jueves, octubre 27, 2016

BUENAVENTURA: Neoparamilitares intimidan a pobladores de Punta Icaco



Las intimidaciones se han proferido a comerciantes y lancheros en el muelle comunitario no solo para que sigan pagando la extorsión, adicionalmente les han recomendado que deben suspender el contacto con ” los gringos“, refiriéndose a los organismos humanitarios internacionales y a nuestra Comisión de Justicia y Paz “a esta calle, les recomendamos que no lo hagan”.

Intimidaciones, amenazas de integrantes de las estructuras paramilitares se han desatado durante 19 días debido a la decisión de afrocolombianos, un grupo de mujeres vendedoras de alimentos, pequeños y medianos comerciantes de instituir el Espacio Humanitario Punta Icaco.

Los neoparamilitares asentados en Piedras Cantan y Alfonso López se movilizan en motos y armas cortas, ingresando a la calle de Punta Icaco, intimidando a los pobladores y advirtiéndoles que a pesar de declarar la calle como Espacio Humanitario deberán seguir pagando las extorsiones.

Las intimidaciones se han proferido a comerciantes y lancheros en el muelle comunitario no solo para que sigan pagando la extorsión, adicionalmente les han recomendado que deben suspender el contacto con ” los gringos“, refiriéndose a los organismos humanitarios internacionales y a nuestra Comisión de Justicia y Paz “a esta calle, les recomendamos que no lo hagan”.

El pasado 25 de octubre se confirmó que los neoparamilitares “Mono Cocho”, de los llamados “Gaitanistas” manifestó que la policía de Buenaventura les dio la información del lugar en dónde se encuentran la lideresa Doris Valenzuela.

Entre el 8 y 20 de septiembre, Doris fue blanco de seguimientos por hombres armados y motorizados.

El 8 de septiembre cerca de las 8:30 a.m. a la altura del Hospital del Sur, en Armenia, Quindío, dos sujetos movilizados en una motocicleta marca Eco, color negra y sin placa, siguieron a la afrodescendiente Doris, durante cinco minutos después que abordara el vehículo asignado por la UNP.

De acuerdo con el escolta de la UNP, el individuo que estaba en la parrilla de la moto sacó un arma calibre 38 y se acercaron a la puerta del lado del conductor. Luego de algunas maniobras el escolta logró evadir a los armados.

Doce días después, el martes 20 de septiembre en la misma ciudad en donde Doris y su familia se encuentra desplazada, a eso de las 11:50 a.m., en el Kilómetro 1 de la vía que conduce hacia el barrio Patria, durante cuatro minutos fue seguida por motorizados. El escolta logró evadir a los motorizados, luego de intentar hacer uso de su arma de dotación en reacción a que uno de los motorizados sacó su arma de fuego de corto alcance.

La ausencia de respuesta policial eficaz en Buenaventura ha posibilitado una práctica de control social extorsivo en Punta Icaco. Las complicidades enunciadas desde la cárcel por un neoparamilitar que sostiene que conoce la ubicación de Doris Valenzuela y su familia por fuentes policiales es grave y debe investigarse con rapidez.

Bogotá, D.C. 26 de octubre de 2016
Comisión Intereclesial de Justicia y Paz