lunes, enero 16, 2017

Manuel Gustavo Chacon, 29 años de impunidad



Ese 15 de enero de 1988, siendo las 10 y 30 de mañana, frente a la plazoleta del antiguo Telecom, mientras Manuel Gustavo caminaba por la calle bajo el fulgurante sol de Barrancabermeja, desde una camioneta de la Armada Nacional y con armas largas del estado colombiano, le dispararon por la espalda, fueron 36 perforaciones en su cuerpo, que acabaron con su vida.

MANUEL GUSTAVO CHACON SARMIENTO

|Por David Ravelo Crespo / Colectivo de Abogados|

Esta majestuosa foto en plena tarima, con la inmensidad al fondo, el cielo cubierto por nubes blancas que reflejan la claridaddel pensamiento de los obreros petroleros, en este caso Manuel Gustavo Chacón dirigente de la U.S.O, con su flauta en plena acción, en una gesta épica de esas jornadas en la década de los ochenta por el derecho a la vida. A su lado, otro destacado dirigente de la Unión Sindical Obrera de la época, Rafael Gómez Serrano, hoy dirigente de la Corporación Reiniciar quien lleva el caso de genocidio político, por el exterminio a sangre y fuego del movimiento político Unión Patriótica, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la O.E.A.

Manuel Gustavo Chacón, el poeta: escribía y declamaba sus poesías en las calles de Barrancabermeja, sobre todo en los paros cívicos, lo hacía en cada barricada. Recuerdo ese gran poema, que como una premonición, desnudó lo que es capaz de hacer el terrorismo de Estado.

"Quiero situarme.
Quiero situarme en los umbrales de la muerte
para saber que siente un mártir
cuando en la congoja de su vida luchadora
penetran en su cuerpo las mordaces y
asesinas balas del silencio."

Manuel Gustavo Chacón, el músico: manejaba la flauta de manera magistral. En cada tarima, en una concentración de obreros, campesinos y popular, o en cada esquina la gente se reunía para deleitarse de los hermosos sonidos de su flauta mágica.

Manuel Gustavo Chacón, el dirigente sindical: como trabajador petrolero se convirtió en dirigente de la Unión Sindical Obrera, refinería, donde jugó unpapel preponderante entre el sindicato de la USO y la población de Barrancabermeja y el magdalena medio. Con su presencia en el sindicato, la U.S.O gano mucho apoyo de la población.

Manuel Gustavo Chacón, el dirigente popular: las movilizaciones de los pobladores de Barrancabermeja y los campesinos del magdalena medio, siempre contaban con su apoyo solidario, era un gran referente de solidaridad y sensibilidad social.

Manuel Gustavo Chacón el padre y esposo: era común verlo por las calles del puerto petrolero, rodeado por su núcleo familiar, su esposa y sus tres hijos, siempre mostrando su gran afecto por ellos. Su familia conocía del gran compromiso de Manuel Gustavo para con la población en general, por ello su esposa María Elisa Uribe de Chacón, al preguntársele por el sacrificio de ese gran líder, manifestó “Lo vivimos no con tristeza, sino con un orgullo inmenso. Él siempre va a estar en nuestras vidas. Realmente no lo asesinaron, a él lo sembraron. Su ejemplo quedo impregnado en esta sociedad para que continuemos con su legado, quería que toda la gente que estaba alrededor de él disfrutara de una vida digna”.

Ese era Manuel Gustavo Chacón Sarmiento, un ser integral, humanista, comprometido profundamente con las transformaciones que necesita Colombia, era un luchador por la paz con justicia social. Un civilista y un artista de tiempo completo.

Ese 15 de enero de 1988, siendo las 10 y 30 de mañana, frente a la plazoleta del antiguo Telecom, mientras Manuel Gustavo caminaba por la calle bajo el fulgurante sol de Barrancabermeja, desde una camioneta de la Armada Nacional y con armas largas del estado colombiano, le dispararon por la espalda, fueron 36 perforaciones en su cuerpo, que acabaron con su vida.

