domingo, octubre 22, 2017

El Tumaco de hoy, visto hace 14 años



|Por: Por Alberto Pinzón Sánchez / Anncol|

En abril del año 2003, recién llegado al exilio en Alemania, fui invitado por el partido de izquierda marxista de la ciudad-palacio de Potsdam, bella e histórica ciudad situada en las afueras de Berlín, a un conversatorio sobre la entonces poco conocida teoría de la Solución Política del llamado conflicto interno de Colombia, y que había defendido públicamente entre mayo y septiembre del 2001, durante mi participación en la llamada Comisión de Notables del proceso de paz del Caguán (Pastrana- Farc).

Preparé el tema lo mejor que pude, emocionado como estaba de poder intercambiar conceptos con personas tan serias y estudiosas como los alemanes que se reclaman seguidores de Carlos Marx. Al final de la sesión que duró varias horas, se me acercó el profesor que dirigía el encuentro y me dijo en un prefecto castellano: - “En la mesa directiva, hemos llegado a la conclusión de que usted debe escribir en un texto corrido todo eso que nos ha explicado. Esa debe ser su contribución a la paz de Colombia”.

No hablamos más. Y así lo hice. En mi pequeña habitación me dedique a darle redacción a los apuntes llevados, y enriquecido con notas y acotaciones que había tomado, sobre todo en lo referente al concepto científico de la Geo-Estrategia del Imperialismo, que para aquel entonces no contaba con la difusión actual, por estar reservado a unos pocos especialistas. Escribí el texto que a continuación, abajo, pongo una vez más a consideración de mis lectores, y lo envié a mi solidario y siempre recordado Oscar Amado, director del portal Argenpres.info. Mi sorpresa aumentó cuando Oscar me respondió que se había tomado el atrevimiento de difundirlo por toda la red de amigos y organizaciones solidarias amigas, y que se había generalizado.

En el aparte sobre la región Andino Amazónica en aquel entonces protegida por la gran base estadounidense de Manta; hay un punto que trata sobre la comunicación entre el Océano Pacifico en el puerto de Tumaco con el rio amazónico del Putumayo; que hoy 14 años después del escrito vuelve a tomar plena actualidad. Recorrí en un destartalado yip del servicio de salud seccional de Nariño, en mis tiempos de funcionario del ministerio de salud, el carreteable infernal entre Puerto Asís en el Putumayo y Tumaco en el Pacifico, haciendo todas las paradas de rigor, y según se me explicó, por la una parte donde la maciza cordillera de los Andes forma una “verdadera garganta” angostando y reduciendo la altitud de su imponencia pétrea para permitir la construcción del carreteable. Allí también me enteré de la bolsa de petróleo del Putumayo compartida con el vecino Ecuador, y que sale al mar por los dos oleoductos Transandinos: el ecuatoriano que termina en el puerto de Esmeraldas y el colombiano en Tumaco. Los sembrados de coca todavía no habían iniciado la colonización del Putumayo hacia el Pacífico, acompañada por las estructuras de las FARC ligadas a los “colonos”, y que al parecer actualmente ha concluido con todos los problemas sociales, económicos y políticos que le han explotado al gobierno Santos, presionado por Washington, empeñado en revivir un nuevo ciclo de WAR on Drugs en esa estratégica Zona, en donde confluyen tres grandes intereses:

1.         La comunicación física entre el mar Pacifico y el rio Putumayo. 2.El control de la bolsa petrolera del Putumayo, que por los últimos datos también llega hasta el cercano Perú, y 3, la guerra de los EEUU contra las drogas mencionada, con el agravante de que la gran base naval de los EEUU en Manta fue cerrada por las mediadas soberanas del presidente Correa en 2009, lo que le impone al “Cipayaje colombiano” su reemplazo en Tumaco.

Esta es la esencia de la Operación Atlas, anunciada solemnemente por el presidente Santos en un acto extrañamente acompañado de cierto dirigente del Partido Comunista, y que destina cerca de 10.000 soldados de tierra, mar y aire para el mar Pacifico en Colombia con sede en Tumaco. Y por eso, como lo anota el investigador económico Libardo Sarmiento en entrevista par Contagio Radio.com, al analizar el presupuesto de la nación para 2018; “pareciera que el país continuara en guerra, ya que el presupuesto en defensa aumentó un 5,5% para un total de $31,6 billones, mientras que cayeron los recursos destinados al desarrollo del campo.”

