sábado, mayo 13, 2017

En pie de lucha Cajamarca (Tolima) contra la megaminería



|Por Nelson Lombana Silva|

El triunfo de la comunidad y del ambiente del municipio de Cajamarca (Tolima), presentado el pasado 26 de marzo de 2017, al rechazar la megaminería en esta zona agrícola por excelencia con el 97.7 por ciento, ha generado nuevos bríos no solo para esta comarca, sino para muchas poblaciones del país, que han entendido en la práctica que cuando el pueblo se une y se decide a defender sus intereses de clase no hay quien los detenga.

Se habla por en ejemplo, que la comunidad del próspero municipio de Pijao (Quindío), viene trabajando arduamente en esta misma dinámica. A pesar de la arrogancia capitalista de las multinacionales y transnacionales con todo el dinero del mundo para corromper y comprar conciencias débiles y desinformadas, no han podido lograrlo en grado sumo, al extremo que la transnacional Anglo Gold Ashanti, ha anunciado su retiro de la frondosa región cajamarcuna, enseñando que los imperios también caen, sobre todo cuando no tienen el aval de los pueblos.

Sin embargo, este anuncio no satisface plenamente a la comunidad cajamarcuna, por cuanto podría ser una jugada tramposa para garantizar dividendos para ella. Incluso, el ambientalista Evelio Campos Rodríguez considera que no es suficiente con que diga que se va, pues debe antes indemnizar a los habitantes del municipio, suturar las heridas dejadas y pedir perdón por todo el mal hecho al tejido social como a la madre naturaleza en su totalidad.

El 11 de mayo, el concejo municipal de esta localidad dio primer debate al proyecto de acuerdo mediante el cual se adopta la consulta popular realizada el 26 de marzo de 2017, gracias a la ponencia favorable de la concejala Doris Cortés.

Al anunciar su voto positivo a esta iniciativa, el concejal Camilo Andrés Padilla, criticó la postura del Alcalde Pedro Pablo Marín, quien actuando al parecer más a favor de la transnacional que de su propia comunidad, ha dicho en los medios de comunicación que con base en los resultados presentados en la consulta, hay que escuchar a los abstencionistas.

La sesión del honorable concejo municipal, fue presidida por el edil Gustavo Suazo. El salón estuvo abarrotado de campesinos y ambientalistas, expectantes de la decisión que habría de tomar el ente legislativo de Cajamarca, Tolima.

Entre ellos, estaba el labriego y destacado líder comunitario, Carlos Gámez Aguirre, con quien hablamos brevemente sobre estos temas de palpitante actualidad en la región y en el país. Así respondió los interrogantes formulados:

- ¿Cómo fue posible derrotar la transnacional Anglo Gold Ashanti en este municipio?

De pronto fue posible por estrategias y cuidados de nosotros de ir trabajando, usando la Constitución que da la posibilidad de las consultas populares, esta es una herramienta que brinda la Constitución y que nosotros con miles de dificultades utilizamos, porque la transnacional manipulaba al pueblo y por supuesto las elecciones.

Esta consulta popular es producto de un trabajo que lleva más de diez años. Una vez llegó la multinacional nosotros comenzamos a hablar con las comunidades en un ejercicio casa a casa y la gente fue tomando conciencia al cabo de ganarla por inmensa mayoría.

Esta es una forma de ir dominando, pero tenemos que seguir con pie firme porque ahora sigue lo jurídico y hay que hacer presencia para que se dé cumplimiento a la decisión tomada por el pueblo. Hay que estar despiertos para exigirle al gobierno que respete esta decisión popular.

- ¿Qué los llevó a ustedes a enfrentar un “monstruo” con tanta plata, con un pueblo sin plata y sin conocimiento sobre los efectos dañinos de la megaminería a cielo abierto?

No teníamos conocimiento claro. Pero partimos de algo elemental: Nosotros somos de Cajamarca y esta tierra es nuestra, quiere decir que es la madre de nosotros, porque la naturaleza es la que nos da la vida y es a la naturaleza la que hay que cuidar.

Armados de esa conciencia dijimos que nosotros somos dueños de este territorio y debemos defenderlo. Esa fue la posición que tomamos. Lo hicimos por las vías pacíficas reclamando nuestros derechos. Entonces que el gobierno respete esta decisión porque es el derecho de nosotros. El pueblo es el que elige al gobierno, entonces es el pueblo el que realmente debe mandar. Por eso decimos, que el gobierno debe acatar la sugerencia que el pueblo ha hecho.

- Al parecer Anglo Gold Ashanti se alió con algunos medios de comunicación, partidos políticos y el mismo mandatario. ¿Cómo fue posible su derrota?

Ganamos charlando persona a persona. Ellos unidos intentaban enredar al pueblo con el cuento que venían a hacer obras para el futuro, lo cual consideramos que no era cierto porque cuando la idea era derribar montaña vemos que ahí no hay ningún futuro, lo que van a dejar es un desierto. Entonces, esa claridad que se iba a tumbar una montaña, iba a desaparecer el agua, iba a desaparecer todo, la fauna, la agricultura porque este es un municipio agrícola, la gente poco a poco fue tomando conciencia y se da cuenta que no es la mejor solución. La gente dijo: “Queremos es comida, el oro no se come. Inclusive, el oro se lo van a llevar y no nos lo dejan ni ver”. Esa fue la situación. Así nos lo dejaran ver, el oro no se come.

- Después del rutilante triunfo de la consulta popular, ¿Qué sigue para esta comunidad cajamarcuna?

Seguir cuidando nuestro territorio, seguir pidiéndole al gobierno que dé aportes para el campo, porque es que al campo el gobierno lo tiene acabado, no solamente en Cajamarca, sino nacionalmente, porque según entiende uno el interés del gobierno es apoyar a las multinacionales y no el campo, que es el que da la comida. En el campo se pueden hacer microempresas para generar empleo. En Cajamarca – por ejemplo – se puede decir que hay unos 10 mil empleos campesinos, mientras tanto la transnacional venía a ofrecer unos pocos empleos, diga usted 300 y temporalmente. Por esas 300 personas trabajando el día de mañana no podíamos sacrificar nuestro territorio.

- ¿Esta lucha ambiental se podría enlazar con la lucha por la paz que hoy se libra en Colombia?

Creo que existe una relación de una lucha con la otra, porque si hay un proceso de paz y los grupos armados que están, dan la paz para que en los campos se trabaje y toda esa vaina, pero si hay multinacionales encima, eso va a ser peor que los grupos guerrilleros. Sería un gobierno particular al de nosotros, ya no sería un gobierno colombiano, sino multinacionales que nos vienen a imponer y a decir qué es lo que tenemos que hacer. Es peor que una guerrilla.

Ahora, si la guerrilla toma acuerdo con el gobierno para hacer un proceso de paz y el gobierno cumple, va a ver un futuro bueno para todos los niños, todas las personas.

- O sea, que es importante rodear el proceso de paz y apoyarlo para que salga adelante…

De mi parte digo Sí, hay que apoyar el proceso de paz porque es inicio para acabar con semejantes guerras que ha habido en Colombia. Claro, hay que mirar todos esos detalles, por ejemplo, que se ayude al campo para que haya empleo y con estos productos hacer microempresas que pueden generar mucho empleo para el campesino y para el pueblo también.

Asistentes al primer debate del proyecto en el concejo municipal de Cajamarca