Recuerdo que apenas se conoció la trágica noticia, la gente se levantó de manera espontánea y abarroto las calles de Barrancabermeja. La Coordinadora Popular, organización aglutinante de las organizaciones sindicales, sociales, comunales, religiosas y cívicas, de la que el suscrito era dirigente, en representación del sindicato de trabajadores de la Universidad Cooperativa de Colombia, ante el clamor de la comunidad se convocó a un paro cívico por el derecho a la vida que duro cuatro días con parálisis de la producción. La Unión Sindical Obrera tomo la decisión de apagar la refinería de Barrancabermeja, para mostrarle al gobierno colombiano el repudio por ese crimen irremisible.

Después de realizar las multitudinarias movilizaciones por las calles de Barrancabermeja y levantado el paro cívico, los grupos paramilitares con la sigla M.A.S, sacaron un panfleto amenazando de muerte a los organizadores de la jornada de protesta, entre ellos, Fernando Acuña, Hernando Hernández, Wilson Ferrer, Eva Marín y David Ravelo.

El suboficial de la armada Francisco Pérez, fue condenado a 16 años de cárcel, los demás miembros de la fuerza pública que participaron en este atroz hecho gozan de impunidad total. JAIRO SALAZAR MEDINA, quien fungía como teniente de la armada en Barrancabermeja y jefe inmediato del asesino Francisco Pérez, el juzgado que conoció el caso del asesinato de Manuel Gustavo Chacón, compulso copias para que lo investigaran, pero no pasó nada. Este nefasto personaje Jairo Salazar Medina, según el periódico El Tiempo, el 6 de marzo de 1992 fue destituido de la armada por malos manejos en el fondo rotatorio de esta.

Hay que recordar que para esa época, se descubrió la red 07 de la armada que asesino a más de 100 personas en Barrancabermeja, con recursos secretos de la Armada, es decir plata del estado colombiano, toda esta información la dio un integrante de esta tenebrosa red de la muerte, de nombre Carlos Alberto Vergara.

Jairo Salazar Medina, no podía ocupar ningún cargo en la rama judicial, porque la Ley 170 de 1996 se lo impedía, pero lo nombraron en el C.T.I y fue quien hizo la supuesta investigación en mi contra y me capturo en la oficina de CREDHOS, el 14 de septiembre de 2010. Este oscuro personaje con otro peor, como es WILLIAM GILDARDO PACHECO GRANADOS, quien fungía como fiscal 22, que entre otras cosas tampoco podía ejercer funciones como fiscal, por cuanto el 6 de marzo de 1991, desapareció a un joven en la ciudad de Armenia, cuando era teniente de la policía.

El pecado une a estos tres personajes, Jairo Salazar Medina, William Gildardo Pacheco Granados y Mario Jaimes Mejía alias el panadero, quien me acuso falsamente y el Juzgado 9 del circuito de Bucaramanga lo está juzgando por fraude procesal en concurso con falso testimonio, por que mintió e hizo acusaciones falsas contra Arístides Andrade y David Ravelo.

El costo que han pagado nuestras familiares ha sido muy alto, por ser dirigentes sociales, sindicales, de derechos humanos y de oposición política como el caso de Manuel Gustavo Chacón, con su asesinato privaron a sus hijos y a su señora de este gran ser.

En mi caso, mis hijos, mi señora y mi familia han pagado un precio muy alto, de manera injusta me han separado de ellos, pero sigo perseverando por el legado que nos dejaron todos los sacrificados por las balas que buscan silenciarnos, como escribió en ese gran poema, MANUEL GUSTAVO CHACON SARMIENTO, pero jamás nos silenciaran, porque a Manuel Gustavo, como dijo su esposa María Elisa, no lo asesinaron, lo sembraron en el corazón de los colombianos y su voz se escucha con mayor intensidad en cada rincón de nuestro pueblo.