lunes, diciembre 05, 2016

Carta abierta al señor gobernador del Tolima doctor Oscar Barreto



Señor Gobernador:

Tristemente he tenido conocimiento que no acepta usted que Planadas y Villarrica, donde yo nací hace 72 años, hayan sido priorizados para afianzar la paz que clamamos desde hace muchas décadas los campesinos tolimenses. Tal vez no sepa o no quiera saber acerca de las Guerras Campesinas de Villarrica.

Allá nació el primer frente guerrillero de las Farc hace mas de 60 años, episodio triste que los gobiernos departamental y municipal de todas las épocas han tratado de minimizar para evitar la vergüenza que carcome sus espaldas y que ya ni siquiera mencionan los guerrilleros de hoy. Allá el gobierno de la época se ensaño miserablemente contra unos campesinos indefensos para defender los vándalos de las élites cafeteras, los mismos que hoy, con otras, usted pretende defender enarbolando el estandarte de la civilidad. Villarrica hoy les reclama, eminente señor, como máxima autoridad del departamento del Tolima, el resarcimiento a los campesinos que un día tuvieron que enmotarse para defender su vida y sus parcelas.

Es la oportunidad señor Barreto le llevarle a Villarrica la paz con justicia social que un día le negaron a nuestros padres y hermanos y que hoy sigue atrincherada en los despachos de la corrupción y el despilfarro. Es la oportunidad de descolonizar la conciencia de los villarricences atrapada en las mentiras de los representantes de los partidos que una vez ensangrentaron sus veredas. Es hora de indemnizar a Villarrica con recursos billonarios y no puede usted señor atravesársele a la paz y la prosperidad que otros le negaron. De no ser así, permítame manifestarle que solo pasaría a la historia, usted Dr. Barreto como un verdugo más de los campesinos tolimenses.

Atentamente, 

Edison Peralta González*
C.C. No. 2.373.657

P.D. Desafortunadamente el gobernador  del Tolima pareciera haberse salido con las suyas. Villarrica ha sido excluida como zona veredal para la reintegración de la insurgencia que condenará a nuestros campesinos a otros cien años de miserias y desgracias con el beneplácito de los “niños bien” hijos de  las castas politiqueras que un día mancillaron nuestro territorio y despojaron de sus parcelas a millares de nuestros padres y abuelos. Esta vez la historia no lo absolverá señor Barreto como tampoco absolvió en  1955 al  Gobernador de la época que se negó a negociar un pliego de peticiones con los Cuindes que solo exigían “tierra libre, pan barato, abrigo bueno y techo decente”.

(*) Un hijo expósito de las Guerras de Villarrica nacido en la vereda La Manzanita.