domingo, septiembre 18, 2016

Fernando Buen Abad: La izquierda “merece un tirón de orejas y una revisión crítica muy fuerte”



Creo que esto que llamamos izquierda se merece un tirón de orejas y una revisión crítica muy fuerte”, manifestó el intelectual mexicano Fernando Buen Abad, durante el foro La izquierda frente al proyecto recolonizador imperial, celebrado en la tarde del jueves pasado en la Sala Anna Julia Rojas de la Universidad Nacional Experimental de las Artes (Unearte), en donde el especialista en el tema comunicacional intervino junto a la profesora Chela Vargas, el español Carlos Fernández Liria, el sociólogo Javier Biardeau, y la historiadora Carmen Bohórquez, coordinadora de la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad.

En consideración del mexicano radicado en Argentina, es prerrogativa de la izquierda la autocrítica como motor transformador y de cambio. “Ser de izquierda comienza por ofrecernos y ofrecerse una capacidad permanente de observación sobre sí mismos, una observación metodológica que obliga a que cada paso que la izquierda va dando tenga sobre sí misma todos los reflectores necesarios para determinar con qué instrumentales se supone que eso es una avance, un tropiezo o una derrota. A veces hay que levantarse, sacudirse y continuar”, agregó.

A lo largo de su exposición Buen Abad insistió en la obligación de la izquierda de desarrollar mecanismos sistemáticos para la autocrítica, no como una revisión meramente confesional, sino con la firme intención de someter a profundo análisis las tácticas y estrategias planteadas para lograr los objetivos, depurarlas y ajustarlas de acuerdo a las complejidades del entorno.

EL FOCO EN LA COMUNICACIÓN

De un amplio conjunto de temas que a decir del invitado internacional deberían someterse a revisión, destacó especialmente el de la comunicación, en el cual, a su juicio, existen severas debilidades.

En este sentido, mencionó en primer lugar la falta de integridad y unión en el aparato comunicacional de la izquierda, necesarias para hacer frente a los grandes consorcios mediáticos de la derecha mundial. Así mismo Buen Abad se refirió a la carencia de alternativas atractivas para seducir o atraer a la población que duda de acercarse a la izquierda.

El mexicano celebró los avances y logros conquistados por la Revolución Bolivariana en general y del comandante eterno Hugo Chávez en particular en materia mediática. No obstante planteó la necesidad de revisar todo lo que se ha hecho en el área comunicacional para enfrentar el incesante ataque mediático contra los gobiernos, movimientos sociales y alcances de la izquierda.

EXPERIENCIAS FALLIDAS

El filósofo reconoció que Venezuela es el país que más aportes ha hecho para enfrentar la guerra mediática y recordó los constantes esfuerzos de Chávez con sus múltiples iniciativas como la creación de Telesur, el programa Aló, Presidente y el sistema de medios comunitarios y alternativos, entre muchos otros.

“Tenemos experiencias fallidas de las que tenemos que sacar cuentas y hacernos cargo. ¿Qué pasó con Vive TV?”, se preguntó. “TVES, que fue un ejercicio extraordinario de voluntad y claridad política de un presidente que dijo ‘se les acabó la concesión, vamos a hacer que nazca un proyecto nuevo’, ¿qué paso con esa herramienta poderosa de TVES? Y tenemos que preguntarnos qué pasó con VTV, que se nos ha quedado esclerotizada con los viejos formatos de programas de debates viejos que no conmueven, no promueven, no invitan a pesar en los magníficos contenidos, a pesar de que se dicen cosas valiosísimas”, cuestionó el filósofo.

GUERRA DE AMPLIO ESPECTRO

Por su parte, el sociólogo venezolano Javier Biardeau expresó que la recolonización imperial de la derecha contemporánea debe analizare considerando una amplitud de factores no de manera separada, sino en conjunto, de manera integrada, como corresponde a una “guerra de amplio espectro” que involucra dimensiones diferentes como la penetración ideología, el sabotaje económico, la presión diplomática y muchas otras.

En segundo término, Biardeau expuso el peligro de desplegar la Revolución Bolivariana con una visión “extremadamente electoralista y aldeana”. Para argumentar su punto de vista el intelectual citó las declaraciones que dio en una oportunidad Hugo Chávez a José Vicente Rangel.

“Si me preguntas, me juego el destino de la Revolución en la organización y movilización popular, en la unidad del pueblo, en las fuerza revolucionarias, en la unidad cívico-militar, en la conciencia de hacia dónde vamos en la ideología. Las elecciones serán un evento más, pero no creo que ahí se determina el destino de la Revolución Bolivariana”, citó Biardeau.

En este mismo orden de ideas citó una frase casi desconocida que siguió a la sentencia de Fidel Castro cuando dijo que uno de los principales errores de la Revolución Cubana fue pensar que alguien sabía cómo se hacía el socialismo.
Fidel Castro, aclaró Biardeau, también dijo, hablando del caso cubano, “este país puede autodestruirse por sí mismo, esta Revolución puede destruirse. Los que no la pueden destruir hoy son ellos (el imperialismo) nosotros sí podemos destruirla y sería culpa nuestra”, evocó el sociólogo.