Con este pequeño contexto introductorio, procedo a presentarles a mis lectores, el artículo escrito en mayo del 2003 para su juicio:

Operación Geoestratégica Global de EE.UU. para anexar a América Latina

La Operación Geoestratégica Global que el Imperio adelanta para recolonizar la América Latina y en especial la Región Andino Amazónica, lleva más de una década de implementación y por lo tanto no es una consecuencia del fatídico 11 de Septiembre. En cambio, se acelerará después de que el Asia Central y la región árabe estén aseguradas y controladas definitivamente.

|Por: Alberto Pinzón Sánchez|

La Operación Geoestratégica Global que el Imperio adelanta para recolonizar la América Latina y en especial la Región Andino Amazónica, lleva más de una década de implementación y por lo tanto no es una consecuencia del fatídico 11 de Septiembre. En cambio, se acelerará después de que el Asia Central y la región árabe estén aseguradas y controladas definitivamente.

Los tres lineamientos de su política exterior:

La Operación Geoestratégica Global que el Imperio adelanta para recolonizar la América Latina y en especial la Región Andino Amazónica, lleva más de una década de implementación y por lo tanto no es una consecuencia del fatídico 11 de Septiembre. En cambio, se acelerará después de que el Asia Central y la región árabe estén aseguradas y controladas definitivamente.

Para comprenderla en todo su tamaño, es indispensable concatenar y conocer en detalle tres documentos estratégicos esenciales que ha producido la Política Exterior del Gobierno de los Estados Unidos, y que se encuentran en plena ejecución: uno, es el documento conocido como "Santa Fe IV"; el segundo, es el Proyecto para la creación de un Área de Libre Comercio en las Américas, conocido por sus siglas ALCA; y el tercero, es el conocido como Plan Colombia, ampliado a la Región Andina para abarcar los países de la antigua República de la Gran Colombia creada por Simón Bolívar.

1.         Santa Fe IV

El documento Santa Fe IV, cuya primera versión apareció en la década de los 80, fue producido para la campaña presidencial del Presidente de los Estados Unidos George Bush por el staff del Partido Republicano dirigido por el diplomático Lewis Tambs y otros miembros del Centro de Estudios Estratégicos Internacionales y del Consejo para la Seguridad Interamericana, como Roger Fontaine, Francis Lynn y Gordon Summer, constituye un verdadero Plan (DOFA) de Debilidades y Fortalezas para la Seguridad de los EEUU, que enumera y explica las siguientes amenazas:

1) La República de Cuba y su dirigente Fidel Castro.
2) La presencia de la República Popular China en América Latina.
3) Las drogas narcóticas como Arma de Destrucción Masiva y su producción en Latinoamérica.
4) Las guerrillas narco-terroristas de Colombia.
5) El surgimiento del Bolivarismo como ideología latinoamericanista y antihegemónica.
6) El riesgo que representa en los Ejércitos de América Latina, el aparecimiento de militares nacionalistas.
7) El retiro del Ejército de EE.UU. y sus bases de Panamá.
8) La demografía en el Continente, que junto con las migraciones incontroladas, pone en riesgo la supremacía de los anglo-sajones en Estados Unidos.
9) La deuda externa de los EE.UU. (01.Jun.2000) igual a 6.000 mil millones de dólares y la de Latinoamérica que se ha tornado impagable amenazando el Sistema Financiero Transnacional.
10) El desempleo en EE.UU. ocasionado por la transferencia de fábricas a otros países, buscando santuarios o zonas francas donde los salarios sean reducidos y no existan impuestos.
11) La creciente oleada de rechazo popular al Neoliberalismo que arrasó social y económicamente el Continente en los últimos 20 años.
12) La ingobernabilidad y las crisis económicas y sociales como las de Méjico, Brasil y Argentina que debieron ser pagadas por el Tesoro de los EE.UU.
13) La acelerada destrucción de la Amazonia como fuente de la Vida (oxigeno, agua y genes) y el uso irracional que se hace de sus recursos estratégicos como petróleo, gas y minerales.
14) La declinación de USA y la necesidad de mostrar el poderío militar: "Para que la Mundialización funcione, Estados Unidos no debe tener miedo de actuar como la Superpotencia invencible que es en realidad. La mano invisible del mercado no funcionará jamás sin un puño invisible. McDonald´s no puede expandirse sin Mc.DOUGLAS, el fabricante de los aviones F-15. El puño invisible que garantiza la Seguridad Mundial de las tecnologías del Silicón Valley, se llama Ejército de los Estados Unidos." (Palabras de Madeleine Albrigth, Secretaria de Estado de los EEUU. 1999)

