lunes, junio 05, 2017

La impronta de Pancho Villa en la Revolución Mexicana



Campesino pobre, huérfano y con escasa formación, a Pancho Villa, los mexicanos lo recuerdan como uno de los principales protagonistas de la revolución.

Héroe o villano, mito y leyenda, Pancho Villa es probablemente el personaje mexicano más conocido en todo el mundo. Devenido uno de los jefes militares de la Revolución mexicana, Doroteo Arango Arámbula,  su legado aun hoy en día se mantiene vivo, principalmente en los sectores campesinos de este país. Este lunes 5 de junio, se cumplen 139 años de su natalicio.

El niño huérfano

De acuerdo con información de la Enciclopedia Británica, Pancho Villa nació el 5 de junio de 1878, en Durango, en la Hacienda de Río Grande, en San Juan del Río, Durango.

Hijo de un trabajador de campo del que quedó huérfano a temprana edad, aún joven debió huir a la sierra, donde se refugió, debido a que se le acusó de haber matado a uno de los propietarios de la finca donde trabajaba, el cual pretendió asaltar a su hermana.

“Cuando en mi azoramiento me vi libre, monté mi caballo, y sin pensar más que en alejarme, me fui a buscar refugio entre las soledades de la Sierra de la Silla, que está frente a la hacienda de Gogojito. Mi conciencia me gritaba que yo había hecho bien. El amo, con cinco hombres armados, con todo el aparato de su poderío, había intentado imponer a mi hogar con una contribución forzosa a la honra. No le bastaba el sudor de sus siervos (…) necesitaba también a nuestras hembras”, relató en sus memorias.

“Centauro del Norte"

En 1910 Pancho Villa, se unió al Movimiento Revolucionario de Francisco Madero contra Porfirio Díaz, después luchó con José Venustiano Carranza. En 1914 unió fuerzas con el Ejército de Emiliano Zapata.

Conocido como el Centauro del Norte, desde el comienzo de la revolución, se une a las filas de Francisco I. Madero en su lucha contra la dictadura de Porfirio Díaz, y da muestras de una gran habilidad en el arte de la guerra.

Aprovechando de su conocimiento del terreno, forma su propio ejército en el norte de México.

En 1912 es tomado prisionero, sospechando el general Victoriano Huerta de participar en la rebelión de Orozco en defensa de las aspiraciones sociales de los paisanos, que Madero había aplazado.

Logra escapar a los Estados Unidos, después del asesinato de Madero, regresa a México y forma un nuevo ejército revolucionario, la División del Norte, en 1913.

Con sus tropas apoya la lucha de Venustiano Carranza y Emiliano Zapata contra Victoriano Huerta, quien cae en 1914.
Sin embargo, después de la victoria de esta segunda revolución, Villa y Zapata se sienten engañados por Carranza y retoman las armas contra éste último.

Esta vez, la suerte no está de su lado: Álvaro Obregón derrota las tropas de Villa y Carranza consolida su poder.

En su intento de demostrar que Carranza no controla el país, y con el fin de poner contra el dictador al presidente norteamericano Wilson, Villa ataca el territorio norteamericano del Nuevo México. Al frente de 600 milicianos pertenecientes a la División del Norte, causó bajas a ocho militares estadounidenses y diez civiles..Fue la única vez en la historia norteamericana que un ejército latinoamericano atacaba su territorio.

Cuentan los historiadores que Pancho Villa observó el combate desde un cerro cercano. Al grito de “¡Viva México! ¡Mueran los gringos!”, el contingente de guerrilleros mexicanos incursionó en Colombus.

En respuesta a esta acción, Wilson envía un ejército bajo el mando del general Pershing al norte de México para terminar con Pancho Villa; pero el conocimiento del terreno y el sostén de la población paisana permiten a Villa y sus tropas resistir durante cuatro años, en una guerra a medio camino entre la guerrilla y el bandidismo.

A la caída de Carranza en 1920, el nuevo presidente Adolfo de la Huerta le ofrece la amnistía y un rancho en Chihuahua, a cambio de detener sus actividades guerreras y su retiro de la vida política.

Pancho Villa muere el 20 de junio de 1923, asesinado durante un tiroteo mientras realizaba el viaje de regreso de Parral hacia su rancho. El asesinato fue instigado por el presidente Álvaro Obregón (1920-1924) y por su sucesor, Plutarco Elías Calles (1924-1928), temerosos del apoyo que Villa pudiera brindar a Adolfo de la Huerta, que aspiraba a suceder a Obregón en la presidencia.

Pancho Villa fue gobernador provisional de Chihuahua en 1913 y 1914, donde feno el abuso que ejercían los hacendados sobre los campesinos y en derrocar a los grupos establecidos en el poder público. 

Recuperó las tierras de los hacendados para distribuirlas a los campesinos y soldados. Igualmente, arrebató a la burguesía treness, embargó tiendas y sustituyó a los comerciantes venales por administradores honorables, abarató los precios del maíz, frijol y carne; asumió funciones federales en materia de telégrafos y ferrocarriles.

Impronta

El filósofo mexicano Fernando Buen Abad, lo describe como un hombre que tránsito por distintos estadios de conciencia social y de diversos momentos de la realidad social y económica de México. Lo convirtió a él y al movimiento que lo acompañaba en una fuerza revolucionaria muy poderosa.
Aunque no se le aceptó en el panteón “de los héroes nacionales”, sino hasta 20 años después de su muerte, su memoria se honra hoy por mexicanos, estadounidenses y personas de todo el mundo. Además, numerosas calles y barrios en México y otros países han sido nombrados en su honor.