jueves, octubre 19, 2017

Razones para querer matar a John Carlos Ninco



El pasado domingo, en horas de la tarde, mientras se dirigía a un almuerzo familiar por la carretera entre Neiva y Rivera, fue víctima de un atentado el dirigente sindical John Carlos Ninco, presidente de la Asociación de Trabajadores Discapacitados de la Industria Minero Energética (Asotradeimene).

Dos sicarios que se movilizaban en moto dispararon de frente contra la camioneta en la cual se movilizaba Ninco, y la impactaron con un balazo en el parabrisas. La rápida reacción de los escoltas de su esquema de seguridad, quienes dieron de baja a uno de los sicarios, evitó el asesinato del líder sindical.

Ya son tres los atentados de los que ha sido víctima John Carlos Ninco, quien desde hace varios años viene realizando graves denuncias que implican a personal del Ministerio de Trabajo de la Territorial Huila, así como a empresas que vulneran los derechos de los trabajadores enfermos, tanto en ese departamento como en otros.

Las denuncias

“Hemos venido denunciando casos de corrupción por parte de funcionarios del Ministerio de Trabajo en el Huila, que han despedido trabajadores enfermos sin procedimientos ni pruebas. Reiteramos que en este departamento existe una empresa criminal dedicada a despedir trabajadores”, indicó John Carlos Ninco.

Lo que más sorprende de todo esto es que los funcionarios pasaron a engrosar las filas de abogados de estas empresas petroleras. “Entonces uno se pregunta: ¿cómo así que siendo funcionarios terminan como trabajadores de las empresas?”,agregó. Y fue más específico al señalar que Asotradeimene sabe que las empresas pagan todo por debajo de cuerda.

“Nos dimos cuenta de que, en la territorial del Ministerio de Trabajo del Huila, el hijo de un funcionario era el abogado de la empresa, y la esposa de ese señor era la abogada de los trabajadores. ¿Eso qué es? Un acto de corrupción visible”,puntualizó.

Asimismo, señaló que hay muchas personas que quieren acabar con la asociación, en represalia porque sus denuncias han tejido eco. Han hecho denuncias en Arauca, Puerto Boyacá, Huila, en las refinerías de Cartagena y Barrancabermeja, entre otras ciudades. 

“La gente sabe que existe una política de contratación que no responde a los estándares reconocidos en las relaciones laborales. Eso es lo que nos preocupa, que seamos objetivo de atentados por denunciar”, agregó el directivo de Asotradeimene, organización que hoy le reclama al Ministerio de Trabajo, a las empresas, a los contratistas y a las ARL que respondan por sus derechos laborales.

“Pero es que es muy difícil. Las empresas en Colombia tienen un poder económico muy superior al nuestro. Los asesores cambian los procesos, compran testigos, distorsionan las investigaciones. Aquí hay algo grave, no hay ninguna institución que defienda los derechos y la salud de los trabajadores. Las empresas nos arrinconan y quieren que salgamos corriendo del país”, indicó Ninco.

Al hablar sobre los atentados de los que ha sido víctima, dijo que todos los casos son reales y los ha denunciado con pruebas, y agregó: “Ya no sabemos qué hacer, si salir corriendo u ocultarnos. Lo único que falta es que uno lo desaparezcan. Mi vida corre peligro. Yo he sido objetivo militar desde el momento en que empecé a denunciar los casos de los trabajadores enfermos”.

Ninco también se refirió a la protesta que desde hace 157 días realizan 16 ex trabajadores de la industria del petróleo, quienes se encuentran encadenados a las puertas de la refinería de Ecopetrol en Barrancabermeja. Hay algunos que tienen entre 10 y 17 patologías, y otros con VIH, y todo fueron despedidos con autorización del Ministerio de Trabajo.

“En Colombia hay una situación difícil con el tema laboral de los trabajadores de la industria petrolera. Es grave su desamparo laboral, porque por su condición de salud terminan siendo despedidos de las empresas”, aseguró.

Finalmente, el dirigente de Asotradeimene hizo un llamado a la solidaridad con los trabajadores encadenados en Neiva, algunos de ellos, según él, están en la miseria y aguantando hambre.