lunes, enero 02, 2017

Comienza paro indefinido en cárcel de Picaleña de Ibagué



|Por Nelson Lombana Silva|

Los reclusos de la cárcel Picaleña de la ciudad de Ibagué (Tolima), comenzaron paro indefinido este 2 de enero, contra las arbitrarias medidas que viene tomando el director del centro reclusorio, teniente coronel Jairo Enrique Páez Durán, quien al parecer no solamente viene desconociendo el mismo reglamento interno, sino también los distintos pronunciamientos que vienen haciendo los defensores de derechos humanos.

Con huelga de hambre comenzó a las siete de la mañana la protesta en el bloque 1, es decir, la cárcel antigua. Los 9 patios se han unido para exigir del director del INPEC una política distinta fundamentada en los derechos humanos. Es muy posible que en las próximas horas la cárcel de mediana y alta seguridad, se sumen también a la protesta, según se pudo establecer.

El pliego petitorio de los presos de la cárcel Picaleña está integrado básicamente por cuatro puntos:

1. Derecho al ingreso de alimentos durante la visita. Hay, al parecer, un proyecto leonino encaminado a prohibir el ingreso de comida en el presente año para que el visitante se vea precisado a comprar a precios exagerados el alimento a un particular. Es decir, la profundización de la privatización de la penitenciaría.

2. Normalización de los “caspetes”. Los caspetes son las tiendas en las cuales el interno puede adquirir algunos productos para mitigar en parte la escasa y pésima alimentación. Actualmente al parecer no vienen funcionando debidamente, solo se encuentra allí “comida chatarra” y muy escasa.

3. Atención médica oportuna. El servicio es precario. El interno tiene que hacer toda una odisea para ser escuchado. Muchos han muerto suplicando ser atendidos oportunamente. La entrega de los medicamentos es también un verdadero calvario para las personas que solicitan estos servicios. Muchos medicamentos han llegado cuando ya el paciente ha fallecido.

4. Los presos rechazan la imposición del INPEC de obligarlos a comprar productos a la entrada de la penitenciaría, básicamente por higiene, costo y seguridad.

Estos son los puntos centrales del paro indefinido que ha comenzado con fuerza en este centro carcelario.

El Partido Comunista, Local Ibagué, se solidariza con los presos de la cárcel de Picaleña en su justa protesta, exige de las autoridades del INPEC una pronta solución. De igual manera, formula un llamado a todos los familiares de los reclusos a hacer causa común y solidaria. Hay que evitar la privatización del penal y que se sigan cometiendo las injusticias  de que son objetos hombres y mujeres privados de su libertad.

También hay que destacar y rechazar el hacinamiento y la falta de agua suficiente en este centro carcelario. Los presos vienen durmiendo en los pasillos y los que tienen el “privilegio” de tener celdas deben compartirlas hasta con cuatro personas en pequeños cambuches.

Derechos humanos, del orden nacional e internacional, deben conocer el drama que vienen padeciendo las personas recluidas en la cárcel de Picaleña de la ciudad de Ibagué (Tolima). De igual manera, es urgente un pronunciamiento de la Defensoría regional del Pueblo.