jueves, octubre 27, 2016

Universidad del Tolima hoy: ¿verdadera transición o más de lo mismo?



La Junta Directiva de la Asociación Sindical de Profesores Universitarios, ASPU-seccional Tolima, después de realizar una detenida evaluación de la situación actual de la Universidad del Tolima y del periodo de 60 días de la encargatura del Rector Omar Mejía, emite el siguiente comunicado a la comunidad en general:

1.  Recordamos que el principal objetivo por el que se nombró encargado al Rector Omar Mejía, es la estabilización financiera de la universidad; sin embargo, a la fecha no ha logrado avances significativos; y en lugar de reducir los costos fijos, ha aumentado la alta burocracia en la institución. Al rector le quedan ya menos de 10 meses de gobierno y no ha presentado ningún plan de ajuste financiero que viabilice la universidad en materia económica.

2.  Juzgamos que, ante la no evidencia de cambios significativos en el rumbo de la administración de la Universidad del Tolima, el rector (e) Omar Albeiro Mejía y su equipo de gobierno no muestran un distanciamiento o diferenciación de las administraciones anteriores; por el contrario, continúan en la lógica de acrecentar el nombramiento de alta burocracia, copar los cargos vacantes y hacer “enroques” de personal en mandos medios, sin tener en cuenta el talento, la formación y el perfil ético necesario para estos puestos; estas prácticas demuestran que aún no se asumen de modo categórico las transformaciones que se requieren para enrumbar el Alma Máter de los tolimenses hacia su estabilidad.

3. El panorama financiero continúa sin esclarecerse: no se han logrado consolidar las cifras reales de déficit, se aumenta la zozobra sobre pagos de salarios del 2016 (aún se adeuda la prima de mitad de año), se ha retrasado el desembolso a docentes catedráticos y se sigue insistiendo en el endeudamiento con la banca, sin realizar los ajustes de gastos necesarios para garantizar la sostenibilidad financiera a largo plazo.

4. Pasado este tiempo de encargatura, todavía no se visualizan propuestas concretas y viables para la estabilización financiera de la UT, la recuperación académica y el mejoramiento del clima institucional; se arguye, más bien, que se debe esperar la elaboración de una reforma a largo plazo, desconociendo que cada día que la UT pasa sin que se reforme, el déficit crece de manera alarmante.

5. Aumenta el clima de ingobernabilidad debido a que la Administración actual desconoce las propuestas de la comunidad y le apuesta a la consolidación de un “nuevo grupo de poder” que tarda en entender las lógicas y las necesidades de la UT. Las decisiones, del Rector Omar Mejía y su equipo, continúan la laceración de la vida académica, cultural e investigativa y se mantiene en la lógica de fortalecer el aparato administrativo, mientras se niega la participación en eventos académicos, el apoyo suficiente a las distintas actividades culturales y la autorización de comisiones de estudio, entre otros aspectos que retrasan el retorno a la normalidad académica. 
6.  Exigimos claridad respecto a la contratación de catedráticos, debido a que en la actualidad solo tienen compromisos laborales (resolución de nombramiento) hasta el 31 de octubre del 2016, lo que genera una total inseguridad sobre la finalización del semestre académico vigente.

Dado todo lo anterior, llamamos al actual Rector a sumarse colectivamente a la recuperación de la comunidad académica, a fortalecer la participación en la toma de decisiones y a cumplir con el mandato que el Consejo Superior determinó para su año de encargatura.

Así mismo, reiteramos la exigencia a la Gobernación del Tolima que asuma el pago de la deuda histórica que tiene con la principal institución de formación superior del departamento y que, sin dilaciones y “leguleyadas”, nos informe la manera en que se empezará a cancelar estos dineros. 

Recordamos que en el marco de la huelga de hambre triestamentaria se elaboró un pliego de peticiones que sigue sin cumplirse en muchos de sus puntos; por lo tanto, nos convocamos a exigir soluciones reales a la crisis de la Universidad del Tolima; y a fortalecer la participación activa en el marco de la Asamblea Universitaria.

ASPU reitera su autonomía en su propuesta por la defensa de la Universidad Pública y en particular de la Universidad del Tolima. Siempre estaremos dispuestos al diálogo, a la concertación, a la búsqueda del bien común por la defensa de lo público, pero sin vacilación estaremos prestos a la denuncia y la veeduría, ya que el momento actual de crisis de la Universidad requiere transparencia, dedicación y compromisos reales para enrumbar nuestra Institución hacia su estabilidad y su fortalecimiento.

Junta Directiva ASPU-Tolima