viernes, enero 13, 2017

Asbesto: murió la vecina de Eternit en medio de la lucha por una Colombia libre de asbesto



Ana Cecilia Niño falleció tras un cáncer de pulmón, ocasionado por ser vecina del depósito de asbesto Eternit. Conozca todo sobre el ‘lobby’ que hay detrás del proyecto Colombia Libre de Asbesto”.

A propósito del Proyecto de ley que se ‘hundió’ en la Comisión VII del Senado, en el periodo legislativo pasado, el cual buscaba la prohibición del asbesto en Colombia, por ser un agente cancerígeno según la Organización Mundial de la Salud -OMS-, murió en medio de la lucha Ana Cecilia Niño, una de las víctimas de Eternit, la vecina de la fábrica que demandó a la Nación por no prohibir el material al que estuvo expuesta sin saberlo, y que le causó cáncer.

Ana lideraba el movimiento Colombia Libre de Asbesto, el cual cuenta con el apoyo de la senadora conservadora Nadia Blel Scaff, quien advirtió que por su memoria y la de todas las víctimas no desfallecerá hasta que se prohíba.

Opinionysalud.com conoció que durante 17 años el asbesto se fue instalando de manera silenciosa en el cuerpo de Ana y la carcomió por dentro. Esto sucedió mientras vivió en Sibaté al lado de su familia, allí estuvo expuesta al asbesto o amianto en los lugares de almacenamiento de desechos al aire libre de la planta de Eternit (fábrica de productos en fibrocemento, como tejas) de la que era vecina.

El peligro del asbesto

María Neira, directora del departamento de Salud Pública de la OMS, informó que “hay evidencia científica de que cualquier tipo de asbesto es cancerígeno”. Según los cálculos más recientes de la Organización, la exposición laboral causa más de 107.000 muertes anuales por cáncer de pulmón relacionado con el asbesto, mesotelioma y asbestosis.

Aunque al menos 50 países han prohibido el uso del asbesto en todas sus presentaciones, en Colombia aún se permite la utilización de la fibra en una presentación conocida como crisotilo.

El material es utilizado en 90% para la elaboración de tejas y fibrocementos y en un porcentaje menor para la producción de pastillas de frenos y textiles. Las compañías autorizadas son: Toptec, de Manizales; Eternit Pacífico, de Cali; Eternit Atlántico, de Barranquilla, y Eternit Colombiana e Incolbest, en Bogotá.

Otros datos revelan que, la ARL Positiva, que tiene todos los trabajadores de la única mina existente en Colombia, en el municipio de Campamento (Antioquia), (5.500 hectáreas que pueden  producir hasta 1.500 toneladas mensuales) han demostrado que siempre que miden los niveles de asbesto en el ambiente, éstos están por encima de lo permitido.

¿Quiénes están detrás del ‘lobby’ del asbesto?

Cómo ya se dijo, pese a que en el Congreso cursaba una iniciativa para prohibir el asbesto en Colombia y remplazarlo por un material que no fuera cancerígeno y que además no afectara la demanda de empleo, esta iniciativa fue bloqueada en el legislativo.

OpiniónySalud.com habló con Guillermo Villamizar, artista político y director de la Fundación Colombia Libre de Asbesto, quien aseguró que esta decisión es fruto del desconocimiento sobre la evidencia científica  de la OMS y el dominante “lobby político” que lidera Ascolfibras y apoyan los sindicatos.

Según Villamizar, los argumentos de los 7 senadores que fallaron en contra del proyecto, Sofía Gaviria, Carlos Enrique Soto, Antonio Correa, Edinson Delgado, Honorio Henríquez, Álvaro Uribe y Mauricio Delgado, “no son válidos porque ni los trabajadores van a perder los empleos ni hay falta de investigación sobre el tema”. En primer lugar, expuso que “del Presidente para abajo el conocimiento sobre la problemática del asbesto es relativamente bajo, de tal manera que aparecen intereses económicos que manipulan la información pública”.

Guillermo Villamizar también comentó sobre los “falsos temores” que la industria del asbesto infunde en relación a los despidos masivos que ocasionaría su prohibición. Ya que, según los antecedentes de países como argentina, al reemplazar este producto por las fibras sustitutas sugeridas por la OMS, la industria no se afectaría porque “simplemente se tecnifica el proceso de producción y no afecta al empleo porque este producto ya tiene un mercado específico y por esta razón no va a desaparecer la necesidad de demanda sobre el mismo”.

En ese sentido, dijo que dicha manipulación está en manos de los miembros de Ascolfibras, en cabeza de su presidente Jorge Hernán Estrada, quienes en su criterio son “personas entrenadas y preparadas para engañar a la opinión pública, puesto que el uso seguro del asbesto no tiene ningún soporte científico internacional”.