jueves, octubre 05, 2017

Ejército y policía asesinan a ocho campesinos en zona rural de Tumaco



Campesinos cocaleros del municipio de Tumaco en el departamento de Nariño se movilizan desde el 28 de septiembre para exigir al gobierno nacional el cumplimiento de los puntos 1 y 4 de La Habana, sobre sustitución de cultivos ilícitos.

El día de hoy integrantes del ejército y la policía abrieron fuego contra los manifestantes, dejando como saldo un alto número de heridos aún sin determinar y asesinando a ocho campesinos. Hasta el momento ningún representante del gobierno nacional ha hecho presencia en la zona además de la fuerza pública. Los heridos están siendo atendidos por médicos de Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común.

Al incumplimiento de los Acuerdos de La Habana por parte del gobierno, en lo que se refiere a la sustitución de cultivos ilícitos, se suma los ataques de la fuerza pública como fue el caso de la región del Catatumbo entre el 16 y 18 de septiembre. En el que además de atacar la manifestación pacífica del campesinado, el ejército, la policía y el Esmad robaron varias cabezas de ganado, alimentos, destruyeron pastizales, motos, entre otros actos vandálicos.

Cabe señalar que la persecución por parte del ejército a los integrantes de ASOMINUMA no es nueva, en el año 2014 varios líderes campesinos fueron víctimas de señalamientos a través de emisora del Ejército en Tumaco. En abril de 2013 fueron hostigados por el ejército, además de robarles dinero, alimentos y destruir sus cultivos.

Las denuncias están acompañadas por fuertes imágenes de los campesinos brutalmente asesinados por la fuerza pública, sin embargo, en Revista Hekatombe no las compartiremos debido al fuerte golpe emocional.

A continuación reproducimos la carta de ASOMINUMA.

#URGENTE

ASOCIACIÓN DE JUNTAS DE ACCIÓN COMUNAL DE LOS RÍO MIRA, NULPE Y MATAJE.

ASOMINUMA

DENUNCIA ANTE LA COMUNIDAD NACIONAL E INTERNACIONAL

Uniformados de Policía y Ejército arremeten de forma desproporcionada en contra de las comunidades manifestantes en la zona del Alto Mira y Frontera del Corregimiento Llorente del municipio de Tumaco dejando hasta el momento cuatro campesinos muertos y una cantidad de heridos sin determinar.

En el marco de las manifestaciones pacíficas que se adelantan por parte de las comunidades campesinas presentes en la zona del Alto Mira y Frontera, que se han mantenido desde el día jueves 28 de septiembre de 2017 en diferentes veredas como El Tandil, Brisas, Puerto Rico y El Divorcio en exigencia del cumplimiento de lo acordado en el acuerdo de Paz suscrito entre el Gobierno Colombiano y las FARC-EP, en cuanto a la concentración y voluntariedad que debe caracterizar los procesos de sustitución de cultivos de uso ilícito, durante los días miércoles 4 y jueves 5 del mes de octubre del presente año se han presentado agresiones con arma de fuego por parte de las unidades adscritas al ejército y la policía nacional de Colombia dejando como resultado dos campesinos heridos en la Vereda Puerto Rico quienes han sido trasladados hacia San Lorenzo para recibir atención médica. En la Vereda Brisas y El Tandil debido a los disparos indiscriminados hasta el momento se reportan cuatro campesinos muertos y una cantidad de campesinos heridos que aún sin determinar la cantidad.

Se reclama de la comunidad nacional en internacional acciones urgentes frente a estas acciones perpetradas por parte de los uniformados en contra de la población civil.

Se requieren ambulancias disponibles de manera urgentes para transportar los heridos desde el sector de la variante hacia la ciudad de Tumaco.
Se requiere de manera urgente una comisión humanitaria que se acompañe la situación y se insta a la Defensoría del Pueblo a reaccionar ante la gravedad de los hechos y dejar de lado el accionar pasivo que ha asumido hasta el momento frente a la crisis del territorio del Alto Mira y Frontera.

Se requiere a las FARC para que adelanten gestiones necesarias para ayudar a los campesinos perjudicados con esta a acciones y dispongan de manera urgente un grupo de personas que ayuden a mitigar los efectos de tan graves violaciones de derechos humanos en el territorio.

ASOMINUMA