miércoles, septiembre 28, 2016

Arrecia campaña intimidatoria en el Tolima a escasas horas del plebiscito en Colombia



|Por Nelson Lombana Silva|

La campaña intimidatoria del paramilitarismo en el Tolima aumenta en la medida en que se acerca el 2 de octubre. A su vez, en la misma medida en que disminuye la simpatía por el No, por cuantos viejos escuderos del Centro Democrático y del uribismo han venido anunciando públicamente su decisión de votar Sí, caso del gobernador Oscar Barreto Quiroga, el parlamentario conservador Edward Osorio, entre otros.

Ayer, fue sorprendida la ciudad ibaguereña con la noticia de que el juez de paz, Luis Alberto González, residente en la urbanización La Castilla, era intimidado por un sujeto que se movilizaba en una moto color negra, placa DUA 71 – 0, tomándole fotos a su casa y a su vehículo particular. Al ser requerido por la esposa del juez de paz, la respuesta del sujeto fue cortante: “Usted es policía”.

Este individuo no dio explicaciones sobre por qué tomaba estas fotos. Según relato de don Luis Alberto, era de piel morena, flaco, camisa gris y pantalón azul. Portaba en el momento un carriel terciado.

De igual manera, los medios de comunicación dieron amplio despliegue ayer, del desplazamiento de seis familias del municipio de Rovira (Tolima), por cuanto hombres fuertemente armados portando pasamontañas los intimidaron y los conminaron a votar por el No el plebiscito.  

A eso hay que sumar la serie de amenazas de que fueron objeto el alcalde de Planadas José Funor Dusan y la mayoría de presidentes de las juntas de acción comunal de los corregimientos de Bilbao y Gaitania. De igual manera, el vil asesinato del dirigente comunista y de la Unión Patriótica, Ramiro Culma Capera, en el corregimiento de Mesas de San Juan, municipio de Coyaima (Tolima), el pasado 17 de septiembre.

La respuesta hasta ahora de las autoridades no satisface plenamente el interés de la comunidad. Por el contrario. Una verdadera tempestad de dudas emerge en la medida en que se acerca el día del plebiscito. “¿Hay campaña armada por el No en el Tolima?”, se pregunta el conocido periodista Humberto Leyton en artículo periodístico que viene circulando en las redes sociales.

A pesar de esta campaña sucia y terrorista, hay un ambiente proclive a la paz y a decir Sí al plebiscito. En los 47 municipios de este departamento, corazón de Colombia, hay la conciencia de que lo más sagrado es construir la paz con justicia social, votando Sí al plebiscito. “Se nos da la oportunidad de decidir entre la paz y la guerra, ¿Por qué dilapidar esta oportunidad?”, dijo un campesino del municipio de Anzoátegui.