jueves, septiembre 28, 2017

¿Consultas mineras, problema para la economía nacional?



“Si bien atraer inversión extranjera es una de las estrategias que más usan los gobiernos para ‘dinamizar’ la economía, no es cierto que sea la más acertada”

|Por: Mauricio Pineda | 2orillas|

El tema de las consultas mineras se ha convertido en un dolor de cabeza para el gobierno colombiano, ya que estas se interponen en sus intenciones de atraer inversión extranjera al país, lo que supone crecimiento económico para todos los colombianos.

Por tal razón vamos a analizar los argumentos del gobierno nacional, que en cabeza del Ministro de Hacienda Mauricio Cárdenas, que buscan poner freno a las consultas mineras en todo el país.

Argumento 1: las consultas mineras frenan la inversión y el crecimiento económico del país

Si bien atraer inversión extranjera es una de las estrategias que más usan los gobiernos para “dinamizar” la economía, no es cierto que sea la más acertada, sobre todo si tenemos en cuenta que en los países en donde ha funcionado, como en el caso de Irlanda o Corea del sur, es por que la inversión extranjera que llegó al país lo hizo principalmente a sectores secundarios y terciarios de la economía y no al primario al de la extracción y explotación de recursos naturales.

Argumento 2: las consultas mineras frenan los nuevos empleos que genera la inversión directa en las regiones.

Es cierto que la generación de empleo es una de las contraprestaciones que deben generar las inversiones que se arraigan en un territorio. Sin embargo, lo cierto es que el campo colombiano en su gran mayoría está habitado por adultos mayores y una parte significativa de los jóvenes que aún queda migra a las ciudades a estudiar, trabajar y vivir. Así que dichas empresas no generan empleo en las regiones, sencillamente porque no hay el capital humano apto desarrollar estas actividades en las regiones.

Argumento 3: las consultas mineras afectan los ingresos de la nación.

EL peso de la explotación de minas y canteras en el PIB en Colombia es del 2.7% en promedio. Ahora, si nos remitimos a los formularios de “Auto-liquidación de regalías” disponibles en la página del Agencia Nacional de Minería, nos daremos cuenta de que las explotaciones mineras en Colombia solo son suceptibles de regalías entre el 4% y el 6% de los recursos que extraen. Parece inverosímil, pero así es. Podríamos afirmar entonces que el detrimento de esta inversión radica principalmente en el mínimo porcentaje que le queda a Colombia producto de estas explotaciones.

Argumento 4: la afectación ambiental es mínima dados los controles y la vigilancia del estado colombiano.

Si bien se han creado leyes y decretos regulatorios en esta materia, lo cierto es que las afectaciones al ambiente son latentes en todo el territorio nacional. Prácticas como el fracking, la desviación del curso de los ríos, la deforestación y otras necesarias para estas explotaciones afectan necesariamente el entorno natural y los ecosistemas de los campos colombianos. Ahora, si a esto le sumamos la dificultad del gobierno de hacer interventoría y vigilancia de estas explotaciones, no es cierto que el impacto de estas actividades sea mínimo y mucho menos debido a los controles.

Finalmente, vemos que al gobierno nacional se le ha convertido en un habito desconocer los resultados de las consultas populares, leáse plebiscito por la paz y las consultas mineras, cuando le son adversos a sus intereses.

Lo cierto es que en los próximos meses veremos la muerte de estas consultas mineras a manos del gobierno y el Congreso nacional, dejando sin dientes los mecanismos de participación ciudadana que solo promueven si les son favorables; lo cual desfigura la democracia y el estado social de derecho que se promueve abiertamente.