicos, gestión Pública y gobernanza, formula un sinnúmero de conclusiones contundentes que demuestran la inviabilidad del proyecto minero La Colosa. Para leer estudio completo AQUÍ


En palabras del Grupo de Investigación, metodológicamente  se “llevó a cabo una evaluación desde la perspectiva de la amenaza, entendida como la probabilidad de ocurrencia de un evento dañino en un territorio. Se usaron como fuentes documentos de diverso formato elaborados por: AngloGold Ashanti[2] o por sus consultores en el proceso de sustracción de la Reserva Forestal Central, el Servicio Geológico Colombiano (SGC) y trabajos de grado y artículos académicos realizados en diferentes universidades e institutos de investigación tanto en Colombia como en el extranjero”.

Las conclusiones finales de la investigación evidencian de manera técnica y académica los impactos negativos que puede presentar el proyecto minero de la Anglogold Ashanti y con ello se comprueba la inviabilidad ambiental del proyecto.

Al final del artículo puede acceder al estudio completo. A continuación presentamos las principales conclusiones del estudio:

1.         El proyecto minero La Colosa en caso de llevarse a cabo, sería el proyecto aurífero más grande de Colombia y  uno de los mayores operados por AGA en el mundo.

2.         Las estimaciones para el yacimiento de La Colosa se calculan en 0,82 gramos de oro por tonelada de roca, lo cual indica una gran cantidad de desechos a producir por cada gramo de metal extraído.

3.         La cantidad total de oro reportado por la empresa en el yacimiento es de 33,15 millones de onzas (1030,96 millones de gramos), como consecuencia, la eventual extracción del total de oro requieriría la voladura de 1257,27 millones de toneladas de roca.

4.         Con base en información de investigadores de AGA, el yacimiento contiene de 1 a 7% de pirita y en menor medida arsenopirita. Estas especies minerales son responsables de la generación de drenaje ácido de mina (DAM), la segunda adicionalmente puede eventualmente liberar arsénico.

5.         El drenaje ácido de mina favorece la solubilización y movilización de elementos tóxicos tales como arsénico, mercurio, cadmio, plomo, bario entre otros.

6.         Se tienen evidencias de contaminación orgánica (coliformes totales y fecales) y química (bario y arsénico) de aguas superficiales y subterráneas en predios de la empresa.

7.         La exploración minera se inició sin cumplir con las normas colombianas que obligan a la sustracción de reservas forestales.

8.         Según la información de AGA, se conformará un tajo único a cielo abierto. Como producto del beneficio se generarán residuos (relaves con contenido de cianuro), los cuales serán represados en dos valles con materiales rocosos de desecho. Estos residuos también serán fuentes potenciales de drenaje ácido de mina.

9.         La Colosa está conformada por rocas ígneas y metamórficas fracturadas, cubiertas por depósitos volcánicos de alta permeabilidad que pueden configurar zonas de recarga de acuíferos. Para todos los tipos de roca se han reportado contenidos de arsénico y en zonas cercanas, contenidos naturales de mercurio.

10.      Las principales fallas geológicas son la de Ibagué, ubicada 15 km al sur del yacimiento y la de Palestina, la cual atraviesa la zona de interés minero. Estas fallas conllevan la existencia de franjas muy concentradas de fracturas, las cuales se constituyen en zonas de recarga.

11.      Los suelos del área corresponden a andisoles, elementos geológicos fundamentales en el ciclo de las aguas en zonas volcánicas y a la provisión de nutrientes para la totalidad de procesos agroecológicos.

12.      La hidrogeología de la zona no tiene estudios que permitan identificar con precisión la recarga, descarga o tránsito de aguas subterráneas a través de acuíferos y acuitardos. No obstante, se sabe que superficialmente los suelos y depósitos volcánicos se constituyen en acuíferos y que las rocas, a través de sus fracturas, permiten el flujo de aguas subterráneas.

13.      Para la etapa de explotación, el proyecto minero propone la captación de un caudal de 0,2 m3/s; que si eventualmente se llegara a captar de la quebrada La Arenosa, representaría el 100% del caudal disponible para los meses de enero, febrero, marzo y abril sin considerar el caudal ecológico establecido por IDEAM.

14.      Otro probable escenario sería la capatación del caudal (0,2 m3/s) en la quebrada La Colosa que representaría aproximadamente el 50% del caudal medio de esta corriente. Esta captación generaría impactos negativos como deterioro de ecosistemas y desabastecimiento de agua para comunidades.

15.      Para la explotación de La Colosa se requiere la remoción de grandes volúmenes de vegetación, suelos y acuíferos, lo cual puede eventualmente afectar el balance hídrico y agravando el déficit de agua para las épocas secas.

