martes, octubre 17, 2017

La ley del embudo: Un incumplido demandando cumplimiento



| Por: Octavio Quintero | El Satélite |

“Los acuerdos son para cumplirlos”, le dijo Santos al presidente de la Cámara, Rodrigo Lara…Y nuestro internauta en la RED-Ges, Marco Tulio Osorio, responde: ¡Por dios!: ¿Cómo que los acuerdos son para cumplirlos,  y él por qué no los cumple?

Le cito un solo ejemplo, porque son muchos: le quedó mal a los pensionados cuando se comprometió a rebajar la cuota de salud del 12% al 4%, y apenas consiguió su reelección con el voto de los pensionados, nos echó a la basura; y no le dio vergüenza haber objetado el proyecto de ley que aprobó el Congreso, aduciendo razones de inconveniencia y de inconstitucionalidad.

Afortunadamente --estoy seguro--, el Congreso se ratificará, y el proyecto tendrá que ir a la Corte Constitucional, donde, con la importante asistencia jurídica que le hemos pedido al exmagistrado Jaime Araujo Rentería, saldrá adelante.

El presidente quiere que le cumplan, pero él, al pueblo, le hace pistola, y éste está despertando, y de allí el bajo nivel de aceptación que refleja su gobierno entre la opinión pública… El pueblo ya no traga entero.

Con respecto a este comentario de Osorio, se podría agregar que no hay un solo sector social en el país que no tenga “cuentas pendientes” con el primer mandatario de los colombianos:

1.- El sector agropecuario en pleno, y si se despieza, entonces encontramos los arroceros de los Llanos, Tolima y Huila; los paperos y verduleros de Boyacá y Nariño; los ganaderos de leche de las tierras frías  y carne de las cálidas, especialmente de la Costa Caribe, todos, todos no han salido de la indignación que los llevó al “tal paro” de agosto del 2013, levantado bajo un gran acuerdo nacional que no ha cumplido…

2.- Los transportadores: ahí tienen pendiente la misma agenda que negociaron con un ministro de Transporte que se fue del gobierno y volvió, hallando al gremio en las mismas o peores condiciones. El último paro del transporte de carga lo resolvió el gobierno metiendo a la cárcel al líder de los camioneros por la supuesta participación en el cartel de la ‘chatarrización’, que puede ser cierto, pero que la incriminación se da en represalia a la oposición que le montó al gobierno. Aquí se refleja pleno el dicho, “entre bomberos, no nos pisemos las mangueras”.

3.- Y qué del acuerdo con los estudiantes cuyo paro en noviembre del 2011 se levantó bajo el acuerdo de retirar la propuesta de privatizar la educación, se dejó firmada una propuesta pública sobre una alternativa y se prometió también que nunca más se ordenaría el ingreso de la fuerza pública a las universidades.

Nada, de nada: 70 instituciones de educación superior, junto a los estudiantes y profesores tuvieron que volver a movilizarse recientemente por todas las principales capitales del país reclamando el cumplimiento de los acuerdos plasmados en la llamada MANE de 2011 (Mesa Amplia Nacional Estudiantil).

El mensaje --no propiamente de algún universitario “revoltoso”-- sino del propio rector de la Universidad Pedagógica y presidente del Consejo Nacional de Rectores de ASCÚN (Asociación Colombiana de Universidades), Adolfo León Atehortúa, es testimonio fiel de los incumplimientos del gobierno Santos, en este campo:

(…)

Invito a las universidades estatales –dice-- a movilizarse contra el Gobierno Nacional, por la forma como están sufriendo las instituciones de educación superior pública con el actual modelo de financiamiento.

La lista es interminable: quisiéramos mencionar aquí puntualmente a todos los sectores sociales  defraudados por este gobierno, tan dado a sellar acuerdos en sus momentos críticos y no cumplir posteriormente, por aquello de que… “solo los imbéciles no cambian cuando cambian las circunstancias”…

Pero, bajo el limitado espacio de un comentario editorial, no caben más ejemplos. Los que se dan, son solo una ayuda de memoria al lector para recordar muchos otros compromisos de este gobierno que no se han cumplido, y ya no cumplirá.

Luego, cabe afirmar, con toda certeza, que no es propiamente el presidente Santos la autoridad moral más indicada en Colombia para decir, sin sonrojarse apenas, que “los acuerdos son para cumplirlos”, porque, eso que es así, no es así precisamente en él.
--
Fin de folio.- Falta destapar el cartel de los procuradores regionales en donde sospechosamente mueren todas las denuncias de corrupción que la ciudadanía entabla contra los mandatarios locales: alcaldes y gobernadores; concejales y diputados.