sábado, octubre 21, 2017

UNIPA: La guerra contra la ilegalidad está convirtiendo a “Tumaco en el cementerio más grande de Colombia”



En lo corrido del 2017 la Asociación de Autoridades Tradicionales y Cabildos Indígenas AWÁ –UNIPA- ha emitido 10 comunicados, dirigidos a la comunidad nacional e internacional, con el fin de denunciar las violaciones a los derechos humanos contra las comunidades indígena y en esta ocasión lo hacen para denunciar “EL EXTERMINIO DE UNA FAMILIA AWÁ”.


En el comunicado emitido este jueves, 19 de octubre, dan a conocer a la opinión pública del asesinato a dos Indígenas Awá ocurrido el pasado lunes festivo 16 de octubre, en la carretera que de Tumaco conduce a la ciudad de Pasto, siendo este“un acto más de violencia que acelera el exterminio físico, cultural y espiritual de nuestro pueblo Ancestral, como lo contempla la corte constitucional dentro del Auto 004 de 2009, donde nosotros, al igual que 33 pueblos indígenas más de Colombia se encuentran en riesgo inminente de desaparición”, dicen en el documento.

Los nombres de las víctimas son Alirio Taicus Sabala y, su hijo, Geovanny Sabala Quistial. Estos dos son los últimos asesinatos en la familia Taicus Sabala debido a que, como expone UNIPA, el 22 de octubre del año pasado acabaron con la vida de dos hijos más de Alirio, Lorena Sabala Quistial y Richard Sabala Quistial. Por un lado Lorena dejó 3 hijos que estaban a cargo de su abuelo, Alirio, y por otro lado Geovanny dejó también tres hijos, que ahora quedan con su madre, esposa de Geovanny, luego de este registro las Autoridades Tradicionales manifiestan:

“… lo que en realidad nos preocupa, es que sigan acelerando el exterminio de todos los integrantes de la familia Taicus Sabala, sin que ningún ente estatal haga algo para detener esta matanza […]

Como en los mejores tiempos de la llamada “Seguridad Democrática”, la carretera que de Tumaco conduce a Pasto, presenta un riesgo inminente para nuestras familias Awá, que muchas de ellas buscando una mejor vida y otras huyendo de la violencia se han asentado al lado y lado de la carretera, creyendo encontrar mejores condiciones de vida; indígenas, Afros y campesinos nos hemos visto afectados por una guerra que libran varios grupos armados legales e ilegales, quienes buscan tener el control territorial de la zona; podría decirse que están convirtiendo al municipio de Tumaco en el cementerio más grande de Colombia, mientras que el Gobierno Nacional de Juan Manuel Santos, cierra los ojos y hace caso omiso de lo que está pasando, mostrando su incapacidad en el cumplimiento de lo pactado en el Acuerdo por una Paz estable y duradera”.

Además de los hechos mencionados anteriormente la comunidad lamenta de igual forma el asesinato de José Jair Cortés Godoy perteneciente al Consejo Comunitario de Alto Mira y Frontera, líder de las comunidades afro por la defensa y resistencia frente a este conflicto armado. “Estos hechos no son aislados, hacen parte de una serie de acciones de exterminio físico y cultural de las comunidades afro, indígenas y campesinas”, comunidades que la única culpa que tienen es haber nacido, como ellos mismos dicen, “en una hermosa tierra bañada por grandes riquezas donde se cierne grandes intereses económicos, políticos y control territorial”.

A parte de denunciar los hechos anteriores, en los que se evidencia la falta de garantías por parte del Estado colombiano en el cumplimiento de los acuerdos pactados, se pide una fuerte veeduría de los organismos internacionales para evitar que estos casos se sigan presentando.

Finalmente se informa que el Consejo de Autoridades Indígenas Awá se da cita en el Predio el Verde – Resguardo el Gran Sábalo, para analizar la crisis humanitaria que se está viviendo en el territorio ancestral e instan al pueblo colombiano en general a “respaldar la lucha y movilización”.