jueves, diciembre 15, 2016

Impromtus Ad Mortem banda invitada al lanzamiento de la Edición N° 27 de la Revista El Salmón



“La música constituye una revelación más alta que ninguna filosofía”.
Ludwig van Beethoven




Es la constancia una virtud cuando es abrazada a un talento expresado con pasión. La agrupación después de 13 años, sigue en escenarios y componiendo, con la formación original casi intacta y nuevas manos construyendo su sonoridad y camino; se encuentra en un renacer constante, así como su último álbum. Impromtus, aferrados a su construcción estética, demuestran que siguen ganando seguidores. Su música y sus letras trascienden en los oídos; pues la poesía, el ser humano, la muerte, ejes del discurso dialectico de sus conceptos unidos a un sonido sombrío, melancólico, pero a la vez enérgico y pasional inspiran.

La agrupación trabaja bajo un sonido que aunque lleva muchos años en la escena mundial, sigue vigente, así como el nuevo auge de la música clásica dentro de nuevos círculos, en generaciones que se creía ya no prestarían sus oídos a sonidos que tienen influencias de más de un siglo. El metal es muy poderoso, tiene la particularidad de adaptarse muy bien a otras músicas pero dando el toque contemporáneo, la agresividad y expresión que no se permitía en otras épocas, permitiendo cierta trasgresión a los valores tradicionales artísticos e innovarlos. La banda supo lograr un sonido con identidad propia desde el primer disco (Infortunio - 2007) lo que le ha logrado una gran apreciación en círculos y medios internacionales. En el 2010 dio a conocer su EP ‘Edén a Luz Centuria’ con la disquera SALUTE RECORDS de Suecia, recibiendo buenos comentarios en ese país como también en Polonia, Francia, Alemania y Canadá.

Esos fuertes contrastes musicales, las voces características del drama, la muerte y la vida, el amor y el odio, instrumentos sinfónicos y guitarras distorsionadas, las constantes dicotomías características del goticismo enmarcan la construcción de un proyecto de vida construido por talentosos músicos que siguen trabajando en una escena musical nacional bastante compleja pero siguen abriéndose campo y creando su propia historia. Ese aparente caos, lleno de armonía y voces guturales danzando junto a una soprano, es un oleaje de inspiración, una percepción violenta y en ocasiones ambigua de verdades que van más allá de la música, y trascienden lo que el lenguaje nos permite imprimir. Trabajar artísticamente en un contaminado momento histórico tan saturado de posmodernismo, cuando “el principal objetivo del arte es provocar una reacción emocional en el receptor”, como decía Edgar Allan Poe, es una tarea de arduo trabajo que se ha visto gratificado en la calidez del público en cada presentación.

Regresan en 2016 a escenarios con su gira Renacer, última etapa de difusión de su álbum, participando en sus primeras tres fechas en Ibagué, Líbano y Bogotá. La casa siempre abraza a sus hijos, y la fecha de apertura en Ibagué fue muestra de ello. Dos años sin tocar en su ciudad de origen fue la excusa perfecta para reunirse de nuevo en una noche junto a grandes bandas locales y amigos de la escena local para compartir la música que disfrutan hacer. Líbano los acogió con el festival Disonarte, y la acogida en este bello municipio del Tolima no pudo ser mejor. La fraternidad de los gestores y del público dejo una gran huella para la escena local y para la agrupación que anuncio compartir en un futuro más música en estas tierras.

Bogotá fue la noche con su público más fiel. La escena de la capital, su fría ciudad, la estética y el ánimo general del ciudadano de metrópoli es la perfecta conjunción de elementos del trasfondo y energía del metal gótico. Dark Melodies un gran festival acogió a la agrupación ibaguereña para el cierre del festival junto a varias de las mejores agrupaciones de los géneros melódicos del país, volviendo a compartir tarima con Eternal de Medellín.

Actualmente trabajan en nuevas fechas en Cali, Medellín, Manizales, Bogotá y una posible gira por la costa atlántica. A su vez están en fase de pre-producción de su nuevo disco de larga duración, que verá la luz en el 2017, completando con éste su tercer disco. Ha sido un año de trabajo componiendo, haciendo arreglos, explorando efectos y matices característicos de la banda pero siempre explorando nuevas cosas llevando siempre consigo la poesía y las metáforas como elementos reflexivos del ser y su sentir ante un oscuro mundo. Impromtus Ad Mortem seguirá siendo por siempre, magia y pasión.