En cuanto a las Oportunidades, "Santa Fe IV" destaca las siguientes:

1) La vigencia y actualidad de la Doctrina Monroe: "América para los Americanos (léase estadounidenses)".
2) Los mecanismos para la defensa del continente que están vigentes y se deben emplear a necesidad:
– TIAR (Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca) firmado en Río de Janeiro 1947.
– Junta Interamericana de Defensa.
– South-Com (Comando Sur del Ejército de EEUU) que, trasladado desde Panamá a Miami, fue reestructurado totalmente.
3) La "Doctrina Powell" de las Guerras Asimétricas Humanitarias, cuyas mejores y más didácticas explicaciones se han hecho a través del canal noticioso de CNN en Irak y Afganistán.
4) La tendencia irreversible a la TRANSNACIONALIZACION: primero del Capital Financiero, segundo de la ideología neoliberal, tercero de la Justicia estadounidense, y cuarto de los Ejércitos del Hemisferio.
5) La ubicación estratégica fundamental de Colombia como esquina entre los mares Caribe y Pacifico y puente hacia la Amazonia, los Andes y Venezuela y por lo tanto con mayor Valor Global que el mismo Panamá.

1.         ALCA

El segundo documento, es el "Área de Libre Comercio de las Américas para el año 2005", más conocido como ALCA, presentado en Mayo del 2002 durante la Cumbre hemisférica y de la cual fue excluida Cuba, cuyos diseño y conceptualización vienen desde principios de la década de los 90, durante la presidencia de Bush Padre y fue continuado por la administración Clinton después de haber sido presentado en la Cumbre de las Américas (Miami.1994).

Es un proyecto que originariamente plantea la integración del Continente Americano mediante un aparente e inofensivo tratado de libre comercio, que en realidad es un tratado de "Desregulación y Flexibilización" entre la mayor potencia económica, financiera, cultural, mediática, científica, tecnológica y militar, del Mundo y sus vecinos, que con excepción de Canadá, a su lado aparecen como unos limosneros desarrapados; y cuya agenda oculta es, construir una "Superestructura Jurídico Política e Ideológica Transnacional", dirigida por el monarca electo de la república imperial de los Estados Unidos, que le permita hacer frente a la competencia europea y asiática, cumpliendo los siguientes objetivos generales :

– Consolidar la Hegemonía Político Militar del hemisferio trasladando los mecanismos de control alcanzados durante la guerra fría a una guerra contra el narco-terrorismo.

– Lograr un reordenamiento o "ajuste" institucional y del aparato de producción del Hemisferio, que garantice altas tazas de ganancia al Capital Financiero Transnacional de origen estadounidense.

– Controlar las crisis y estallidos económicos y sociales del Continente para que no se desborden en migraciones descontroladas de hispanos a los EE.UU.

– Garantizar el acceso preferencial de los inversionistas estadounidenses a los Recursos Estratégicos del hemisferio especialmente en la Región Andino Amazónica (petróleo, gas, minerales y maderas) y a los recursos de la Vida (biodiversidad genética, agua, oxígeno) convertidos en una mercancía más.

– Aprovechar las "oportunidades de negocios" que tienen los Megaproyectos Estratégicos de Integración del Continente como la Gran Red Intermodal de Transporte, el Sistema de Telecomunicaciones por satélite y cableados y la producción de energía.
Y para la Región Andino Amazónica desarrollar los siguientes objetivos específicos:
– El Canal alterno a Panamá en el Chocó colombiano (Atrato-Truandó).
– La red Fluvial Suramericana (SARS-IFSA) que unirá el río Orinoco con los ríos Negro, Amazonas, Madeira, Mamoré-Guaporé, Paraguay, Tiete, Paraná y de La Plata; y permitirá el transporte desde Venezuela hasta Buenos Aires.

