miércoles, noviembre 16, 2016

Negociación ELN-Gobierno, lo que no se puede permitir



|Por Libardo Sánchez Gómez|

El  Ejército de liberación Nacional ELN ha dejado en claro que será la sociedad quien delineará los acuerdos, que podrán determinar el fin de su  alzamiento en armas o, por el contrario, obligarlos a continuar su lucha hasta “vencer o morir”. 

Para facilitar el análisis de lo que será la participación ciudadana en las negociaciones hay que tratar de desenmarañar la enrevesada madeja de la sociedad colombiana; más allá de la clásica diferenciación marxista y, aún, Weberiana,  ricos, medio ricos, pobres y paupérrimos, es preciso  aclarar  que dentro de una misma clase social existen varios subgrupos. Pero la  expresión política se traslapa de una clase a otra, por ejemplo, los pobres y paupérrimos, por lo general, están en sintonía con las clases poderosas. En cuanto a las clases hegemónicas, aunque desprecian a las demás, buscan tenerlas de su lado. En primer lugar se pueden mencionar los sectores fascistas, representando la economía atrasada de corte feudal, allí se inscribe la oligarquía terrateniente. A esta se suman los empresarios agrícolas, principalmente el capital corporativo transnacional y colonialista; son aportantes de recursos para mantener los ejércitos mercenarios paramilitares, mejor conocidos como “autodefensas”, hoy BACRIM,  bautizadas así por su fundador el extraditable No. 82 y ex presidente Álvaro Uribe Vélez. Este sector es el que  cuenta con más  respaldo de sectores pobres sobre todo de los campesinos,   esto es así por múltiples  razones, que escapan a este análisis, pero basta decir que son sectores conservadores,  desinformados, ignorantes (no sólo académicamente sino políticamente, pues se le suman profesionales) es una población emotiva y fácilmente manipulable. Se le ha hecho creer que sus males son debidos a la existencia de las guerrillas. En segundo lugar está  la oligarquía urbana, también, fascistoide, para su existencia cuenta con el respaldo militar del Pentágono a cambio de la entrega de la soberanía nacional  y los recursos naturales.  Este sector burgués económicamente es de corte corporativo y políticamente plutócrata y centralista, realmente es quien maneja  los hilos del poder, claramente define al mandatario de turno. Existe un tercer grupo poblacional que actúa como un hijo y aliado de la anterior,   que se expresa como pequeña burguesía, pero  de “izquierda”. Es el más variopinto de los grupos sociales, arropa intelectuales, académicos y chicos de la aristocracia, a veces, declarados en rebelión contra su clase;  dada su  esencia de personas “pudientes”  no quieren que nada cambie. También hacen parte de la pequeña burguesía  de izquierda, con algo de conciencia de clase, ciertos líderes obreros y otros descendientes de  viejos militantes revolucionarios; hacen oposición, pero, tampoco, quieren cambiar el modelo capitalista, pues les permite llevar un modo de vida confortable. Fuera de la pequeña burguesía de izquierda electorera, calculadora y “vividora”, existen algunos sectores progresistas  honestos, que anhelan el capitalismo con rostro humano, pero que no se atreven a ir más allá  debido a su debilidad intelectual y conceptual,  se quedaron con el discurso que les vendió  la burguesía acerca de que el socialismo fracasó y que la lucha de clases no existe. No leen a Marx ni materialismo dialéctico ni histórico,  pero  no creen en Marx y menos en el socialismo científico. Y, finalmente, se puede mencionar un sector   revolucionario, con educación política y alta conciencia de clase, que lucha por la construcción de la nueva sociedad, que vaya más allá de cualquier expresión del capital, y que cree que para lograrlo hay  que desbancar  a la oligarquía mediante la combinación de todas las formas de lucha. Con esta diversidad social deberá lidiar ELN, en su leal saber y entender escuchará y escogerá  las opiniones que considere más adecuadas a sus intereses y a la sociedad que quiera ser representada por el grupo insurgente. Las FARC escucharon a quienes creyeron que eran sus amigos, los “pazólogos”  en el interior y en el exterior gobiernos a quienes la situación social de Colombia les importa un pepino,  amigos  que por conveniencia propia  les llevaron a una ignominiosa   desaparición.  Y de verdad da tristeza su desabrido final, derrotados y dispuestos aceptar cualquier condición, así sea  la horca, con tal de regresar a la “legalidad”. Y, al final del final, quienes, con el mentiroso cuento de ampliar consensos, terminaron dictando los acuerdos FARC-Gobierno   fueron los sectores más fachistas de la sociedad encabezados por el “Señor de las Sombras” Álvaro Uribe Vélez, el retrasado mental ex presidente   Andrés Pastrana, la harpía ex ministra Marta Lucía Ramírez y el retrógrado ex procurador  Alejandro Ordoñez.  