16.      Según las mediciones realizadas en el área durante los últimos veinticinco (25) años, se ha evidenciado que existen unos caudales mínimos que pueden ser indice de una fuente de recarga del río que no dependa de la precipitación o de la escorrentía, lo cual indica la estrecha dependencia del agua superficial y la subterránea.

17.      No existen datos detallados sobre generación de desechos rocosos potencialmente generadores de drenaje ácido de mina ni de volumen y caracterización geoquímica de relaves. No obstante, las estimaciones llevadas a cabo en este trabajo (600 millones de toneladas) y datos muy genéricos de la empresa (1.420 millones de toneladas) muestran que la producción de relaves tendrá una magnitud considerable.

18.      La generación de drenaje ácido de mina (DAM) puede liberar decenas de millones de toneladas de ácido sulfúrico, de acuerdo con el potencial de remoción de rocas con contenidos de pirita del 1 al 7%.

19.      La suscripción de AGA al Código Internacional de Manejo del Cianuro no da ninguna garantía en cuanto a la disminución de contaminación o a una adecuada compensación a las comunidades afectadas. Los antecedentes de accidentes que implicaron derrames de cianuro en proyectos de empresas suscriptoras del Código son numerosos, e incluyen a la propia AGA, sin que ello haya generado ninguna acción en un marco por demás no vinculante.

20.      Una eventual rotura de la presa de relaves sería especialmente perjudicial dadas las condiciones de altura de la acumulación (más de 2.900 metros sobre el nivel del mar), la fuerte pendiente, la sismicidad activa ya demostrada en estudios científicos, la alta densidad poblacional, la ubicación en un área protegida y lo estratégico de la zona en términos de producción agrícola.

21.      En la totalidad de proyectos de minería a cielo abierto de gran escala en Colombia que fueron analizados en este trabajo, se incumplen los niveles sugeridos por la Organización Mundial de la Salud, que debían haber sido adoptados por el gobierno colombiano desde 2013 en cumplimiento a la Sentencia T-154 de 2013.

22.      La remoción o sepultamiento de andisoles puede afectar directamente más de 700 Ha, sin contar con la afectación indirecta por compactación o desecaciones por abatimiento de los niveles de aguas superficiales y subterráneas.

23.      La autogestión ambiental implícita en el modelo colombiano y en toda Latinoamérica de empresas que contratan sus propios estudios ambientales, tanto para el levantamiento de líneas base como para la gestión y monitoreo ambiental no es adecuado. En los casos de Veladero (Argentina), Inti Raymi (Bolivia), así como en todos los proyectos de minería a gran escala en Colombia, se advierten omisiones o desconocimiento de las empresas mineras y de los funcionarios de las entidades reguladoras que generan contaminación.

24.      La debilidad regulatoria se expresa en los requerimientos incompletos y omisivos de parte de la autoridad ambiental del nivel nacional durante la etapa de exploración y en la falta de política y norma adecuadas para evitar la contaminación de agua y de aire a causa de actividades mineras. En cuanto a mitigar el daño en suelos, no existen normas al respecto.

[1] Docente de la Universidad Nacional, con formación en geología y maestría en geotecnia. Investigador geoambiental con énfasis en estudio de subsuelo desde perspectivas de conservación y de riesgos naturales. Fue asesor del Ministerio de Ambiente, el Instituto Humboldt, Parques Nacionales Naturales de Colombia, la Secretaría de Ambiente de Bogotá y la Contraloría General de la República. De igual forma ha sido asesor de empresas privadas.  Autor de un sinnúmero de libros y artículos sobre riesgos ambientales del extractivismo. Conferencista nacional e internacional y asesor de procesos campesinos e indígenas de defensa territorial.

[2] Los documentos de AGA son de carácter público e incluyen: Informes de cumplimiento ambiental (ICA) remitidos al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible en el marco del seguimiento a las actividades de exploración minera en las áreas sustraídas temporalmente de la Reserva Forestal Central que y que reposan en el expediente MADS-SRF025; presentación pública del proyecto La Colosa ante el Concejo de Ibagué (Tolima, Colombia) realizada en noviembre de 2015 (documento de power point); el documento de Garzón (2008) tomado de las Memorias del XII Congreso Latinoamericano de Geología y el de Tapia (2011) de la página web de AGA. Además, la empresa ha efectuado un convenio con la Universidad Nacional de Colombia Sede Medellín – UnalMed, para la elaboración de estudios geosféricos que incluyen el “Monitoreo hidrogeológico en la fase de exploración de la mina La Colosa” (AGA-UnalMed, 2012) y que reposan en los expedientes de sustracción de la Reserva Forestal Central.