viernes, junio 09, 2017

Ante la crisis social y los incumplimientos del gobierno ¡Paro Cívico Nacional!



El gobierno de Juan Manuel Santos incumple todos los acuerdos y hace oídos sordos a las demandas y peticiones de las comunidades. La frase preferida de Santos es que no hay recursos o que ya se están ejecutando las obras y planes, sin embargo, en las regiones rurales y las ciudades el hambre arrecia, la precariedad laboral azota a los y las jóvenes, los territorios se siguen entregando a los monopolios transnacionales, al tiempo que se detiene, asesina y desplaza a los líderes sociales.

Cansados y llevado a límites inhumanos de miseria, los pueblos del pacífico colombiano han salido con dignidad a las calles y en un ejercicio de participación directa hacemos uso de lo que nos queda: el paro, la movilización, y la protesta social. La respuesta del gobierno es la dilación y la represión. Más de 300 personas han sido víctimas de la represión estatal, algunas heridas con armas de fuego, otras lesionadas a golpes o por los gases tóxicos que arroja el Esmad.

En el Chocó, los pueblos también se levantaron en rebeldía y en 17 días de paro total, lograron la atención del gobierno y con promesas sobre la inversión en vías, agua, energía, hospitales, se desactiva temporalmente la movilización. Aún así, las comunidades mantienen desconfianza total con estas promesas.

Los trabajadores estatales y el magisterio han presentado un pliego modesto, que intenta recuperar los ingresos de los trabajadores y trabajadoras, y recuperar la inversión social en salud y educación de calidad, ante lo cual el gobierno Santos responde nuevamente que no hay recursos.

En Barrancabermeja, trabajadores y comunidades exigen que se fortalezca la Refinería, única fuente de trabajo de la región del Magdalena Medio. El gobierno se hace el desentendido.

En municipios y ciudades las comunidades adelantan ejercicios de participación directa con las consultas ambientales y por la revocatoria de los malos gobernantes, como es el caso de Bogotá. Con triquiñuelas y leguleyadas el establecimiento trata de desconocer este ejercicio de soberanía y democracia.

El Congreso de los Pueblos considera que lo que falta es voluntad y soberanía. La voracidad de los capitalistas nacionales y extranjeros, a la cual responden los gobiernos de turno, no da  lugar para la inversión social, ni para generar empleo digno, ni para proteger el agua y los páramos, ni para dignificar a los y las docentes, ni para cumplirle a la Cumbre Agraria, ni siquiera para cumplirle los acuerdos a la insurgencia. Santos habla de paz y le da tratamiento de guerra a la protesta social. Hay una profunda contradicción en momentos en que amplios sectores de la sociedad ven en los cambios y transformaciones sociales y económicas un camino para alcanzar la paz.

Saludamos y nos hacemos parte de las luchas del pacífico, del magisterio, de los estatales, del pueblo de barranca, de las luchas contra la explotación y despojo de la minería a gran escala. Saludamos igualmente los esfuerzos del Comando Nacional Unitario y de la Coordinación de Organizaciones Sociales, por hacer de las luchas un propósito unitario.

Las luchas solas, desarticuladas, sin coordinación, no lograrán vencer la falta de voluntad y el   guerrerismo gubernamental. Es urgente preparar una lucha nacional, unificada, con una plataforma unitaria, que hermanando a los sindicalistas, campesinos y campesinas, indígenas, afrodescendientes, pobladores urbanos y movimientos populares en general, logre hacer un pare a esta crisis social y política y obligue al gobierno a hacer los cambios que el país necesita.

Debemos hacer realidad, lo más pronto posible un paro cívico, agrario, étnico y popular, como camino de solución y superación de un modelo socio económico y político que hace agua por todos los costados. La crisis que generan los ricos, no la vamos a seguir pagando los pueblos.

El Congreso de los Pueblos y sus organizaciones constitutivas, estamos y seguiremos presentes en las jornadas actuales y nos declaramos en estado de preparación del Paro Nacional. Llamamos a todos los movimientos y organizaciones populares a encontrar caminos de unidad en la movilización y la lucha.


Ante el incumplimiento gubernamental:
¡Paro Cívico Nacional!
¡Ser líder no es delito, libertad para Milena Quiróz!
Santos: ¡cúmplale a los pueblos y organizaciones sociales movilizadas!

Congreso de los Pueblos