Los acuerdos FARC-Gobierno en adelante dificultarán el accionar de las organizaciones sociales principalmente de las agrarias y de las mismas negociaciones ELN-Gobierno, pues blindaron las posibilidades de llevar a cabo reales transformaciones sociales, sobre todo las referentes con la democratización del campo, por un lado con la Ley ZIDRES  se asegura la concentración y extranjerización de la tierra  y, por otro lado, acaban con la Ley de Reservas Campesinas, pues ya no habrá más ampliación de estas.  Políticamente  las FARC se exponen a un desastre, dichos acuerdos los dejan por fuera de la arena política,  ¿con lo mostrado y acordado en La Habana,   será que alguien podrá    creerles  y apoyarles? Y sin una continua   “gabela” de curules a dedo difícilmente accederán al Congreso. Lo más probable es que la cúpula insurgente se entremezcle en los diversos movimientos políticos, muchos de ellos en las toldas del “gran colombiano” Álvaro Uribe. Su desaparición física, también, está a la vuelta de la esquina, pues se acordó no tocar tamaño, estructura y orientación, de las fuerzas militares, a  quienes se les perdonarán sus crímenes atroces declarándoles, en palabras del presidente Santos, “nuestros héroes”; por principio los ex guerrilleros  serán considerados elementos peligrosos para la “seguridad nacional”, peligro que deberá ser eliminado.  Lo incomprensible de todo este enredo en que se convirtió la negociación, que sí que no,   es que la mayoría de las bases guerrilleras, sabiendo lo que les espera, se hayan “pre concentrado” junto a los micos aulladores y araguatos lejos de los humanos a esperar el triste final.   La cúpula guerrillera es tan falta de Norte  que en vez de entregar los recursos a quienes quedan en la selva defendiendo sus ideales, traicionados para muchos, los entregarán al Estado, para reparar supuestas víctimas, ¿acaso no estaban en guerra? En cualquier parte del mundo se toman como “daños y /o efectos colaterales”.

Si bien se tiene claro que el salto cualitativo del modo de producción capitalista  al modelo socialista, único posible para salvar la civilización humana,  no es factible  mediante un pacto, sí se deberán discutir los modos y los medios, para limitar los privilegios de las castas dominantes de tal manera  que permitan que más gente tenga   reales oportunidades de acceso a la educación, salud y seguridad social e, incluso, al manejo del Estado, asuntos que no ha permitido la oligarquía desde la independencia del imperio español. Simplemente pasamos de colonia española a neocolonia gringa. De no lograrse durante las negociaciones con el ELN sentar las bases para una real paz con justicia social, que no fue posible con las FARC,  será pura ilusión que, una vez desarmada la insurgencia, se pueda iniciar la era de transformaciones aplazadas. 

Para el Régimen cualquier medida que contemple algo de bienestar para la  clase  popular se constituye en una línea roja, que aleja cualquier posibilidad de  discutir en la mesa de negociación las soluciones a favor del común. La “sociedad civil”, más que el ELN,  será quien deberá no sólo establecer las líneas rojas a favor del pueblo sino borrar las fatídicas líneas de la oligarquía. Antes que nada  se deberá tener en cuenta que se negocia entre contendientes no vencidos en batalla y en medio de la guerra, por tanto el Régimen deberá dejar de exigir acciones unilaterales de la contraparte. También, habrá que dejar de lado la discusión sobre la incorporación de los acuerdos, el Gobierno verá cómo lo hace; el ELN no tiene porqué desgastarse pensando en plebiscitos, cabildos o Constituyentes, dadas las circunstancias de hegemonía y manipulación por parte de la oligarquía ya se sabe quién sale triunfando, ahí está el espejo de las FARC. Tampoco las negociaciones se pueden enredar en el tipo de justicia que se puede aplicar a los reinsertados, en cualquier parte del mundo cuando se negocia la terminación de un conflicto interno, para ejercer la actividad política sin armas, a nadie se le ocurre pensar que los rebeldes deban pagar cárcel o cualquier tipo de acción punitiva, eso sólo lo permitieron las FARC.  Y si la Corte Penal Internacional es un estorbo, pues al diablo con ella, ¿acaso los gringos, amos directos de la oligarquía, la acatan? 

Habrá que borrar muchos  aspectos de lo acordado con las FARC, como lo referente a las fuerzas militares, básicamente en lo atinente a la venenosa doctrina, que los condiciona hacia la eliminación de la oposición revolucionaria. Y si durante las negociaciones se asesina o atenta contra cualquier líder social se tendrá que hacer un paréntesis en las discusiones hasta tanto no se detenga a los responsables. Se tendrá que borrar la Ley ZIDRES, eso deberá quedar consignado en los acuerdos, y la plena aplicación de la Ley 160 de 1964 sobre las Zonas de Reserva Campesinas. Se deberán borrar los TLCs  con EEUU, que el nuevo presidente quiere eliminar, y con la Unión Europea. Cómo aceptar que nuestros campesinos no puedan sembrar sus propias semillas so pena de ir a la cárcel. 

Se tendrá que hablar de educación y  democratización de las comunicaciones,  pero algo fundamental que, prioritariamente, tendrá que revisarse es el canceroso sistema de salud y seguridad social actual, no más EPS ni AFP. Con las EPS y AFP se demostró que la salud en manos particulares no es más que un  floreciente negocio de la muerte. Si en los acuerdos no se logra, al menos,  que sea El Estado quien administra directamente la salud y seguridad social nada se habrá logrado con la desaparición de los actuales y principales actores rebeldes, la emancipación quedará pospuesta.