lunes, marzo 27, 2017

Cajamarca le dijo ¡NO a la minería! en su territorio



|Por: Natalia Martinez / Publimetro|

En un hecho histórico para el país, los habitantes de Cajamarca, municipio de Tolima, salieron a votar masivamente en la consulta popular minera en la que se les pedía se manifestaran a favor o en contra de la realización de proyectos y actividades de explotación minera en su territorio.

A las ocho de la mañana en punto, se tocaron las notas del Himno Nacional para dar inicio a la jornada democrática que se planeó meses atrás. Con un clima gris, 6,291 personas, de las 16.312 habilitadas para votar, se acercaron a los 18 puestos de votación para responder la pregunta que la Registraduría Nacional plasmó en el tarjetón: ¿Está de acuerdo, sí o no, con que en el Municipio de Cajamarca se ejecuten proyectos y actividades mineras?

La respuesta fue clara, los cajamarcunos no quieren ninguna actividad minera en su municipio. Con 97,94%, 6.165 personas tacharon el No, como su respuesta final. Los Ciudadanos sobrepasaron el umbral de 5.438 votantes, con el cual los partidarios del Sí querían quebrar la consulta, por medio de la invitación a la abstinencia, pero era difícil quebrar el frenesí que jóvenes, adultos y ancianos evocaron el domingo.

Pasadas las cuatro de la tarde, los resultados empezaron a salir a la luz. Hacia las cinco, la Registraduría informó sobre 100% de las mesas escrutadas y dio el veredicto que se celebró con música y hasta con lágrimas. Para muchos ya iniciaron las fiestas del Carnaval de Cajamarca o la celebración del Corpus Christi. Y es que todo es alegría en los lugareños.

Ahora, tras la voz del pueblo, manifestada en las urnas, se tendrá que suspender la realización del proyecto La Colosa, en donde la empresa surafricana AngloGold Ashanti, buscaba explotar un depósito de oro y extraer cerca de mil toneladas de oro, todo a cielo abierto en la vereda La Paloma y que espantaba a los lugareños por el gran impacto ambiental que sufriría el municipio y lo principal, la afectación a las fuentes hídricas con las que se hidratan los cultivos de frutas y hortalizas que nutren al país.

Horas antes del cierre de las votaciones, Carlos Enciso, el gerente de la operación corporativa de Anglo Gold Ashanti en Colombia, aseguró que, pasara lo que pasara con la consulta popular, esta no tendría efectos retroactivos, sino que sus implicaciones serían con miras al futuro, lo cual no impediría que AngloGold continuara con sus exploraciones y la construcción de La Colosa.

Pero para los voceros del Comité Ambiental del Tolima, la situación será diferente. Para ellos, el resultado que arrojó la consulta popular minera de Cajamarca es vinculante, lo que significaría que la multinacional extranjera tendría que parar con sus actividades en el municipio, lo que traería consigo el despido de sus mineros, el descontento del alcalde, recientemente elegido, pues según afirman muchos habitantes “está a favor de La Colosa”.

El Centro de Estudios Jurídicos y Sociales, aseguran que el resultado sí debe impedir la construcción de la mina, pues “si el pueblo se manifiesta en contra de las actividades mineras, el Concejo (y en última instancia el alcalde) está obligado a tomar las medidas necesarias para prohibir la minería”, afirman.

Lo que hoy es una realidad es que Cajamarca no quiere minería en su territorio y que si carrera por impedirlo, pareciera tener sustento. Según las proyecciones, en un año de funcionamiento del proyecto, se utilizaría el agua para el consumo de 400.000 personas, un total de 9 millones de metros cúbicos de agua. La actividad minera, que sería realizada con cianuro, emplearía cuatro millones del ácido por año, residuos que serían arrojados a los ríos Bermellón y Cuello.

Una cuña se hizo habitual en estos días: ‘¿Qué prefiere para el futuro de sus hijos: agua u oro?’, mientras que los opositores invitaron a no votar, asegurando, que “asistir a las urnas era sinónimo de apoyar el regreso de las Farc”.

La realidad es que las consecuencias prácticas y reales, aún no se conocen, pero sí existirán. La realidad será que hacia el futuro, en Cajamarca, no se realizará minería y todo e oro que está en sus montañas, en el interior de sus tierras, seguirá sepultado.