miércoles, noviembre 16, 2016

Movimiento Ríos Vivos realiza gira de incidencia exigiendo soluciones al impacto de Hidroituango



Del 15 al 18 de noviembre realizan una gira de incidencia en Bogotá exigiendo soluciones al impacto de la construcción de la hidroeléctrica Hidroituango en su territorio.

Desde hoy y hasta el viernes 18 de noviembre, el Movimiento Ríos Vivos, Antioquia, realiza una gira de incidencia en Bogotá, para denunciar ante la opinión pública, organizaciones y autoridades, los impactos de la construcción de la hidroeléctrica ‘Hidroituango’ y exigir soluciones de las autoridades ambientales y de derechos humanos. La actividad principal de campesinas y campesinos de la zona es el barequeo que se ha visto afectado por la construcción de la represa ejecutada por Empresas Públicas de Medellín, EPM e Hidroituango S.A. E.S.P.

El Movimiento Ríos Vivos integrado por 14 asociaciones de campesinas y campesinos afectados, denuncian que para el desarrollo de esta megaobra, han talado indiscriminadamente más de 4.000 hectáreas de bosque seco tropical -especialmente protegido por tratados internacionales y normatividad interna-, en la región del cañón del río Cauca, del departamento de Antioquia.

La hidroeléctrica Hidroituango proyecta la generación de 2.400 MW. Inició su construcción en el año 2009 y está en un porcentaje de ejecución del 30% aproximadamente. Dentro de las obras de adecuación está la construcción de un muro de 225 metros, el cual creará un embalse cuya extensión alcanzará 79 kilómetros a lo largo de Cañón del Río Cauca.

Ante un panorama de sistémicas violaciones a los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales, así como los civiles y políticos a raíz de este megaproyecto hidroeléctrico, el más grande que se adelanta en la actualidad en Colombia, las comunidades aledañas al cañón del río Cauca, en el norte y occidente antioqueño, han decidido organizarse y exigir sus derechos al trabajo y a un ambiente sano.

Esta gira en la que participan líderes campesinos de Ituango, Toledo, San Andrés de Cuerquía, Valdivia, Briceño, Yarumal, Peque, Sabanalarga, Caucasia con el acompañamiento del Colectivo de Abogados “José Alvear Restrepo” busca elevar exigencias ante cada una de las entidades competentes: Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible – MADS, la Agencia Nacional de Licencias Ambientales – ANLA, la Oficina de las Naciones Unidas contra la droga y el delito, el Servicio de las Naciones Unidas para la Acción contra Minas Antipersonal, el Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Von Humboldt, la Defensoría del Pueblo o la Unidad de Atención y Reparación Integral a las Víctimas.

La gira culminará el día 18 con la realización de una Audiencia en el Congreso de la República sobre los efectos negativos que genera la declaratoria de “utilidad pública” de megaproyectos hidroeléctricos que afectan de manera grave, irreparable e irreversible tanto a comunidades como a ecosistemas.

Durante la audiencia, las comunidades expondrán por qué ‘Hidroituango’ representa un grave riesgo para la vida y el agua del norte de Antioquia y visibilizarán la realidad que viven las comunidades afectadas. También denunciarán el uso privado que se ha dado a la figura de “utilidad pública” que no reconoce las prácticas ancestrales y culturales como el barequeo y mucho menos los derechos de las comunidades que han sido desalojadas de sus playas, ríos y veredas, desconociendo que el barequeo también ha sido declarado de utilidad pública e interés social, y superponiendo intereses macroeconómicos a los de los derechos de las personas afectadas.

En la tarde del viernes 18 se realizará un conversatorio en las instalaciones del Colectivo de Abogados “José Alvear Restrepo” para dar a conocer organizaciones sociales y a la opinión pública el proceso de resistencia y exigibilidad del Movimiento Ríos Vivos, Antioquia frente al megaproyecto Hidroituango.

El espíritu de resistencia y de dignidad es lo que mantiene cada vez más vivas y fuertes las capacidades de exigencia de los derechos de las comunidades afectadas, el temple que caracteriza a barequeros y barequeras, pescadores y pescadoras que protegen el cañón del río Cauca es el alimento que les hace sacar fuerzas para mantener viva su consigna: ¡Ríos vivos, pueblos libres!