martes, octubre 17, 2017

9 de 86 pruebas en favor Santiago Uribe fueron aceptadas




Eli_Inspector

El viernes 14 de octubre, en el piso 18 del Palacio de Justicia de Medellín, Centro Administrativo La Alpujarra, el juez primero especializado de Medellín llevó a cabo la audiencia preparatoria de juicio en contra del ganadero Santiago Uribe Vélez, hermano del expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez, por su presunta participación en el homicidio de Camilo Barrientos Durán, conductor de un bus escalera. El hecho, ocurrido en la vía que comunica a Yarumal con Campamento, el 25 de febrero de 1994, a manos del grupo paramilitar Los Doce Apóstoles, habría sido apoyado y financiado por el ganadero Uribe.

El abogado defensor de Uribe Vélez, Jaime Granados Peña, en declaraciones a la prensa al inicio de la audiencia, dejó claro que «el proceso contra Santiago era un montaje de falsos testigos, los cuales entrarían a controvertir en la audiencia preparatoria y en la apelación, en caso de serles negadas varias pruebas solicitadas».

Granados Peña, al ser preguntado si estarían dispuestos a acudir ante la Jurisdicción Especial de Paz (JEP), creada en el Acuerdo Final firmado entre el Gobierno y las FARC, fue enfático en decir que «nosotros no hemos pedido ni esperamos jamás nada de esa mal llamada Justicia Especial para la Paz».

Minutos antes de iniciada la audiencia se presentó en la sala el empresario Tomás Uribe Moreno, hijo de Álvaro Uribe Vélez, quien sostuvo una conversación durante varios minutos con el abogado Jaime Granados. Permaneció en la sala hasta el término de la audiencia —que duró más de tres horas— en la que el juez leyó 110 páginas con los argumentos de por qué aceptaba o desechaba las pruebas.

Instalada la audiencia, sobre las 9:30 a . m., el juez empezó a desglosar cada uno de los 23 testimonios solicitados por la Fiscalía General de la Nación y de los cuales fueron aceptados 8:

1- Olguán  de Jesús Agudelo Betancur, presunto sicario recluido en la cárcel de Puerto Triunfo.

2- Juan Carlos Meneses Quintero, principal testigo contra Santiago Uribe, quien fue comandante de la Policía en Yarumal entre enero y marzo de 1994.

3- Alexander de Jesús Amaya Vargas, agente de Policía en Campamento y Yarumal entre 1994, recluido en La Picota.

4- Luis Ernesto Espinal Cano, alias el Relojero.

5- Carlos Mario Jiménez Naranjo, alias Macaco, jefe paramilitar del Bloque Central Bolívar de las AUC, extraditado por Álvaro Uribe.

6- Juan Carlos Rodríguez, alias Zeus.

7- Rodrigo Pérez Alzate, alias Julián Bolívar, quien reemplazó a Los Doce Apóstoles en sus acciones en Yarumal, entre 1997 y 1998.

8- Jorge Alberto Osorio Rojas, alias Rodrigo, quien sería señalado de ser el jefe de sicarios de Los Doce y hombre de confianza de Álvaro Vásquez Arroyave, conocido como el Financista.

A mediados de agosto la defensa de Santiago Uribe, integrada por Jaime Granados Peña, abogado titular, y Juan Felipe Amaya Mejía, suplente, revelaron a los medios las 86 pruebas solicitadas a la justicia para defender al ganadero Santiago, como lo reveló el periódico El Tiempo. El Juez, en la audiencia preparatoria, leyó cada una de las pruebas testimoniales, desechó más del 90 % y aprobó las siguientes:

1- Santiago Uribe Vélez, ampliación de testimonio dentro de las audiencias preparatorias y al final de las pruebas aprobadas a la Fiscalía.

2- Juan Carlos Meneses Quintero, quien será interrogado por las reuniones que habría sostenido en la hacienda La Carolina con Santiago Uribe.

3- José Gilberto Martínez Guzmán, quien declarará en contra de Juan Carlos Meneses.

4- Rodrigo Pérez Alzate, alias Julián Bolívar, quien hablará de su incursión en Yarumal después de la extinción de Los Doce Apóstoles y su relación con alias Rodrigo.

5- Pedro Manuel Benavides Rivera, quien fuera comandante de la Policía en Yarumal entre 1992-1993.

6- Dictamen pericial de la grabación en donde Juan Carlos Meneses habla con Pedro Manuel Benavides sobre Los Doce Apóstoles, revelada por Noticias Uno en 2010 [ver video].

