jueves, junio 29, 2017

Universidad pública en peligro, en riesgo, en la cárcel



|Por: Jeritza merchán Díaz|

1. Juan Tadeo Espitia Supelano, Fredy José Rivera Arboleda, Wilberto Antonio Rivera Meza, Froilán Rivera Meza, Emperatriz Santander Cancino, Robison Rafael Rivera Arrieta, José Miguel Gamboa López, Miguel Angel Vargas Castro, Hernando Franco (profesor  de  la  UN), Gloria Medellín, Diana Giraldo Rodríguez Rodrigo Alberto Penilla Candela, Betty Suárez Mahecha, Víctor Manuel Rojas Cárdenas, Graciela Inés Acosta Barrera y Hernán Rafael Lora Mendoza. Caso   asesinato  Gloria  Lara  de  Echeverry,  crimen de  Estado que   se sigue  diluyendo  en las  acusaciones a personas  inocentes y para no reconocerlo como crimen de  Estado  lo dejaron  precluir.

2. Profesor   Alfredo  Correa  de  Andrei, acusado  injustamente, detenido, liberado y asesinado.

3. Diana Milena Guevara Martínez. Estudiante  la  de  medicina  UN,   criminalizada  y acusada  de atentados  en  tras  milenio.

4."La UNAM es nido de guerrilleros", "hay oficinas de la guerrilla en la universidad", “las autoridades universitarias los solapan”, “hay grupos de terroristas”, se  acuerdan  ¿quién  lo dijo, cuando  lo  dijo, a  propósito  de que  lo dijo? .

4.1. Rudolf Hommes, Bucaramanga, 2003, Vanguardia Liberal: "Señales" (marzo 16), "a raíz de las acciones incendiarias de las dos jóvenes estudiantes de medicina de la Universidad Nacional, que "las universidades van a seguir proporcionando material humano inteligente para perpetrar el tipo de atentados complejos y devastadores que hemos venido sufriendo. Esto crea un nuevo problema de inteligencia de serias proporciones"

5. Miguel  Ángel  Beltrán  Villegas. Acusado, detenido y vulnerado en  sus derechos, por falsas  acusaciones  basadas en pruebas  inventadas.

6. El juzgado 44 de conocimiento que anuló la decisión de la juez 72 de garantías que había enviado a la cárcel a los 13 detenidos por los atentados en Bogotá y los disturbios en la Universidad Nacional.

7. Mateo Gutierrez León, joven universitario de sociología UN, hoy se  encuentra  privado  de la libertad  por  ser  señalado  de atentados  en  Bogotá.

8. Hoy señalan, detienen y  vulneran  los derechos  de egresados, trabajadores  de la   Universidad  Pública, defensores  de derechos  humanos.  Hoy  se sigue  señalando  la  Universidad  Pública, 

Cuantas personas más, cuantas fechas más, cuantos actos más, cuantas  acusaciones más, necesitamos para defender la existencia de la Universidad  Pública, siempre perseguida, juzgada, criminalizada, diezmada, acusada y  vulnerada por un  Estado, que hoy alardea, de que  la educación es primordial  para logar la paz. Tu y yo, egresados, maestros, defensores de la Universidad  Pública, qué  vamos a hacer, a decir, a reclamar, a demandar. Tú  o yo, podremos ser  los  próximos  señalados,  allanados, vulnerados.

Qué  vamos  a hacer?.

Un abrazo  a tod@s.

Universidad pública en peligro, en riesgo, en la cárcel

|Por: Jorge Ignacio Salcedo Galán|

El primero de los casos que  enuncia Jeritza (década del 80) implicó el ataque no solo a la Universidad pública sino a su acercamiento a los procesos sociales campesinos. El profesor Franco se había acercado al tema de la ANUC línea Sincelejo, como lo hizo el estudiante de derecho Enán Lora (mi compañero y amigo) por ser nativo de la región, y como lo hicieron (o el DAS supuso  que lo habían hecho) los demás involucrados que de una u otra manera podían relacionarse  por sus cercanías o intereses con ese movimiento campesino.

Como bien lo dice Jeritza el caso se dejó prescribir en la Corte para no tener que abordar las casaciones presentadas que sin lugar a dudas habrían dado lugar a la absolución de los sindicados y al señalamiento y acusación al  estado por montar falsos positivos que en ese caso implicó torturar a los detenidos.

Haciendo un poco de memoria debo recordar  - a quienes lo quieran leer - que en ese caso los sindicados fueron absolutos en primera instancia no solo por falta de pruebas, sino porque de lo que si hubo prueba fue de las torturas llevadas a cabo en el Escuela de Caballería de Usaquén a los detenidos a quienes a lo Torquemada les "arrancaron" la confesión. Sin embargo, apelado por la Procuraduría y la familia de la señora Lara, el Tribunal de Bogotá revocó el fallo porque le pareció que eran más creíbles las versiones de los médicos militares que habían "cuidado" la salud de los detenidos mientras duró la captura de la brigada militar que el dictamen practicado por los médicos forenses cuando terminó la ilegal detención.

Quieren una Universidad ciega, sorda, muda, arrodillada y callada: apta para el postconflicto. El tema no es nuevo

Jorge Salcedo