jueves, julio 13, 2017

¡¡Se alzó la lanza Pijao contra la megaminería¡¡



|Por: Jhon Jairo Salinas|

El Domingo 9 de Julio 2017, en medio de exuberantes montañas del bello Municipio de Pijao, Quindìo, y bajo un sol radiante, dos mil seiscientos pijaenses rechazaron rotundamente la extracción de metales a cielo abierto. La consulta popular como mecanismo - instrumento de participación ciudadana - permitió que una tercera parte de sus habitantes defendieran su territorio, frente a la amenaza depredadora de Multinacionales.

Este Municipio enclavado en la cordillera central bajo un espectacular paisaje de sus verdes montañas hizo que la Lanza de guerreros Pijaos se sintiera otra vez, después de Quinientos años.

“La preservación del entorno natural y la reactivación de las economías locales que se articulan alrededor de la familia, se verían fuertemente afectadas con la presencia de grandes empresas mineras. Estas afectarían el ritmo de vida desacelerado que hace parte del movimiento CittaSlow y pondrían en riesgo los ecosistemas de páramo, montaña y los afluentes hídricos”, declaración de Mónica Flórez una de las líderes de la consulta en Pijao.

Flórez además manifestó que la Registraduría Nacional “hizo un recorte de 18 a 9 mesas de votación argumentando que la consulta es un derroche de dinero”. Sin embargo, ella destacó el entusiasmo general que hubo en el municipio, desde las autoridades hasta los estudiantes, por el desarrollo de la consulta popular. “En conjunto con el grupo Marcha Carnaval de Quindío le pedimos a la gente que saliera a votar temprano para que a pesar del recorte en las mesas logremos alcanzar el umbral”.

Siete consultas Populares se han desarrollado en diferentes Municipios, de Colombia acatando el principio fundamental de la Corte Constitucional: “Es claro que la protección jurídica del medio ambiente es hoy una necesidad universalmente reconocida, la cual busca dar una respuesta contundente a las agresiones que sufren los ecosistemas de nuestro país. Más aún si se tiene en cuenta que la protección de los recursos renovables asegura la supervivencia de las generaciones presentes y futuras, condiciona el ejercicio de ciertas facultades que se ven limitadas por los derechos de quienes aún no han nacido, conforme a la función ecológica de la propiedad y obliga a actuar de determinada manera, dado que la satisfacción de las necesidades actuales requieren de planificación económica y de responsabilidad. La protección al medio ambiente no debe estructurarse bajo un entendimiento de los ecosistemas como medio para garantizar a perpetuidad el desarrollo humano. Por el contrario, este mandato imperativo nace del deber de respetar y garantizar los derechos de la naturaleza como sujeto autónomo”.

Esta fue la respuesta de sus habitantes en Pijao que el Agua vale más que el Oro, sin bosques y montañas no hay Agua, y sin Agua no hay vida.

¡¡NO DEJEMOS QUE BRILLANTES GOTAS DE AGUA,SEAN REEMPLAZADAS POR “BRILLANTES” GOTAS DE ORO ¡¡