viernes, septiembre 23, 2016

Plebiscito en Colombia: “Sería catastrófico que triunfara el No“



Un espíritu de cambio se genera en Colombia de cara al pelibiscito sobre el proceso de paz. “Yo le pregunto a los que dicen no al acuerdo si van a llevar a sus hijos a la guerra“, dijo el abogado Luis Guillermo Pérez.

“Sería catastrófico para Colombia que triunfara el ‘No’. ¿Quién de la comunidad internacional entendería que el pueblo colombiano decidió rechazar un acuerdo que pone fin a más de medio siglo de violencia?“, pregunta el abogado Luis Guillermo Pérez, presidente del colectivo de abogados José Alvear Restrepo.

Luis Guillermo Pérez participó en un conversatorio en el Instituto Cervantes de Berlín sobre el acuerdo de paz, y posteriormente habló con periodistas sobre la atmósfera que se vive en Colombia de cara al pleibiscito del próximo 2 de octubre, así como los desafíos en la implementación de los acuerdos de La Habana.

Más de 34 millones de personas están convocadas a votar en un referéndum que mide fuerzas entre el oficialismo representado por el presidente Juan Manuel Santos y la oposición encabezada por el ex mandatario Álvaro Uribe, acérrimo opositor al proceso de paz. En las últimas encuestas el ‘Sí’, ganaba terreno, situándose en alrededor del 65%, mientras que el ‘No’ retrocedía y se situaba en 28,1%.

¿Cuántos millones de víctimas más?

“Colombia tiene más de 8,3 millones de víctimas del conflicto armado registradas desde enero de 1985. Si ya tenemos inmensas dificultades para reparar a esas víctimas, de no terminar la guerra vamos a seguir produciendo víctimas. En 50 años tendremos 8 millones de víctimas más. Hay que terminar esta guerra. Yo le pregunto a los que dicen no al acuerdo si van a llevar a sus hijos a la guerra. Yo a los míos no los quiero llevar. Ni tampoco quiero que lo hagan los hijos de mis hijos. Yo quiero que haya paz en Colombia“, afirma el abogado.

Los que rechazan los acuerdos consideran que estos otorgan impunidad a los cabecillas de las FARC, lo que para Luis Guillermo Pérez refleja una incomprensión de la naturaleza de la negociación. “No entienden que estos hombres negocien más de 50 años de guerra a cambio de hacer política en democracia“. El abogado sostiene que el otorgarles la posibilidad de participar en elecciones ayuda a abrir el espectro ideológico y político en Colombia, que se ha cerrado a través del exterminio.

El abogado recuerda que a los comandantes de la guerrilla, así como los miembros del Ejército y de la policía, se les aplicará el acuerdo en relación con los crímenes que hayan cometido, y tienen que asumir cuatro compromisos. “Decir la verdad plena, contribuír a reparar a las víctimas, otorgar garantías de no repetición y asumir una sanción de naturaleza judicial, en donde se les impondrá un sistema de ‘justicia restaurativa’, que de no cumplir, se les puede convertir en una pena efectiva de cárcel“.

Resolución de Naciones Unidas

El abogado considera que en el caso de que triunfe un No, la red de abogados Alvear Restrepo ha pedido al Gobierno colombiano, a Naciones Unidas y a las FARC la posibilidad de que haya una resolución del Consejo de seguridad de la ONU con fundamento en el capítulo Sexto de la Carta Magna que permita al Estado colombiano asegurar la paz regional.“El conflicto armado en Colombia ha tenido un profundo impacto en los países vecinos, por lo que esta opción, aunque no es la que otorga legitimidad al acuerdo, le daría una fuerza jurídica, política e institucional“.

La formación política que surja de las FARC tendrá garantizada una representación mínima de cinco escaños en la Cámara de representantes y otros cinco en el Senado, en las dos primeras elecciones a las que se presenten a partir de 2018.

“Frente a otros procesos de diálogo de terminación de conflictos armados internos se han entregado muchísimos más curules que los que las FARC han obtenido en esta negociación. Es justamente para garantizar que ellos que no están acostumbrados a hacer política en democracia, puedan construir una fuerza política con un respaldo estatal y de la sociedad y ver si toda esa vocación política por la que han hecho la guerra durante tanto tiempo tiene algún tipo de respaldo popular; eso es lo que está en juego en la democracia, ellos van a ir a las urnas“.

El abogado estima que la sociedad colombiana necesitará dos o tres décadas para reinventarse como nación tras 50 años de conflicto. “Yo creo que hay un nuevo espíritu que nace con este acuerdo que está tomando mucha fuerza. Cuando una nación siente que se puede levantar de sus cenizas, es posible desarrollarse. Alemania se levantó de sus cenizas y hoy es ejemplo para la humanidad“.