sábado, noviembre 26, 2016

Fallece Fidel Castro: hombre-época



Falleció Fidel… Una personalidad que no puede ser definida en pocas palabras. Ni en muchas. Solo de una forma infinitamente larga porque el punto final nunca será puesto. Llevaba mucho tiempo haciendo historia y en ella se quedará para siempre.

Por desgracia, el veredicto definitivo se dicta al final de la historia y, sin duda, este tiempo llegará… ¡Cuántas veces lo intentaron matar! ¡Cuántas veces lo dieron por muerto! En EE.UU., el principal enemigo ideológico de Cuba,  cambiaron 11 presidentes durante el gobierno de Castro.

Para EE.UU. la eliminación física de Fidel Castro fue casi el objetivo político principal, una especie, se podría decir, de cuestión de honor... si a esto se le puede llamar honor. Pero hace tiempo que se murió el presidente norteamericano Eisenhower, el “autor intelectual” de 38 de los intentos de asesinato contra Castro. Hace varias décadas que murió Kennedy. Le siguieron Johnson y Nixon. Y en paz descansa desde 2004 Ronald Reagan, la persona que ganó la Guerra Fría y que no pudo doblegar a la Cuba liderada por Fidel.

El apasionado revolucionario sobrevivió incluso a su aliado más cercano, la URSS, donde Castro, poseedor del título honorífico de Héroe de la Unión Soviética, fue sin duda una persona tanto o más popular que los mandatarios de este país.

Seguidor de las ideas de Marx, Lenin y Jesucristo, Fidel conocía tan bien la Biblia como el Manifiesto Comunista, con la misma minuciosidad. ¿Pudo conciliar ambos textos? La respuesta sigue pendiente, pero resulta muy poco probable que Jesucristo soñara con la oligarquía, con Estados monstruosamente injustos, con la miseria de unos y la exorbitante riqueza de otros…

Fidel Castro ha sido el ejemplo de que se puede sobrevivir estando rodeado de enemigos y sin traicionar los ideales propios ni los de tu país.

Bajo el gobierno de Castro, Cuba ha logrado impresionantes avances económicos y sociales, especialmente visibles en la educación y la salud pública, áreas en las que representa un modelo para los países en desarrollo (y no solo).

De idealista a político

Su ideología de izquierdas le llevó a participar en actividades revolucionarias desde muy joven, como la sublevación contra la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo en Santo Domingo (1947).

Procedente de una familia rica y jurista de profesión (se graduó en la Universidad de La Habana), Fidel Castro defendía gratuitamente a los pobres en los tribunales. En 1953 lideró un levantamiento armado (el asalto al Cuartel Moncada en Santiago de Cuba) contra la dictadura del general Batista.

El fracaso militar del ataque se saldó en un triunfo político durante el juicio subsiguiente, en el cual Castro se defendió a sí mismo y aprovechó para pronunciar un extenso alegato político ("La historia me absolverá"). Condenado a 15 años y amnistiado en 1955, emigró a México, donde organizó un destacamento revolucionario para continuar la lucha contra la dictadura. Al darse cuenta de que su lucha tendría pocas posibilidades de triunfar en un medio urbano, apostó por crear una guerrilla rural en la zona más apartada y montañosa del país: la sierra Maestra, en el este de Cuba.

Desembarcó allí a finales de 1956 con un contingente de solo 80 hombres a bordo del yate Granma. Entre ellos se encontraba Camilo Cienfuegos, su hermano Raúl y el médico argentino Ernesto 'Che' Guevara, a quien había conocido en México. El destacamento pronto sufrió graves bajas y se redujo a 12 personas.

12 hombres contra todo un ejército regular de 30.000 efectivos… Así comenzó una guerra de guerrillas que poco a poco se convirtió en una lucha del pueblo contra la dictadura y terminó con la victoria de la Revolución Cubana en 1959. Los cubanos estaban exultantes de alegría. La noche del primero de enero Batista huyó.

Fiel a sus promesas, en seguida empezó a hacer realidad sus proyectos de transformación del país. El más importante de todos fue la reforma agraria, que expropió las grandes haciendas para dar medios de vida a los campesinos pobres (1959) y en seguida llegó la nacionalización de los bienes de compañías norteamericanas en la isla (1960). Pero las medidas pronto tuvieron represalias. El 15 de abril 1961 ocho aviones de la Fuerza Aérea estadounidense bombardearon La Habana. Al día siguiente, durante el funeral de las víctimas del ataque Fidel Castro proclamó el carácter marxista-leninista de la Revolución Cubana.

En la madrugada del 17 de abril en la bahía de Cochinos desembarcaron cerca de 1.500 exiliados cubanos de la denominada 'Brigada 2506' (pagados, armados y preparados por la CIA). El ejército revolucionario derrotó a los “gusanos”.

En Cuba empezó una nueva época. Su símbolo y su leyenda, su romance y su conciencia, su coraje y su dignidad fue y seguirá siendo Fidel Castro.