Los testimonios desechados por el juez, por no ser conducentes al proceso, fueron:

– Gabriel Jaime Ramírez, administrador de la hacienda La Carolina.
– Manuel Santiago Mejía, empresario y socio de Santiago Uribe en la Sociedad Agropecuaria La Carolina.
– Álvaro Uribe Vélez, quien ampliaría declaración sobre testimonio rendido en 2014 sobre Los Doce Apóstoles.
– Testimonios de ganaderos y residentes en el corregimiento Llanos de Cuivá, en Yarumal.
– Comandantes del Batallón Girardot con jurisdicción en Yarumal entre 1994-1999.
– Gonzalo Bautista, comandante del Batallón Pedro Nel Ospina, en Yarumal.
– Representante Legal de Unicom, empresa de comunicaciones que habría suministrado los radios de comunicación a los empleados de La Carolina.
– César Rincón, torero.
– José Agustín Contreras, agente de Policía.
– Alberto Rodríguez Camargo, comandante de la Policía Antioquia entre 1993-1995.
– Ramón Alberto Quintero, alias RQ, narcotraficante del Valle del Cauca extraditado.
– Diego Pérez Henao, alias Diego Rastrojo, narcotraficante extraditado.
– Alfonso Gómez Méndez, exfiscal general de la Nación.
– Jaime Bernal Cuéllar, exprocurador general.
– Óscar Naranjo, exdirector de la Policía y actual vicepresidente de la República.
– Carlos Vásquez Arroyave, hermano de Álvaro Vásquez y propietario de la finca El Buen Suceso.
– León Eduardo Tobón Arboleda, quien declararía en contra de Eunicio Pineda Luján.
– José de Jesús Mercado y otros, que declararían en contra de Pineda Luján.
– Ángela María Gallego y Juver de Jesús Cartagena, investigadores del CTI, testimonios en contra de Pineda Luján.
– Gilberto Antonio Tamayo, desmovilizado AUC.
– Juan Mauricio Aristizábal, desmovilizado.
– Carlos Enrique Vélez, desmovilizado.
– Fabio Muñoz Ramírez, desmovilizado.
– Jesús Ignacio Roldán, alias Monoleche, exjefe paramilitar de las AUC recluido en Itagüí.
– Raúl Emilio Hasbún, alias Pedro Bonito, exjefe de las AUC en Urabá.

El abogado Granados Peña también solicitó trasladar pruebas de otros procesos penales seguidos contra Pablo Hernán Sierra, alias Alberto Guerrero, exjefe del Bloque Cacique Pipintá, recluido en Cómbita, Boyacá; Salvatore Mancuso Gómez, el Mono Mancuso; y Diego Fernando Murillo Bejarano, Don Berna. En estos habría elementos conducentes de desmentir la participación de Santiago Uribe en el grupo paramilitar de Los Doce Apóstoles.

El abogado Granados Peña también pidió inspeccionar las investigaciones contra Dilian Francisca Toro, exsenadora y actual gobernadora del Valle; Luis Alfredo Ramos y otros políticos, denunciados por el senador Iván Cepeda Castro, a quien acusan de haber comprado testigos —elemento a favor de Santiago Uribe—. Estas pruebas fueron desechadas.

La Fiscalía General, la Procuraduría y Daniel Prado Albarracín, abogado de la parte civil, en representación de las víctimas de Los Doce Apóstoles, no presentaron recurso, mientras que la defensa técnica de Santiago Uribe, en poder de los abogados Jaime Granados y Juan Felipe Amaya, solicitaron les sea tenido en cuenta el recurso de apelación que sustentarán y entregarán por escrito el 27 de octubre, día en que se reanudará la audiencia y el juez primero especializado, a cargo del proceso, decidirá si se aceptan las apelaciones o se continúa con las ocho pruebas aceptadas a la Fiscalía y las nueve de la defensa.
Luego de 23 años de ocurridos los hechos de Los Doce Apóstoles, entre 1993 y 1998, por fin la justicia ha avanzado en su esclarecimiento. Hasta hoy solo Juan Carlos Meneses Quintero ha sido condenado. El expolicía fue castigado con 27 años de cárcel por el asesinato del conductor Camilo Barrientos, por el que es investigado Santiago Uribe.

Tutela interpuesta por Santiago Uribe Vélez , ante la Corte Suprema de Justicia