martes, enero 03, 2017

Ante intransigencia del director de la cárcel de Picaleña continua huelga de hambre



|Por Nelson Lombana Silva|

Ante intransigencia del director de la penitenciaría de Picaleña de la ciudad de Ibagué (Tolima), los detenidos reanudarían la huelga de hambre mañana, según se pudo establecer.

Los delegados de los nueve patios se reunieron ayer con el teniente coronel, Jairo Enrique Páez Durán, con la compañía de miembros de derechos humanos, con el fin de protocolizar el acuerdo, pero no fue posible. El funcionario utilizando palabras desobligantes se habría ido lanza en ristre contra los representantes de los huelguistas ratificando las medidas objeto de la protesta. En esas condiciones, los internos de este centro carcelario no les quedan otra alternativa que reanudar la protesta el jueves a partir de las siete de la mañana.

Según se pudo establecer el director de la cárcel Picaleña vendría violando las normas internas de ésta, imponiendo unilateralmente sus propios criterios en desmedro de los intereses de los reclusos.

Los detenidos rechazan la iniciativa de impedir que los visitantes lleven comida cada ocho días. Actividad que a propósito viene limitando de una manera burda y arbitraria. Ya no es lo que el familiar pueda llevar, sino lo que ordene el chafarote.

De igual manera, los presos vienen exigiendo el correcto funcionamiento de los “caspetes”, es decir, las tiendas en las que el detenido compra algo para paliar la poca y mala alimentación que a diario recibe.

También se viene exigiendo la salud. Ir al médico es toda una odisea y adquirir los medicamentos aún peor. Conseguir una cita con el especialista resulta algo extraordinario y cuando se logra difícilmente el recluso tiene acceso a los medicamentos. Al decir de los internos muchos de estos, han llegado cuando ya el paciente hace días e incluso meses que ha muerto.

Se rechaza la iniciativa de comprar en la parte externa del centro carcelario por cuestión de higiene, seguridad y costo.

También se denuncia el hacinamiento y la escasez del agua. Según indicaron detenidos consultados vía telefónica, hay semanas completas en que el preciado líquido no llega.

Los internos denuncian todas estas arbitrariedades que viene tomando el centro carcelario en cabeza del teniente coronel, Jairo Enrique Páez Durán, en su condición de director de este centro reclusorio. Piden la solidaridad de la comunidad nacional e internacional, lo mismo que los organismos defensores de derechos humanos.

El Partido Comunista Local Ibagué, llama a todos los familiares de los presos, hombres y mujeres, a asumir una postura consecuente, llama a organizar un mitin de solidaridad para que se resuelva la protesta a favor de los detenidos, en el menor tiempo posible. Los presos son seres humanos, tienen deberes pero también derechos, los cuales hay que respetar con amplitud y democracia. No a la represión militarista, sí al diálogo y la concertación.