jueves, abril 27, 2017

Se realizó el congreso regional de paz en Ibagué



|Por: Nelson Lombana Silva|

Cerca de 400 personas venidas de varias regiones del departamento de Tolima y de distintas organizaciones sociales, sindicales, populares, culturales, académicos, estudiantes y políticas concurrieron a la convocatoria al congreso regional de paz, realizado ayer en la universidad Cooperativa de la ciudad de musical de Colombia, Ibagué. Hizo parte de la concurrencia una delegación importante de las Farc – Ep que se encuentra en la zona veredal transitoria y de normalización de Gaitania, municipio de Planadas (Tolima).

El evento fue instalado por el gobernador Oscar Barreto Quiroga y el alcalde municipal de Ibagué, Guillermo Alfonso Jaramillo Martínez. Los acompañaron en la mesa principal, los rectores de las universidades: Cooperativa, Antonio Nariño, Tolima y un delegado de las Naciones Unidas.

Los mandatarios en la apertura del evento destacaron la importancia de cristalizar la paz en el país, de la mano de transformaciones estructurales a favor del pueblo colombiano. Destacaron los gobernantes  de Tolima e Ibagué, la necesidad de la unidad, en aras de cerrarle el camino a los violentos y los que buscan por todos los medios de que el país se siga desangrando.

Una vez los actos protocolarios, se realizaron una serie de paneles, estudios en comisiones y finalmente una plenaria, donde se recogió una serie de insumos para presentar como iniciativa del Tolima al congreso nacional por la paz que se realizará mañana en Bogotá.

Una gran conclusión son las duras dificultades para aclimatar la paz con justicia en Colombia, la necesidad de que el gobierno nacional asuma una postura clara y se prodigue a fondo a cumplir el acuerdo firmado en el teatro Colón de Bogotá.

Es claro que el conflicto violento y larvado que vive el país no se resuelve fácilmente de la noche a la mañana y se hace necesario voluntad política para hacer los cambios estructurales que necesita la débil democracia colombiana.

De igual manera, la necesidad imperiosa de que el pueblo a través de sus organizaciones sociales, sindicales, populares y políticas, asuma su papel protagonista haciendo que el acuerdo se haga realidad en la práctica. Bien dijo la comandante Simona Luna Bolchevique, que solo un 20 por ciento de lo pactado favorecía al movimiento guerrillero y que el 80 por ciento del acuerdo estaba a favor del pueblo colombiano en su conjunto.

El compañero Luis Eduardo Martínez del ELN, intervino para explicar el proceso de diálogo que se viene desarrollando con esta organización insurgente, destacando la participación social de las comunidades y la necesidad de una nueva institucionalidad que responda a los anhelos de paz.

La paz es producto de cambios profundos. En ese aspecto, hay que plantear la defensa del medio ambiente, las garantías reales a la oposición y la democratización de las costumbres políticas nacionales. Intervenir la corrupción y proyectar un país con posibilidades de autonomía y de respeto por la libre autodeterminación de los pueblos.

En la comisión ambiental se propusieron varias iniciativas concretas, entre otras: Desmonte de las bases gringas, retiro de la OTAN, desmonte de los TLC, nuevo pensum académico, recuperación de la memoria histórica, verdad, justicia, reparación y no repetición.

Responde comandante de las Farc - Ep
 

La comandante guerrillera, Simona Luna Bolchevique, respondió brevemente varios interrogantes después de uno de los paneles. Algunas preguntas y respuestas, son las siguientes: 

-  El presidente venezolano Nicolás Maduro Moros, dijo recientemente que habría un plan para asesinar líderes de la guerrilla. ¿Qué piensa la insurgencia sobre el particular?

El presidente venezolano que tanto apoyó y apoya el proceso de paz y que ayudó a la organización como tal para poder llevar a cabo este proceso. Para la gente es obvio que en Colombia hay enemigos de la paz: Álvaro Uribe Vélez, el paramilitarismo. Nosotros como organización lo sabemos, nosotros sabemos eso.

Por eso, cuando nosotros nos paramos y les decimos a ustedes sabemos que va a ser difícil y complejo esto, les estamos diciendo a ustedes: Mire, nosotros tendremos que dar nuestras vidas en esta lucha, muchos de los que estamos aquí dando pedagogía por la paz, nosotros corremos serios riesgos cuando venimos acá, pero lo hacemos, porque ya tenemos este compromiso.

En el acuerdo no firmamos un paraíso y un mundo de ángeles, en el acuerdo firmamos que vamos a continuar con nuestra lucha, ya no con las armas, pero vamos a entrar a enfilar las protestas callejeras, los pliegos de los sindicatos, las luchas sociales y la lucha por la implementación. Ahí vamos a estar nosotros, tanto las mujeres como los hombres farianos.

- El paramilitarismo es una realidad concreta. El acuerdo habla del desmonte pero la realidad dice otra cosa. ¿Qué piensa el movimiento fariano de esto?

En cuanto al paramilitarismo: El paramilitarismo no hay que entenderlo solamente como ese fenómeno de hombres armados, con la mente convertida en monstruos, que es realmente un capítulo oscuro y nefasto en la historia del país que continúa vigente, sino que hay que ver la trascendencia de ese fenómeno y las raíces de este fenómeno.