– La comunicación desde el delta del Amazonas con el Océano Pacifico, a través del río Putumayo atravesando los Andes en su punto más angosto y bajo para llegar por Autopistas al puerto de Tumaco (Nariño) en Colombia y a San Lorenzo (Esmeraldas) en Ecuador.

– El dominio de la zona llamada de las 5 fronteras: (Colombia, Ecuador, Perú, Brasil y Venezuela) en donde se halla una gigantesca bolsa de petróleo compartida, y en la actualidad explotada por estos países el cual es enviado por oleoductos transandinos a los puertos de Tumaco y Esmeraldas.

– La Carretera Marginal de la Selva que desde el Perú llegue a Surinam.

– Y por último el control de la Región en donde nacen los grandes ríos que dan origen a la reserva de agua más importante del planeta en el Gran Amazonas: ríos Caquetá, Putumayo, Apaporis y Vaupés en Colombia, Napo en Ecuador y Marañon y Ucayalli en Perú.

III. Plan Colombia

El tercer documento lo constituye el llamado Plan Colombia, ahora llamado Iniciativa Regional Andina, y que como todo plan tiene su esquema de Antecedentes y Justificación, Objetivos, Ejecución y Control.

Andrés Pastrana una vez elegido como Presidente en 1998, presenta ante el Congreso de Colombia el Plan de Desarrollo que por mandato de la Constitución debe hacer aprobar.

Este Plan elaborado en inglés por el gobierno de Estados Unidos, titulado "Plan for Peace, Prosperity and the Strengthening of the State", reemplaza sutilmente la formulación que antes se venía haciendo de "lucha contra las drogas", por la fórmula más acorde con lo anteriormente expuesto de "Guerra contra las Drogas". Su versión definitiva se tiene para principios del año 2000, varios meses antes del 11-Septiembre.

Los 7 mil millones de dólares que originariamente costaba, se planeó financiarlos mediante un aporte del gobierno de los EE.UU. de 3 mil millones, y los restantes 4 mil millones de dólares, por el de Colombia (80% mediante endeudamiento externo y 20% por el ajuste fiscal y los impuestos en un proceso controlado por el Fondo Monetario Internacional).

La financiación proveniente de lo que se llamó la Comunidad Internacional o Mesa de Aportantes, no se pudo realizar al no haber sido aprobado este Plan por la mayoría de países europeos y su condición más onerosa consiste en que de cada dólar invertido 0,70 ctvs. irían para el Gasto Militar, dejando demostrado desde su inicio que es un Plan de Guerra que, con la justificación propagandística de combatir el terrorismo y las drogas narcóticas, fusionados allí arbitrariamente con el término de "narco-guerrilla" por el redactor de los documentos del Grupo "Santa Fé" Lewis Tambs en 1981, cuando era Embajador estadounidense en Colombia, tiene la verdadera razón de derrotar a la insurgencia guerrillera colombiana que se encuentra precisamente en el área en donde se inicia el Plan.

Y para cumplir este Objetivo, se propuso también reestructurar radicalmente el Ejército colombiano mediante una operación llamada de "Reingeniería" para ponerlo bajo órdenes directas del Comando Sur del Ejército de EE.UU., a la par de asegurar el dominio y el control militar de la zona, mediante un gran dispositivo de bases militares continentales.

La primera fase de su ejecución se realizaría en el Departamento colombiano del Putumayo, para luego irlo ampliando en una segunda etapa al Sureste y al Centro, finalizando en tres años con el control militar de todo el país, habiendo "erradicado totalmente" el tráfico de drogas en Colombia.

