domingo, septiembre 03, 2017

¿En qué beneficia a los trabajadores colombianos la visita del papa Francisco?



Colombia es un país laico en el que se supone hay libertad de culto y libertad de conciencia, nosotros somos materialistas, y defendemos el derecho a la libertad religiosa. Pero la jerarquía de la Iglesia Católica, siempre al lado de los gobiernos burgueses, y los mismos gobiernos, le presentan a los trabajadores y a la población pobre y vulnerable, la visita del Papa como un hecho histórico, salvador y reconciliador.

Históricamente la jerarquía del clero ha estado en la cúspide  de las formas de organización social, ayudando a los que ostentan el poder a dominar a la población, usando su poder para someterlos a sus designios y sentimientos, Promulgando la resignación ante sus precarias condiciones de vida, desconociendo los más elementales derechos democráticos, como el de pensar distinto.

Veinticinco mil millones de pesos de dineros públicos están destinados para la visita, además de todos los dineros recaudados por donaciones de creyentes, mientras que el Gobierno le incumple a los pobladores de Mocoa en la reconstrucción de su ciudad, a los bonaverenses, y chocoanos en la asignación de dineros para hospitales, escuelas y vías o les responde que no hay dinero, a los trabajadores que luchan por incremento salarial.

¿Qué es El Vaticano?

Es el Estado más pequeño del mundo (44 Ha.) y el más rico por m2 y habitante (800 habitantes). Es una monarquía absoluta y teocrática, en el cual La máxima autoridad o jefe de Estado es el papa de la iglesia católica. El papa es soberano de la ciudad del Vaticano (ciudad estado) y ostenta la plenitud de los poderes ejecutivo legislativo y judicial. Es elegido por el colegio cardenalicio, al cual pertenecen las élites de obispos de los países con representación diplomática del Vaticano. Tiene entre otras la responsabilidad de resolver las quejas y denuncias que involucran a los miembros de la Iglesia, como en los múltiples casos de denuncia de obispos pederastas, que dicho sea de paso quedan sin resolver y ocultos bajo el poder omnímodo de este Estado.

Es un enclave capitalista dentro de la Capital italiana que cuenta con fuerza armada propia (guardia suiza) y las garantías de Estado independiente. Es el símbolo de la opulencia y el derroche, contrario a la prédica a favor de los pobres.

La Economía del Vaticano es dependiente de los ingresos de empresas, escuelas, universidades y bancos propiedad de la Iglesia. La opción no son los pobres. El Banco Vaticano desde su fundación ha tenido negocios con los gobiernos fascistas. Recibió primero de Benito Mussolini la inmunidad diplomática y todas las garantías económicas de funcionamiento, luego recibió de Hitler el impuesto eclesiástico, cobrado a los católicos alemanes. Producto de estos negocios, el papa Pío XII se declaró neutral en la II Guerra mundial y no manifestó rechazo al Holocausto.

Se conoce por documentos publicados desde la Santa sede en la prensa italiana, que el Banco Vaticano es el mayor accionista de la fábrica de armas Pietro Beretta, conocida como la mayor industria de armamento en el mundo. Es sabido también que los jefes de la Iglesia, son permanentemente invitados a la posesión de la cúpula militar y allí bendicen las armas del ejército. Luego en los púlpitos, hablan de paz y reconciliación.

Además, el Banco Vaticano y sus dirigentes han sido protagonistas de numerosos escándalos por fraudes económicos y por ocultar cuentas bancarias de desconocida y dudosa procedencia. Se dice que el banco, conocido como Instituto de Obras Religiosas (IOR), maneja 30 cuentas secretas, dentro de las cuales al parecer están las de la familia Kirchner (gobernantes argentinos). Es lo que comúnmente llaman un paraíso fiscal internacional.

Por tanto, en el caso particular de la visita del Papa a nuestro país, los militantes del Partido Socialista de los Trabajadores (PST), consideramos que no es simplemente una visita de carácter espiritual, sino que tiene el carácter de una visita del jefe del Estado Vaticano al Presidente de la república, en apoyo a sus planes y sus políticas, contra los cuales combatimos, en la medida en que los consideramos lesivos para los trabajadores y los pobres. Esta visita de Francisco a Colombia es un espaldarazo a los planes de Santos, y su política de paz sin derechos ni libertades.

En nuestra opinión, el Papa es el máximo representante de una organización mundial al servicio del imperialismo y la burguesía: la Iglesia católica romana. Ese carácter es independiente de que en algunos casos muestre su rostro más reaccionario, como en el caso de los dos papas anteriores, Juan Pablo II y Benedicto XVI, o que en otros exhiba su cara amable, como en el caso del actual papa Francisco.  Es, en cierto sentido, lo mismo que podemos decir de los jefes de los países imperialistas. Obama y Trump se pueden diferenciar en los métodos que usan para aplicar los planes de sobrexplotación de la clase obrera mundial pero, en el fondo, lo hacen para defender los intereses de la misma burguesía imperialista.

El PST manifiesta su respeto por las creencias religiosas de cada trabajador, de cada campesino, ama de casa o estudiante pero como organización política se declara programáticamente materialista militante y, en tal condición, propende por la separación de las tareas políticas de militancia, simpatía o unidad de acción en defensa de los intereses de los trabajadores, de las actividades puramente religiosas, independientemente de la congregación confesional de que se trate.