El dispositivo mayor de bases militares de EE.UU. que entraron a reemplazar a las del Canal de Panamá, tiene su centro en la importante Base Aeronaval de Manta en Ecuador, ubicada a orillas del Océano Pacífico, a la espalda de la ya descrita Bolsa Petrolera de las 5 fronteras, y que es asistida por la Base holandesa de Curazao y las Bases de Liberia en Costa Rica y Sotocano en Honduras, las que a su vez están protegidas y apoyadas por las siguientes Bases que amplían el anillo de la cadena militar: Tres Esquinas, Larandia y Puerto Legízamo, en el Putumayo Colombiano, coordinadas por los gigantescos y sofisticados Radares del Guaviare y el de Leticia en el Río Amazonas. En Perú se proyecta usar la Base de Iquitos, y en el Brasil, la de Alcántara, cerca de Manaos, que cuenta con las Bases Satélites de Tabatinga, enfrente de Leticia y Yavaraté en el Río Negro.

La "Guerra contra las Drogas" se adelanta en varios frentes:

– Primero, una combinación de Guerra Química mediante fumigaciones masivas sobre cultivos de coca, del veneno llamado Glifosato (los colombianos lo llaman glifosfacho), y de Guerra Biológica mediante la aspersión indiscriminada del "hongo mata-coca" que es una manipulación genética del Fusarium Oxysporum, descubierto en una intoxicación masiva en la antigua Unión Soviética.

– Segundo, mediante la Guerra Psicológica y Mediática adelantada por las cadenas televisivas y periódicos controlados por la CNN, tendiente a polarizar a la sociedad colombiana a favor de la guerra y en contra de una salida política, y a desprestigiar hasta más no poder a la Insurgencia colombiana, en el entendido erróneo de que desprestigio es igual a derrota política. Y decimos erróneo, pues una supuesta derrota política de la Insurgencia vendría cuando se realicen los cambios estructurales en la sociedad que ella tiene como programa.

– Tercero, mediante el incremento de las operaciones militares abiertas, y de las acciones encubiertas realizadas por los Paramilitares y los mercenarios de Corporaciones privadas de EE.UU. (ej. DynCorp) contratados por el Departamento de Estado y constituidos en verdaderas puntas de lanza del Plan, aumentando las secuelas económicas, políticas y sociales que el escalamiento de este tipo de Conflictos de Baja Intensidad conlleva, tal y como lo estamos presenciando.

Hoy, después de los tres años de la implementación del Plan Colombia, con todas las evaluaciones hechas por Organizaciones No Gubernamentales y hasta por Agencias oficiales de los Estados Unidos y Colombia, se puede decir que el primer objetivo de TRANSNACIONALIZAR el Ejército colombiano, convirtiéndolo en un Ejército "Cipayo" y desplegándolo por todo el país, está cumplido; no así el segundo, de acabar con la producción de plantas de coca, ni con el tráfico internacional de narcóticos y mucho menos se ha cumplido con el objetivo de haber resuelto el histórico conflicto social y armado de Colombia, que viene desde hace muchísimos años, antes de que el narcotráfico, con la complicidad de la clase dirigente de Colombia, se hubiera convertido en el problema transnacional que hoy día es.

Recordemos que, aparte de los incalculables negocios generados en la industria química mundial que produce el comercio de los precursores químicos para la extracción del alcaloide cocaína, de los 500 mil millones de dólares que deja su comercialización en las calles de las grandes ciudades estadounidenses en las que se calcula que existen cerca de 23 millones de adictos a los narcóticos, y en las otras ciudades del llamado Primer Mundo, tan solo llega un miserable 2% a las manos de los colonos y campesinos productores y pequeños transportadores; un 13 % llega a las mafias colombianas que financian las operaciones de los grupos paramilitares y las campañas presidenciales, y el restante 85% de los beneficios, es lavado en los Bancos Transnacionales que tienen sus sedes en Miami, Las Vegas y demás paraísos fiscales del Globo.

Mientras tanto, en el sufrido territorio del Putumayo, según la ONG Indepaz, cada día 46 personas abandonan sus hogares a causa de la "guerra contra las drogas", lo que da un promedio mensual de 604 personas, que para el año 2001 fue de 17.143 personas, las que llegaron expulsadas a los cinturones de miseria de las grandes ciudades colombianas a unirse a los dos millones de desplazados que ya deja el conflicto en el país.

* Dr. Alberto Pinzón Sánchez, Médico y Antropólogo, participó en la Comisión de los Notables en el pasado proceso de paz en Colombia y ahora como ensayista se dedica a impulsar una salida política al conflicto en su país.